El vapeo daña los pulmones y deprime el sistema inmunitario de tal manera que un organismo tendrá más dificultades para recuperarse de COVID-19 (Shutterstock)
El vapeo daña los pulmones y deprime el sistema inmunitario de tal manera que un organismo tendrá más dificultades para recuperarse de COVID-19 (Shutterstock)

Si alguna vez hubo un momento para dejar de vapear, es ahora. El uso de cigarrillos electrónicos, que implica inhalar una mezcla de sabores, nicotina y productos químicos y luego arrojarlos a una fina niebla, nunca fue seguro, pero especialmente durante la pandemia del nuevo coronavirus.

COVID-19 se alimenta de los pulmones. Una vez que la infección llega a la nariz o la garganta, comienza a avanzar lentamente hacia el tracto respiratorio, provocando inflamación en el camino. Para superar la infección rápidamente, los pulmones deben estar en excelente forma.

Y si bien la investigación sobre los efectos a largo plazo en la salud del vapeo aún es limitada, dado lo que sabemos sobre fumar, COVID-19 y otras infecciones respiratorias, los expertos en salud dicen con confianza que vapear no solo aumentará su riesgo de desarrollar complicaciones por el coronavirus, sino que aumentará las posibilidades de contagio también.

“Está demostrado que la mayoría de los productos químicos que tienen los vapeadores producen una irritación a lo largo de la vía respiratoria, alta y baja. La última produce una alteración e irritación del sistema de defensa y una activación del sistema macrofágico. Además, aumenta la expresión de ciertos receptores que son a los cuales se ha demostrado que el virus se une. Si el vapeo favorece la expresion de esos receptores y a la misma vez altera el sistema de defensa a nivel pulmonar predispone a que los cuadros sean más graves”, advirtió en diálogo con Infobae Francisco Toscano, médico cardiólogo (MN 95.358), miembro de la Fundación Cardiólogica Argentina.

Aunque todavía estamos aprendiendo cómo el vapeo puede afectar el riesgo de COVID-19, los expertos en salud sospechan que sigue un patrón similar a otras infecciones respiratorias (REUTERS)
Aunque todavía estamos aprendiendo cómo el vapeo puede afectar el riesgo de COVID-19, los expertos en salud sospechan que sigue un patrón similar a otras infecciones respiratorias (REUTERS)

El problema más obvio con el vapeo es el daño que inflige en los pulmones. Diversos estudios realizados revelan que el aerosol que emanan los cigarrillos electrónicos contiene cuatro grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos llamados carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados. Este aerosol provoca daños en el pulmón como neumonías y lesiones similares al enfisema, que es una de las enfermedades que causa la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Estos químicos fuertes dañan de inmediato las células del sistema respiratorio responsables de gobernar el sistema inmune, que es la primera línea de defensa del cuerpo para eliminar enfermedades respiratorias como COVID-19.

Debido a que el vaporizador suprime la respuesta inmune de los pulmones, aumenta la gravedad y la duración de otras infecciones respiratorias como bronquitis, influenza y neumonía, según Robert Jackler, presidente del departamento de otorrinolaringología de Stanford Medicine.

Un estudio, publicado en línea en el Chinese Medical Journal, involucró a 78 pacientes con COVID-19 y descubrió que aquellos con antecedentes de tabaquismo tenían 14 veces más probabilidades de desarrollar neumonía.

COVID-19 hace que los pulmones se inflamen y se hinchen, lo que les dificulta la absorción de oxígeno. Jackler asegura que la infección puede disminuir la capacidad de los pulmones para hacerlo en aproximadamente un 50%.

Una persona sana puede usar oxígeno suplementario y superar la infección. Pero si sus pulmones ya están disminuidos por fumar o vapear, es más difícil obtener oxígeno. “La reserva pulmonar, la capacidad para soportar el deterioro de los pulmones, está muy influenciada por el historial de tabaquismo y vapeo de cada persona”, explicó Jackler. Esto puede poner a los vapers en un mayor riesgo de experimentar una forma más grave de COVID-19.

¿El vapeo aumenta las posibilidades de infección y de transmisión del virus?

Cuando una persona vapea, inhala del dispositivo, el vapor se mezcla con secreciones en los pulmones, la garganta y la nariz, y luego la expulsan
Cuando una persona vapea, inhala del dispositivo, el vapor se mezcla con secreciones en los pulmones, la garganta y la nariz, y luego la expulsan

El mes pasado, la Academia de Médicos de Familia del Estado de Nueva York en los EEUU solicitó la prohibición de las ventas de tabaco y cigarrillos electrónicos en el estado durante la pandemia. Ya se están cerrando tiendas de humo en muchos estados porque no se consideran negocios “esenciales”. Pero algunos funcionarios de salud pública señalan que a otros minoristas que venden cigarrillos y dispositivos de vapeo, como estaciones de servicio y supermercados, aún se les permite hacerlo.

Al defender tales prohibiciones, los expertos en salud pública dicen que los comportamientos asociados con estos productos pueden provocar la propagación del virus. El humo y el vapor flotantes pueden contener partículas de virus. Los masticadores de tabaco tienden a escupir en la calle. Las personas a menudo comparten cigarrillos electrónicos y cigarrillos. Y al usar los productos, los consumidores se tocan la cara con frecuencia, lo que aumenta sus posibilidades de infectarse y luego transmitir el virus.

Sin embargo, para Toscano los aerosoles que se liberan en una nube de vapor son tan minúsculos que no pueden colgarse en el aire. “Ni la nube de vapor ni el humo de cigarrillos tradicionales transmiten el virus, por lo menos no hay evidencias científicas que lo comprueben”, dijo.

El acto de vapear por sí mismo presenta un riesgo importante en términos de contraer el virus. Las personas se ponen algo en las manos y los dedos y luego se lo llevan repetidamente a la boca, que es exactamente lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la OMS nos han instado a evitar.

“A menos que te laves las manos antes y después de tocar ese dispositivo y lo limpies con frecuencia, ese es exactamente el tipo de cosa que puede implantar el virus en tu boca y provocar una infección”, advierte Jackler.

Aunque se cree que a las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de COVID-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo (REUTERS)
Aunque se cree que a las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de COVID-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo (REUTERS)

Las personas con problemas de salud subyacentes, como problemas cardíacos o pulmonares, pueden tener un mayor riesgo de complicaciones graves de Covid-19”, dijo Michael Felberbaum, portavoz de la FDA, en un correo electrónico en respuesta a preguntas de Bloomberg. “Esto incluye a las personas que fuman y/o vapean tabaco o productos que contienen nicotina”.

Algunos expertos en salud han especulado que el vapeo está causando que los pacientes más jóvenes en EE.UU. sean hospitalizados con Covid-19 a una tasa más alta de lo previsto. Felberbaum declinó comentar si la FDA estaba investigando una posible conexión.

Aunque se cree que a las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de COVID-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo. E incluso si algunos vapeadores más jóvenes tienen síntomas más leves, pueden ser los llamados esparcidores silenciosos que están acelerando la propagación de COVID-19 a un ritmo alarmante.

SEGUÍ LEYENDO: