En 2014, con el cepo a flor de piel y la escasez de dólares, el gobierno anterior mostró un crecimiento irreal
En 2014, con el cepo a flor de piel y la escasez de dólares, el gobierno anterior mostró un crecimiento irreal

La revisión de los datos del Producto Bruto Interno (PBI) que publicó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) muestra a las claras lo que fue la manipulación que el kirchnerismo hizo de los números. El nuevo Indec calculó el crecimiento real de la economía argentina desde el 2005 y hasta actualidad, y se llevaron una sorpresa que, en realidad, la mayoría de las consultoras privadas ya estimaba: que el PBI argentino está inflado. ¿Cuánto? El mismo Jorge Todesca, quien comanda el organismo de estadísticas, señaló que entre el 2005 y el 2015 hay 18 puntos de diferencia entre el cálculo de PBI realizado por la administración anterior y la medición revisada. En otras palabras, la intervención del Indec con Guillermo Moreno a la cabeza dibujó casi 20 puntos de más en el PBI durante diez años.

Quizás un fiel ejemplo de la manipulación que hizo el gobierno kirchnerista fue el dato del PBI del 2009. En septiembre del 2008 estalló la crisis de las hipotecas subprime en EEUU que golpeó a nivel mundial. Sólo en la imaginación de la gestión anterior, Argentina podía mostrar un crecimiento de la economía. "Aún con esta crisis económica internacional hemos sobrellevado el año 2009, logrando un crecimiento del 0,9 por ciento", había dicho la ex presidenta, Cristina Elisabet Kirchner.

El Indec intervenido mostró un crecimiento de 0,9% en 2009 pero en realidad la economía se había derrumbado 6%

"Tuvimos tres meses brutales: mayo, junio y julio, los tres negativos en la economía. Y pudimos sobrellevar esto y tener el mejor superávit comercial de nuestra historia", repitió Cristina.

El dato revisado que ahora publica el Indec, libre de la intervención de Guillermo Moreno, es que en realidad la economía argentina se derrumbó 6% en 2009. Dato que tiene más sentido teniendo en cuenta el contexto internacional, que empezó con las hipotecas en EEUU, pero que se extendió a Europa.

El año anterior, en 2008, el Indec kirchnerista había dado un crecimiento del PBI del 7%; mientras que el dato revisado da 3 puntos menos (4,1% positivo).

En 2012 también hay diferencias interesantes. Mientras que para la administración anterior la economía había crecido 1,9%, el dato del nuevo Indec marcó una caída de 1,1%.

En 2014, con el cepo a flor de piel y la escasez de dólares, el gobierno anterior mostró un crecimiento irreal

"Todos los días vemos en los países desarrollados compañías aéreas que achican y despiden a sus trabajadores, desalojos y, sin embargo, esta crisis que en otro período histórico, económico y social hubiera arrasado con Argentina, hemos podido sostener, sin embargo, el nivel de empleo, y aún cuando no hemos crecido con la intensidad que lo venimos haciendo en los casi últimos diez años, hemos crecido al 1,9%", decía Cristina Kirchner, aludiendo a la supuesta crisis en Europa y el resabio de las subprime, mientras en la Argentina arrancaba el cepo cambiario.

Por último, en 2014 (el último dato 100% puro del kirchnerismo) el PBI creció 0,5%. Un año recesivo, con el cepo y el dólar blue en la tapa de los diarios, y un nivel de estancamiento notable, no era reflejado por el Indec de ese momento. Incluso la Cepal ya hablaba de recesión ese año, marcando una caída del 0,2%. Algo más cerca a ese escenario es lo que mostró el Indec hoy, que marcó una caída del 2,6% en 2014.