Junto a la Filarmónica de Nueva York, Bradley Cooper homenajeó a Leonard Bernstein

El protagonista y director de “Maestro” participó de un concierto celebrado en el Lincoln Center. “Mucha gente no sabe quién es, han oído hablar de ‘Amor sin barreras’ pero no de Bernstein”, afirmó

Compartir
Compartir articulo
Bradley Cooper saluda a los músicos de la Filarmónica de Nueva York antes del concierto en el Lincoln Center
Bradley Cooper saluda a los músicos de la Filarmónica de Nueva York antes del concierto en el Lincoln Center

Entusiasmado después de que la Filarmónica de Nueva York interpretara la música de Leonard Bernstein, Bradley Cooper habló sobre la creación de la película Maestro con la esperanza de llamar más la atención sobre el compositor y director de orquesta.

“Mucha gente no sabe quién es”, dijo el actor y director a los 1.800 espectadores que abarrotaron la sala David Geffen del Lincoln Center el miércoles por la noche. “Si vas a una cafetería de Nueva York, por no hablar de cualquier otro estado de Estados Unidos, la gente ha oído hablar de West Side Story, pero no de Leonard Bernstein”.

El director franco-canadiense Yannick Nézet-Séguin debutó con la Filarmónica de Nueva York dirigiendo obras de la película a lo largo de una hora mezclada con clips de vídeo y audio, y luego mantuvo una conversación con Cooper, que encarnó a Bernstein y dirigió la película. A ellos se unió Carey Mulligan, que interpretó a Felicia Montealegre, la actriz y esposa de Bernstein.

Carey Mulligan y Bradley Cooper en una escena de "Maestro" (Foto: Netflix)
Carey Mulligan y Bradley Cooper en una escena de "Maestro" (Foto: Netflix)

En una entrevista antes del concierto, Cooper recordó cómo se metió en el personaje durante los 55 días de rodaje en 2022, cuando sólo tenía tiempo para una breve siesta al final de cada jornada. La voz de Bernstein fue la clave.

“Cuando estaba en la silla de maquillaje antes de la llamada del equipo, cuando me ponía ese vestuario”, dijo, “tuve que dar ese salto de fe para dejar de hablar así y empezar a hablar y respirar como él, con el tabique desviado y asmático y todas las cosas con las que tuvo que lidiar”, contó el actor y director.

Maestro se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Venecia en septiembre de 2023 y está nominada a siete premios Óscar de la Academia, entre ellos el de “mejor película”, Cooper al “mejor actor” y Mulligan a “mejor actriz”.

Nézet-Séguin, canadiense de 48 años y director musical de la Metropolitan Opera y la Orquesta de Filadelfia, asesoró a Cooper en la dirección. “A veces sentimos que no somos tan conocidos como Beyoncé, por no hablar de Taylor Swift”, dijo Nézet-Séguin al público. “Bradley Cooper es nuestro héroe en el mundo de la música”. Los hijos de Bernstein, Jamie, Nina y Alexander, estuvieron presentes y recibieron una gran ovación cuando subieron al escenario.

Bradley Cooper junto al director Yannick Nézet-Séguin en la previa del concierto de la Filarmónica de Nueva York
Bradley Cooper junto al director Yannick Nézet-Séguin en la previa del concierto de la Filarmónica de Nueva York

Entre los intérpretes de un programa titulado Orquestando al ‘Maestro’: Música y Conversación, Malakai Bayoh, de 14 años, se llevó su propia ovación de 25 segundos por “Pax: Comunión” (“Canciones secretas”) de “Misa”, y el Salmo 23 de “Salmos de Chichester”. Un punto álgido de emoción fue el segmento de seis minutos de Cooper en la catedral inglesa de Ely dirigiendo el final de la Segunda Sinfonía de Mahler, una obra que Bernstein dirigió 19 veces en el Lincoln Center entre 1963 y 1989, incluida su interpretación número 1.000 con la filarmónica en 1971.

El público se rió cuando se proyectó un fragmento de Mulligan como Montealegre en una entrevista de 1955 con Edward R. Murrow, en la que se mencionaba la colaboración de Bernstein con “un joven letrista de maravilloso talento, Stevie Sondheim”, que revolucionaría el teatro musical.

Antes del concierto, Cooper reveló que no intentó aprender la técnica de un director. “Estamos interpretando una pieza musical concreta y de forma individual, así que no es como si hubiera ido a clases de dirección”, afirmó. Hablando en tercera persona sobre sí mismo, Cooper dijo: “El actor sólo intenta dirigir la Segunda de Mahler. Pero lo hace como el personaje de Leonard Bernstein en la película. Eso conlleva la alegría, el abandono absoluto, la embriaguez de la música y ser capaz de atraer a la orquesta de una forma que otros directores no habían hecho, su singularidad”.

Yannick Nézet-Séguin y Bradley Cooper sobre el escenario del Lincoln Center
Yannick Nézet-Séguin y Bradley Cooper sobre el escenario del Lincoln Center

Tras cruzar el Lincoln Center desde el Met después de ensayar “Roméo et Juliette” de Gounod, Nézet-Séguin dirigió una orquesta compuesta por cerca del 60% de los músicos habituales de la Filarmónica, impactante en un fragmento del cuarto movimiento de la Quinta Sinfonía de Mahler y en la obertura de “Candide” de Bernstein.

Para la conversación sobre el escenario, Nézet-Séguin cambió su traje formal de director por un look más informal: un traje gris sin camisa y pantalones con puños elásticos. Cooper llevaba esmoquin. El director abogó por reevaluar las composiciones clásicas de Bernstein, la mayoría de las cuales no fueron recibidas con entusiasmo en su momento. Citó su interpretación de 2015 de “Misa” con la Orquesta de Filadelfia.

“¿Por qué ‘Misa’ tiene jazz y hebreo y rock y coral?”. dijo Nézet-Séguin. “Esa era la forma de abrazarlo de los años setenta. Pero claro, Bernstein era un visionario... No creo que el mundo de la música estuviera donde está ahora si no fuera porque él, Lenny, abrió todas esas puertas”. Cooper centró la película en el drama del matrimonio abierto de Bernstein como hombre bisexual y rechazó las críticas por no dedicar suficiente tiempo en pantalla a la tibia recepción crítica de las partituras clásicas de Bernstein y a su lucha por repartir el tiempo entre la dirección y la composición.

Bradley Cooper habló antes del concierto de la Filarmónica de Nueva York dirigida por Yannick Nézet-Séguin
Bradley Cooper habló antes del concierto de la Filarmónica de Nueva York dirigida por Yannick Nézet-Séguin

Cooper, que no es judío, también enfrentó una polémica por llevar una prótesis nasal como parte de su transformación en Bernstein, que sí lo era. “Esto es todo lo que podía esperar de la película”, dijo.

¿Qué es lo próximo para Cooper, un biopic de Herbert von Karajan, el férreo director de orquesta de la segunda mitad del siglo XX? “No, no. Sería divertidísimo”, dijo Cooper. “Somos polos opuestos”. Nézet-Séguin se rió.

“Ya puedes hacerlos a todos”, le dijo.

[Fotos: AP/Bebeto Matthews]