"Es un confinamiento extremo, nos sentimos un poco prisioneros", dicen.

Cuatro pasajeros de edad avanzada murieron hoy en el crucero Zaandam, de la empresa Holland America Line, con sospechas de que las muertes fueron provocadas por el coronavirus. Además. en la embarcación hay, según la firma, 53 pasajeros y 85 tripulantes que reportaron síntomas de gripe. En estos momentos, la nave se encuentra anclada frente a Panamá esperando el auxilio de otro barco de la misma compañía. A bordo viajan 14 argentinos, que según informaron, no están infectados.

“Estamos todos encerrados en nuestros camarotes. A los ‘sanos’ los van a llevar al otro barco que llegó a traernos víveres. Aunque solo les controlan la fiebre. No sabemos nada de lo que está pasando afuera más que eso. Nos tienen incomunicados. Esta mañana nos informaron que había cuatro muertos y nos confirmaron que había coronavirus en el barco”, le relató a Infobae uno de los argentinos.

Este viernes, la empresa confirmó que hay al menos dos casos positivos de COVID-19. El buque se encuentra varado después de ser rechazado por varios puertos.

“Nos contactamos con Jefatura de Gabinete para ver si nos pueden bajar de acá. Estamos con mucho miedo”, contó el argentino que prefirió no revelar su nombre. Y siguió: “Estamos haciendo todo lo posible para irnos porque ya no confiamos en lo más mínimo en el capitán, ni en la empresa”.

Argentina encerrada en su camarote mientras aguarda novedades dentro del crucero con 4 muertos
Argentina encerrada en su camarote mientras aguarda novedades dentro del crucero con 4 muertos

“Salimos el 8 marzo rumbo a Montevideo, después fuimos a las Islas Malvinas que llegamos el 13, el 14 salimos para Punta Arenas, bajamos un día por la ciudad y volvimos la barco. Allí se nos comunicó que el viaje se cancelaba. Y regresamos para ver si nos dejaban bajar en aquel puerto pero no nos lo permitieron. Así que tomaron la decisión de ir al otro puerto donde iba a terminar la primer parte de crucero: Ushuaia, donde tampoco nos recibieron. Después en San Antonio lo mismo. Fuimos a Valparaiso, ahí cargamos combustible y alimentos y salimos rumbo a Perú, que tampoco nos dejaron. Así fue como llegamos hoy a la mañana a la entrada del canal de Panamá”, detalló otro de los pasajeros argentino que se encuentra en el barco.

Y agregó: “Lo más importante ahora es el traslado de gente 'sana’ al otro barco y que quede este barco con los enfermos bien cuidados".

“Tratamos que el miedo no nos gane. Estamos asustados por la situación, es muy difícil”, dijo

Hace pocos días atrás, debido a que al crucero ya le venían denegando desembarcar en puertos sudamericanos, los argentinos a bordo le enviaron una carta a la Cancillería reclamando que los vayan a rescatar, porque la situación cada día se ponía peor. Pero no tuvieron respuesta.

El recorrido inicial que iba a realizar el crucero era: Buenos Aires, Montevideo, Islas Malvinas, Ushuaia, Cabo de Hornos, Punta Arenas y terminaba el 21 de ese mes en San Antonio, pero en la mitad del trayecto la situación dio un vuelco sin vuelta atrás.

El 17 de marzo, el barco amarró en Punta Arena. Los pasajeros pudieron descender y disfrutar de las costas chilenas. Pero una vez que subieron, todo cambió para siempre. El coronavirus ya había comenzado a hacer estragos en distintos países de la región, los Gobiernos tomaban medidas más osadas con respecto a los ingresos y egresos de personas para intentar frenar la pandemia y le denegaron atracar en puertos de Chile, Perú y otros países. Mientras los 1.243 pasajeros y 586 tripulantes se encontraban en altamar disfrutando de unas vacaciones soñadas, todo comenzaba a derrumbarse.

El domingo pasado se sumó la noticia de que había “30 pasajeros y 47 tripulantes que se reportaron a su centro médico, con síntomas de enfermedad similar a la gripe (influenza)”, había informado la empresa.

La vista desde uno de los camarotes que se encuentra atracado en las costas de Panamá
La vista desde uno de los camarotes que se encuentra atracado en las costas de Panamá

Inmediatamente se les dijo a los pasajeros que se iba a dar inicio al protocolo de sanidad porque “al ser temporada de gripe y como las pruebas COVID-19 no están disponibles actualmente a bordo, es difícil determinar la causa de este elevado número de casos en este momento”, dijeron en un comunicado de prensa sobre la situación del Crucero Zaandam.

Y siguió: “Dado que todos los puertos a lo largo de la ruta de Zaandam están cerrados para cruceros, Holland America Line ha desplegado al crucero Rotterdam para que se una a Zaandam a fin de proporcionar los suministros adicionales, personal, kits de prueba COVID-19 y otro tipo de apoyo según sea necesario. Con 611 tripulantes y sin pasajeros, Rotterdam partió de Puerto Vallarta, México, a las 3 p.m. hora local el 22 de marzo y el horario actual es para que los dos barcos se reúnan en la noche del 26 de marzo frente a la costa de Panamá”.

Imagen de archivo. El crucero Veendam, de Holland America Line, frente a la costa de Port Stanley. el 15 de marzo de 2012. REUTERS / Marcos Brindicci
Imagen de archivo. El crucero Veendam, de Holland America Line, frente a la costa de Port Stanley. el 15 de marzo de 2012. REUTERS / Marcos Brindicci

En esa situación estaban hasta hoy. Aguardaban, encerrados en sus camarotes, al otro crucero para recibir vivieres y kits de diagnostico mientras las autoridades del barco negociaban el pase por el canal de Panamá para llegar al puerto de Fort Lauderdale, en Florida. Unas pocas horas antes que el capitán de la nave les informe que había cuatro muertos en el crucero, el gobierno panameño ya le había negado al crucero el tránsito por el canal de Panamá y el barco tenía que quedar en cuarentena si se encontraba algún caso del COVID-19.

El administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez, había dicho esta mañana que el gobierno panameño no autorizaba al buque, de bandera holandesa, el tránsito por el canal de Panamá por razones de “salubridad”. “El Ministerio de Salud no dio el permiso, el buque está en aguas territoriales panameñas, pero se tiene que encontrar aislado”, dijo Vásquez en una teleconferencia con periodistas, antes de conocerse las muertes.

Aquella confirmación sucedió a las 13, hora argentina. El capitán dio la noticia. En el barco había cuatro muertos.

“Holland America Line confirma que cuatro pasajeros mayores han muerto en el ‘Zaandam’. Nuestros pensamientos y oraciones están con sus familias y estamos haciendo todo lo posible por apoyarlos en estos momentos difíciles”, dijo la compañía en un comunicado en su página de Internet.

Además, agregó que varios pasajeros con síntomas respiratorios fueron sometidos a pruebas del nuevo coronavirus y dos de ellos dieron positivo. También se reportó que 138 personas se encuentraban con síntomas similares a la gripe.

"Ayer, un cierto número de pacientes con problemas respiratorios fue sometido a la prueba para detectar la COVID-19 y dos individuos dieron positivo", añadió la naviera.

Según la empresa, ahora son 53 los pasajeros y 85 los tripulantes que reportaron síntomas de gripe al centro médico del “Zaandam”.

En tanto, a raíz del avance del coronavirus, el Gobierno dispuso el cierre total de las fronteras de la Argentina hasta el 31 de marzo. Así lo estableció mediante un Decreto, publicado en el Boletín Oficial de este viernes, que sólo contempló algunas excepciones. Por lo que la situación de los 14 argentinos –7 pasajeros y 7 tripulantes– se vuelve cada vez más compleja.

Con respecto a esto, desde Cancillería informaron: “Estamos trabajando para que dejen pasar el barco por el canal de Panamá así puede llegar a Miami, desembarcar y allí ser asistidos en el consulado argentino. Estamos trabajando junto al gobierno de Estados Unidos. Lo que sabemos es que no están contagiados y eso nos posibilita que lleguen a Miami, pero Panamá aún tiene que autorizarlo”.

Por su parte, hasta el momento, según pudo corroborar infobae, la empresa Holland America Line no dio respuestas sobre qué próximas medidas van a tomar y sobre cuál será el plan a seguir dado el contexto actual.

Seguí leyendo: