Rafael Nadal anunció su vuelta al tenis: las 5 razones que lo impulsarán a las canchas otra vez

El español confirmó que en la primera semana de enero del 2024 reaparecerá en el circuito

Compartir
Compartir articulo
Rafael Nadal pretende terminar su carrera dentro de una cancha de tenis (Foto: Reuters)
Rafael Nadal pretende terminar su carrera dentro de una cancha de tenis (Foto: Reuters)

Respeto, constancia, perseverancia, orgullo y un retiro digno son las válvulas que empujan el motor del regreso de Rafael Nadal, la leyenda española considerado uno de los mejores de todos los tiempos en el tenis mundial.

El ex N°1 siempre se ha manejado con mucho respeto hacia sus rivales, el entorno de este deporte y, sobre todo, hacia él. Ese respeto a su trabajo, a su esfuerzo, lo ha llevado a tomar y aceptar decisiones a veces difíciles, como la que lo mantuvieron todo este año fuera de las canchas, pero que le permiten este ansiado regreso al circuito: anunció que reaparecerá la primera semana de enero de cara al torneo de Brisbane, preparatorio para el primer Grand Slam de la temporada.

Esa constancia en la tarea cotidiana lo llevaron a buscar la mejor forma de alcanzar sus objetivos y el sitial que hoy ocupa en la historia, algo que también respeta, como si se tratara de otra persona y no de sí mismo.

Rafa demostró una gran perseverancia a lo largo de la trayectoria, con la que consiguió superar los 12 períodos de lesiones que, en total, le sumaron casi 5 años fuera de las canchas de los 20 que lleva de carrera. Esto significa que una cuarta parte de ella la pasó recuperándose o en tratamiento.

El español Rafael Nadal celebra después de derrotar en la final del Abierto de Francia al serbio Novak Djokovic por 6-0, 6-2, 7-5, el domingo 11 de octubre de 2020, en París. (AP Foto/Michel Euler, Archivo)
El español Rafael Nadal celebra después de derrotar en la final del Abierto de Francia al serbio Novak Djokovic por 6-0, 6-2, 7-5, el domingo 11 de octubre de 2020, en París. (AP Foto/Michel Euler, Archivo)

A mediados de enero de este año, el campeón de 22 títulos de Grand Slam anunciaba su alejamiento del circuito, en principio iba a ser por cuatro meses, a causa de una lesión, la número 14 de su carrera, pero nunca pensó que lo convertiría en papá tiempo completo por toda la temporada.

Es casi como si se tratara del milagro Nadal, como diría su tío Tony, al reconocer su asombro de que haya podido terminar jugando al tenis. En 2005, cuando Rafa tenía apenas 17 años, se le descubrió que sufría el síndrome de Müller-Weiss, una enfermedad degenerativa en el escafoides de su pie izquierdo. La osteocondritis, lesión articular común en los adolescentes es provocada por movimientos repetitivos o repentinos al practicar deportes, por ejemplo. Esto pudo haber privado al mundo de Nadal y todo lo que ello significa.

Esta vez fue una lesión en el psoas ilíaco de su muslo izquierdo, un músculo de difícil acceso y que precisa de mucha atención, que iba a requerir, en principio, cuatro meses de tratamiento y recuperación, pero necesitó de mayor tiempo y paciencia, ya que las imágenes de sus intentos por volver a los entrenamientos no hacían más que elevar el grado de preocupación.

La frase de que haría lo imposible para que 2024 le diera una chance más, la última, fue contundente, Rafa le había puesto fecha de caducidad a su carrera, aunque su historia será imperecedera.

El español Rafael Nadal celebra después de derrotar al británico Andy Murray en la semifinal del Abierto de Francia, el viernes 3 de junio de 2011, en París. (AP Foto/Christophe Ena, Archivo)
El español Rafael Nadal celebra después de derrotar al británico Andy Murray en la semifinal del Abierto de Francia, el viernes 3 de junio de 2011, en París. (AP Foto/Christophe Ena, Archivo)

Un escritorio, una conferencia, un micrófono, fue lo más cerca que estuvo del tenis profesional en todo este 2023. “Mi carrera no merece un final así”, dijo con aire de cierta melancolía y resaltando el respeto por su constancia en el trabajo y la perseverancia en regresar cada vez. Ese orgullo por su carrera es lo que termina por impulsar este regreso, tal vez, el más deseado, para poder darle un cierre digno dentro de una cancha de tenis. Ningún deportista merece que una lesión sea la que ponga punto final a su trayectoria.

A los 37 años, y desde el puesto 663 del ranking, Rafael Nadal, la leyenda, intentará concretar una vuelta esperada, por él y por muchos millones más. Serán jornadas llenas de épica e interrogantes de continuidad, con medias teñidas por el rojizo ladrillo francés que, es de esperar, sienta caer sus últimas gotas de transpiración a modo de llanto por la despedida del español.

“Hola a todos, después de un año fuera de la competición ha llegado el momento de volver: será en Brisbane, en la primera semana de enero. Nos vemos allí”, anunció en las últimas horas en un video que difundió por sus redes sociales. La leyenda está de vuelta...