El insólito giro que dio el misterioso retiro de la tenista Camila Giorgi

Medios italianos replicaron la acusación del dueño de la vivienda que había alquilado la ex jugadora: asegura que le debe seis meses de pago, se mudó repentinamente y se llevó “alfombras persas, muebles valiosos e incluso una mesa antigua de media tonelada”

Guardar

Nuevo

Camila Giorgi jugó su último partido el 20 de marzo en el Miami Open (Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports)
Camila Giorgi jugó su último partido el 20 de marzo en el Miami Open (Foto: Geoff Burke-USA TODAY Sports)

Camila Giorgi no anunció la decisión que había tomado de alejarse del tenis profesional y dejó correr durante algunos días los rumores en torno al camino que había tomado fuera del deporte. La italiana jugó su último torneo en marzo pasado y el retiro se hizo oficial en los primeros días de mayo, tras aparecer en un listado de jugadoras inactivas. Las preguntas comenzaron a replicarse, los rumores se multiplicaron y ella decidió romper el silencio con un escueto mensaje cuando el tema ya era portada en todo el planeta. Lejos de disipar las preguntas en torno a su figura, terminó alimentando nuevas versiones que en su país sumaron un nuevo, e insólito, capítulo.

El diario La Reppublica relató que el dueño de la villa donde se hospedó durante el último tiempo la ahora ex tenista de 32 años la acusó de llevarse muebles antiguos tras mudarse repentinamente. “Es una situación surrealista, increíble. No sólo se fueron sin decir nada con seis meses de alquiler sin pagar, sino que hicieron desaparecer la mitad de nuestros muebles. Alfombras persas, muebles valiosos, incluso una mesa antigua de media tonelada. Estamos hablando de una pérdida de entre 50 y 100 mil euros”, citó el periodista Luca Serranò sin revelar el nombre del supuesto propietario que hizo esta grave acusación.

En el periódico italiano advierten que Giorgi, que llegó a ser puesto 26° del ranking WTA en 2018, residió durante el último tiempo en el municipio de Calenzano, a las afueras de Florencia, en compañía de su familia. En la acusación mediática apuntan contra el padre, Sergio, un argentino que se mudó a Europa tras combatir en la Guerra de Malvinas y fue el entrenador de Camila durante la carrera profesional: “Le escribí que al menos nos devolvieran nuestras cosas, me contestó de forma despectiva diciendo que eran objetos de poco valor”, afirmó la fuente, quien señaló que mantuvo un intercambio con el papá porque era el “titular del contrato”.

El dueño de la propiedad asegura que se enteró de la mudanza porque los vecinos lo alertaron de la “llegada de una grúa y unas furgonetas”. Eso, aclara, lo dejó en “shock” porque al arribar al lugar ya no se encontraba nadie: “La casa estaba medio vacía, como si la hubieran asaltado. Pero era peor, en el jardín había más muebles y alfombras amontonados unos encima de otros, expuestos al viento y la lluvia. Probablemente ya habían llenado los contenedores y no sabían dónde meterlos”. Sin embargo, llamativamente, dice que no realizó ninguna denuncia porque no quiere “perder más tiempo ni recursos” ya que “probablemente se hayan ido al extranjero”

Camila es hija del argentino Sergio, quien además fue su entrenador (Foto: Grosby)
Camila es hija del argentino Sergio, quien además fue su entrenador (Foto: Grosby)

“Pensábamos que estábamos a salvo al haber alquilado la casa a una persona conocida, a un atleta de talla internacional. Pero no podía ser peor que esto”, se excusó.

El detalle es que no es la primera acusación preocupante que gira en torno a Giorgi y su familia. Las polémicas crecieron desde su repentino retiro, al mismo tiempo que algunos teorizan que se mudó de continente: “Se dice que está en Estados Unidos o Sudamérica”, planteó la agencia ANSA. Inicialmente se habló sobre dos temas que tienen a la campeona de cuatro títulos WTA bajo la lupa: una investigación del Fisco por “lagunas en sus declaraciones de la renta” y otro caso sobre vacunaciones falsas durante la pandemia por el Covid-19,

La nueva acusación, realizada por una persona identificada públicamente como “el propietario del chalé”, plantea que se habrían llevado “objetos que forman parte de la vida de mi madre y de la mía”. El hombre, al mismo tiempo, dice dar por perdidos “los miles y miles de euros de alquiler atrasado”. Y lanzó: “Creo que ella lo había organizado todo hace tiempo, si no, no se lleva una grúa y camiones para vaciar una casa. Ella debió pensarlo durante mucho tiempo”.

Todas estas situaciones no hacen más que conmocionar a Italia, ya que consideran a Giorgi una de las tenistas más prodigiosas que surgió de ese país. El periodista Franco Arturo de la Gazzetta dello Sport definió la carrera como un “desperdicio” porque plantea que tenía una capacidad “con pocos precedentes en la historia de nuestro deporte femenino” y asegura que el presidente de la federación local argumentó que en otro escenario deportivo ella “quizás hubiera sido la número 1″. Sin embargo, el cronista habla de un entorno problemático: “Ella y su familia, que por momentos parecían cerradas como un búnker impenetrable, son un misterio. Ciertamente discutieron con medio mundo y nunca les importó la opinión poco halagadora que el entorno se formaba sobre ellos”.

Mientras las líneas de texto siguen creciendo sobre las motivaciones que la llevaron a darle un portazo al tenis de manera silenciosa, repentina y misteriosa, Camila sólo se limitó a confirmar su retiro y a hablar de “rumores inexactos” sobre los planes que tiene a futuro. Al mismo tiempo, se muestra activa en redes sociales compartiendo fotos de ella. Aunque no hizo oficial si decidió mudarse de Italia, si sigue allí o si está en otra parte del planeta.

Camila habló de "rumores inexactos" en el comunicado que emitió (Foto: Instagram Camila Giorgi)
Camila habló de "rumores inexactos" en el comunicado que emitió (Foto: Instagram Camila Giorgi)
Guardar

Nuevo

Ver más