Polémico arbitraje de Espinoza en San Lorenzo-Atlético Tucumán: cuatro expulsiones, un gol mal cobrado y enojo con un policía

El juez se llevó todos los flashes en el primer tiempo por sus decisiones que cambiaron drásticamente el partido

Compartir
Compartir articulo

*El gol del descuento de Atlético Tucumán

Un primer tiempo caliente se vivió en Tucumán en el duelo entre San Lorenzo y Atlético, dos equipos con aspiraciones completamente opuestas que se encontraron inmersos en un conflicto con el árbitro Fernando Espinoza desde el comienzo del encuentro.

Es que antes de los cinco minutos, el juez decidió expulsar al entrenador del Decano, Lucas Pusineri, después de que este se quejara de su labor. Lo que podría haberse solucionado con una tarjeta amarilla, que hace algunos años se implementó justamente para este tipo de ocasiones, el referee decidió castigarlo con la roja. Aunque, en caso de que haya existido un isnulto, fue correcta la decisión.

El Ciclón se puso 2 a 0 en ventaja rápidamente por los goles de Iván Leguizamón y Nahuel Barrios. Pero a los 25 minutos el local pudo descontar en una jugada que despertó la polémica. Es que después de una serie de rebotes en el área, Guillermo Acosta pudo rematar de zurda, la pelota se desvió en su compañero Nicolás Romero y descolocó al arquero Augusto Batalla, quien de inmediato reclamó que su visión había sido obstruida.

En la repetición televisiva se puede observar que el delantero Mateo Coronel está claramente en fuera de juego y si bien no tiene intenciones de participar de la acción, su posición impide al arquero de San Lorenzo ver la dirección de la pelota. Pese a esto, desde el VAR (Lucas Novelli como responsable y Cristian Navarro como AVAR) le dieron el OK a Espinoza y convalidaron erróneamente el gol.

*Las expulsiones de Espinoza

Más tarde, a los 42 minutos el VAR llamó al árbitro para que revise una plancha de Ignacio Maestro Puch sobre Andrés Vombergar que había castigado con amarilla. Tras repasar la jugada, el juez cambió de color y le mostró la roja al joven delantero de Atlético Tucumán en una correcta decisión.

Sin embargo, esto generó las protestas de los jugadores del Decano y ahí se vivió un momento insólito porque Guillermo Acosta se acercó a protestarle al juez, éste lo amonestó y en ese mismo instante se chocaron. Espinoza interpretó ese contacto como una “pecheada” del futbolista hacia él por lo que rápidamente le mostró la roja.

El público explotó contra el árbitro en el estadio y Lucas Pusineri, que había sido expulsado de arranque, regresó al campo de juego para manifestar su indignación. Al mismo tiempo, desde una de las gradas arrojaron objetos contundentes y le dieron en la cabeza a uno de los médicos de San Lorenzo que, afortunadamente, no fue herido de gravedad.

*El cruce de Espinoza con un policía

Como si esto no fuera todo, al término del primer tiempo, y después de que desde una de las gradas arrojaran también un celular -sí, un celular- al campo de juego, agentes de la policía intentaron con sus escudos acompañar la salida de Espinoza rumbo al vestuario para protegerlo. Inentendiblemente el árbitro se enojó con uno de los efectivos, que lo había abrazado para sacarlo. Ante esto, se lo sacó de encima y caminó en solitario hacia el túnel.

En el segundo tiempo, ya de arranque, hubo una nueva polémica a los 7 minutos. Es que Gastón Hernández fue a disputar una pelota con un jugador de Atlético que había ido al piso y se encontró con la roja ante sus ojos. Espinoza consideró que hubo una plancha, que el VAR avaló (porque no intervino) y expulsó al futbolista de San Lorenzo en una acción claramente compensatoria por la situación de un partido en el que el local estaba con 9 jugadores.

Seguir leyendo: