Carlos Casella y las canciones que golpean en el pecho, de Marilina Ross a Ney Matogrosso

El coreógrafo, actor y cantante propone en su nuevo espectáculo “Puto & Orquesta”, un viaje musical por la masculinidad y el amor. “Expongo mi singularidad en el escenario y en mi vida”, afirma

Compartir
Compartir articulo
Carlos Casella presenta su espectáculo teatral-musical "Puto & Orquesta" en el Teatro ND Ateneo (Foto: Ignacio Sánchez)
Carlos Casella presenta su espectáculo teatral-musical "Puto & Orquesta" en el Teatro ND Ateneo (Foto: Ignacio Sánchez)

Fundador en los 90 del mítico grupo El Descueve, que implicó una renovación en la danza, con obras cargadas de teatralidad y que convocaban a un público amplio. Coreógrafo exquisito de piezas que pueden presentarse en el teatro comercial o en espacios de un gran capital simbólico como el Teatro Colón. También cantante, interesado en fusionar estéticas y estilos musicales, que van desde lo acústico, el antiguo cabaret hasta un universo electrónico retrofuturista. Con todas sus versiones como artista, Carlos Casella continúa en un su búsqueda experimental amplia y diversa, que ahora lo llevan a presentar su espectáculo Puto & Orquesta este viernes en el Teatro ND Ateneo de Buenos Aires.

Se trata de un concierto de canciones icónicas de todos los géneros, con el cual renueva y actualiza un repertorio focalizado en su mirada sobre el amor y la masculinidad, como hilo conductor. Con un estilo performatico, Casella navega por clásicos universales y nuevas canciones compuestas especialmente para este show, que funciona en diálogo con su anterior trabajo musical, ¡Babooshka!, canciones de mujer, un show que se volvió un disco, disponible en Spotify. En aquella versión, Casella exploraba su lado femenino y homenajeaba a cantantes inspiradoras, como Bjork, Lía Cruzet, Libertad Lamarque, Rocío Dúrcal, Gloria Trevi y Conchita Piquer, entre otras. Ahora, decidió presentar el lado B, en el cual explora la masculinidad. “Me interesa mucho trabajar en versiones de canciones icónicas, que tuvieran que ver con la inspiración de mi masculinidad, que me ayudaran a construir en escena un estilo y mi singularidad”, cuenta este artista multifacético.

Te puede interesar: “El Festival de Edimburgo se vuelve más participativo con su directora Nicola Benedetti”

De esta manera, su obra musical es un tránsito desde la música sobre qué se entiende acerca de lo femenino y lo masculino. “Son dos mundos que conviven en todas las personas. No me siento ni más o menos hombre por decir que mi masculinidad tiene una mezcla de lo femenino, o que mi masculinidad tiene gran porcentaje de “putes”. Se trata de una singularidad que a mí se me antoja exponer en el escenario y en mi vida. Una búsqueda personal”, dice. Entonces, en Puto & Orquesta, el repertorio incluye canciones icónicas de Marlina Ross, con versiones de Ney Matogrosso y de Federico Moura, artistas referentes del movimiento gay.

Carlos Casella ya se había presentado con "Puto y Orquesta"en el CCK (Foto : Ignacio Sánchez)
Carlos Casella ya se había presentado con "Puto y Orquesta"en el CCK (Foto : Ignacio Sánchez)

“Las canciones las selecciono por impacto en el pecho. Tienen que ser canciones que me gusten mucho, sus melodías, que nutran una cierta posibilidad de teatralizar en el escenario y de llegar a una veta emocional que me interese. Por lo general es bastante intuitivo cómo elijo las canciones. Tienen que ver con la belleza musical y su poesía”, agrega.

En 2015, Carlos Casella recibió la distinción como Personalidad destacada de la cultura y las artes por parte de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en reconocimiento a su labor como coreógrafo, bailarín, director teatral, cantante, compositor y actor. Sus últimas creaciones como director y coreógrafo fueron Hermafrodita, junto a Alfredo Arias y Mayra Bonard, y Pura sangre, junto a Griselda Siciliani y Jorgelina Aruzzi. Sin embargo, la última etapa de su carrera tiene el foco puesto en la música: “Definitivamente estar en escena como cantante es el canal que quiero abrir más profundamente. Estoy identificado con el rol del frontman y estar al frente de un concierto. Me interesa reversionar canciones olvidadas y que tienen que ver con un momento distinto al contemporáneo”.

Entre el teatro, la música y la danza, Carlos Casella cuenta con un público que lo sigue en sus distintas etapas y también acompaña su búsqueda ecléctica, la diversidad de géneros y el cruce de disciplinas, que es uno de sus sellos como artista. “El público de mis conciertos es muy variado. Hay gente que me viene a ver desde que hago espectáculos musicales. Otros me conocen por los shows que hice con Griselda Siciliani y piensan que me dedico a eso. Tal vez no conocen todo mi trabajo durante los 90 y 2000, cuando me dediqué a la exploración coreográfica y teatral. No saben que soy bailarín y se sorprenden cuando me ven en escena. Como si dijeran: ‘Bueno, qué bien baila este cantante’. Y también está el otro público que no entiende esta nueva etapa de mi carrera, que tiene que ver con la música. Son mis nuevas transgresiones. Las libertades que me permito. Si hay algo que me gusta en el arte es mezclar”.

“Las canciones las selecciono por impacto en el pecho", dice Carlos Casella (Foto: Ignacio Sánchez)
“Las canciones las selecciono por impacto en el pecho", dice Carlos Casella (Foto: Ignacio Sánchez)

Como referente de la danza en Argentina, Carlos Casella se sumó al reciente planteo que hizo la coreógrafa Diana Szeinblum durante la entrega de los premios María Guerrero 2023, cuando señaló que su espectáculo Obra del demonio había sido el primero de su especie en los cien años del Teatro Nacional Cervantes, y agregó: “Sería fantástico que de ahora en más esto se repitiera y, es más, que hubiera un cupo anual para producciones de danza en este recinto”.

Al respecto, Casella considera: “Siempre voy a acompañar cualquier pensamiento o discurso que tenga que ver con promover la danza. No hay un acompañamiento inteligente alrededor de la danza, hay un déficit gigante porque la danza no tiene una ley nacional que la proteja, como sí tienen el teatro o la música. Los coreógrafos no tienen una posibilidad de continuidad para crear obra, que realmente pueda dialogar con más público. La danza es belleza, es el lenguaje por excelencia que puede juntar todo. La danza no tiene linealidad en su argumento, tiene que ver con la plástica, con la composición musical, espacial y la literatura. Es un lenguaje de una amplia colorimetría”.

Hay una gran oportunidad de ver al multifacético Carlos Casella este viernes en el ND Ateneo, acompañado por Pedro Onetto (piano), Nicolás Rainone (contrabajo), Tomás Carnelli (guitarra), Benjamín Báez (violonchelo) y Gustavo Lesgart (bailarín y coreógrafo). Luego, partirá para Bruselas para presentar una versión de pequeño formato del mismo show en el Tic Tac Center, un espacio dedicado a las artes performáticas, la danza y la música.

Puto & Orquesta se presenta este viernes 11 de agosto en el ND Ateneo, Paraguay 918, a las 21 hs.

Seguir leyendo