La final en Madrid entre River y Boca dejó una ganancia inesperada para ambos clubes (Javier SORIANO / AFP)
La final en Madrid entre River y Boca dejó una ganancia inesperada para ambos clubes (Javier SORIANO / AFP)

A casi siete meses del partido de vuelta por la final que se jugó en el Santiago Bernabéu, y que consagró a River como campeón de la Copa Libertadores 2018, la Confederación Sudamericana de Fútbol anunció que la ganancia que dejó la definición en la casa del Real Madrid se entregue en partes iguales a las dos instituciones argentinas.

En la reunión del Consejo de la Conmebol, que se realizó el pasado 13 de marzo en Miami, los presidentes de todas las Asociaciones miembros, dictaminaron que los 1.446.197 dólares de ganancia que dejó el partido disputado en Madrid, sean repartidos entre River y Boca, con la finalidad que ambos clubes destinen los USD 723.098,5 para cada uno a la mejoría en la seguridad de sus estadios y zonas aledañas.

Según indica el comunicado presentado por la entidad que rige los destinos del fútbol en Sudamérica, "el importe está condicionado a la estructuración, presentación y aprobación de un programa que implique la mejora de la seguridad en los estadios y sus alrededores, con el fin de aumentar las medidas para combatir la violencia en los estadios y disuadir posibles situaciones críticas que atenten contra la práctica del deporte de forma pacífica y armoniosa", explica el escrito publicado en el sitio oficial.

En relación al destino del ingreso que percibirán ambas instituciones, Boca ya comenzó los trabajos en la Bombonera para mejorar la iluminación, por lo que tendrá la transferencia de su parte acreditada en los próximos días. Por su parte, River todavía no inició ninguna reforma en el Monumental: el proyecto "todavía está en proceso", indicó Conmebol.

El remanente de ganancias que dejó la final de la Libertadores 2018 deberá ser utilizada por Boca y River para mejorar la seguridad e infraestructura de sus estadios (REUTERS/Javier Barbancho)
El remanente de ganancias que dejó la final de la Libertadores 2018 deberá ser utilizada por Boca y River para mejorar la seguridad e infraestructura de sus estadios (REUTERS/Javier Barbancho)

Dentro de la aclaración que realiza la entidad en su presentación, la misma establece que los ingresos totales del encuentro que se disputó el pasado 9 de diciembre dejaron como saldo un total de 10.832.803 dólares por venta de entradas. En cuanto a los egresos, la Confederación anunció que de los 9.386.606 dólares, la suma de 4.063.978 dólares se fueron en impuestos locales (IVA y Renta); 3.010.641 dólares en gastos operativos y de comercialización, que incluye el alquiler y uso del estadio Santiago Bernabéu; 2.311.987 dólares en logística, transporte, alojamiento, comida y seguridad relacionados en partes iguales a ambos equipos.

"Como clubes líderes del fútbol sudamericano, River Plate y Boca Juniors tienen una responsabilidad hacia sus hinchas de promover que la fiesta del fútbol se celebre dentro de los valores deportivos. Esperamos que asuman este compromiso y desafío con firmeza para que avancemos juntos en nuestro objetivo de erradicar los actos violentos en nuestras canchas", afirmó Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol.

Es importante destacar que, más allá de este nuevo ingreso que se confirmó para los protagonistas de la definición de la edición 2018, River embolsó 6 millones de dólares por haber conquistado la cuarta Copa Libertadores de su historia, mientras que a Boca, por haber sido subcampeón, se le otorgaron 3 millones de la moneda estadounidense.

SEGUÍ LEYENDO: