El detalle sobre las nuevas filmaciones que podrían ser claves en el caso de Dani Alves: “Hay siete cámaras que grabaron todo”

Algunos periodistas tuvieron acceso a las grabaciones de ambos protagonistas en el sector VIP de la discoteca y contaron lo que vieron

Compartir
Compartir articulo
Dani Alves continúa detenido en España (Foto: Reuters/Pedro Nunes)
Dani Alves continúa detenido en España (Foto: Reuters/Pedro Nunes)

La investigación sobre el caso de la presunta agresión sexual de Dani Alves a una joven de 23 años en una discoteca de Barcelona continúa su curso y la prensa española sigue revelando pruebas que serían utilizadas por la defensa del jugador en la fiscalía.

Mientras los abogados del futbolista brasileño planean una estrategia para que su cliente pueda salir de prisión y contar con libertad condicional hasta la fecha del juicio, también intentan recopilar cualquier prueba que les sirva para demostrar que las relaciones sexuales que mantuvieron en el baño del boliche Sutton aquel 30 de diciembre del 2022 fueron consentidas.

En ese sentido fueron los periodista Mayka Navarro de El programa de Ana Rosa, de la emisora Telecinco, y Nacho Abad de En boca de todos, de Cuatro, los que tuvieron acceso a las imágenes del sector VIP del boliche bailable.

La mencionada cronista informó que en ellas se podía ver cómo Bruno, el amigo de Alves, le pedía al camarero que llamara a las chicas en cuestión. “Lo que ha visto este programa son las grabaciones del reservado de la discoteca. Todo aquello que ocurrió y grabaron varias cámaras de seguridad desde el momento en el que llega Alves con su compañero de batallas, Bruno Brasil”, resaltó.

“En la discoteca hay siete cámaras que grabaron todo. Son, aproximadamente, 25 o 26 horas de grabaciones las que tiene ahora mismo la magistrada sobre la mesa, desde diferentes ángulos”, añadió Abad por su parte.

“Ellas acceden a esa mesa donde están los dos hombres. Vemos cómo se saludan y pasan muchos minutos. Están bailando, tomando, se ve un ambiente muy jovial, de noche de discoteca. Y una cierta intimidad entre la denunciante y Alves mientras Bruno también está charlando y bailando animadamente”, reveló Navarro sobre los primeros minutos del video.

Dani Alves se encuentra en Brians 2 mientras continúa la investigación (Reuters)
Dani Alves se encuentra en Brians 2 mientras continúa la investigación (Reuters)

A lo largo de la grabación, la periodista señaló que ambos se la pasaron hablando “con mucha proximidad” e incluso “en alguno de los bailes se tocan y se ve como él le pasa la mano por la espalda”. Siguen hablando, siguen bien y vemos cómo se dicen algo al oído”, relató.

“Yo observo en esas imágenes cómo Alves le toca el culo a la chica”, afirmó el periodista de Cuatro. “Yo te digo que le toca el culo, y su consentimiento está en su cabeza”, dijo Abad después de que le consultaran si pudo haber un consentimiento o no de la denunciante. “Si ella no consiente, mi reacción hubiera sido apartarle y decirle ‘no me toques el culo’, y yo eso no lo veo. Ella le toma de la cintura a él”, agregó.

Posteriormente, Navarro contó que en las cámaras se pudo ver el momento en el que el futbolista se dirigió hacia la puerta del baño y que, unos minutos después, “la joven entra por la misma puerta”.

Este material sería uno de los tantos que presentará el abogado Cristóbal Martell para defender a su cliente ya que, con esto, intentará demostrar que las imágenes no concuerdan con las declaraciones de la presunta víctima.

De todos modos, la cronista aclaró que de lo que sucedió en el baño no hay prueba alguna: “El tema es cuando entran, si la chica dice ‘no’... pero eso no se va a ver”.

Abad relató que vio salir primero a Alves. “Después sale una de las amigas y se ve cómo chocan las manos. Ellos no hablan y, en un determinado momento, la chica se va con su amiga afuera, se ponen a hablar y se la ve a ella llorando”, reflejó.

Finalmente, tras ver la grabación, la periodista de Telecinco consideró: “En esos minutos de compartir los cinco en esa mesa, yo no veo un clima… Hay un momento en el que ella dice que tiene miedo de que le echen algo en la bebida, pero vemos a su prima que tiene la botella de champagne y la apura. Están bebiendo con normalidad. Pero insisto, las sensaciones son libres”.

Seguir leyendo: