Racionamiento de energía por el fenómeno de El Niño sigue latente en Colombia: “Nos salvó la campana”

El exministro de Minas y Energía Amylkar Acosta confirmó que la recuperación del nivel útil de los embalses se debe a fenómenos naturales y no por acciones concretas del Gobierno nacional

Guardar

Nuevo

El nivel útil de los embalses tocó registros que no se veían desde hace 20 año - crédito Iván Valencia/AP
El nivel útil de los embalses tocó registros que no se veían desde hace 20 año - crédito Iván Valencia/AP

“Hemos superado el fenómeno de El Niño”, tituló su mensaje el ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho Morales, por medio de X (antes Twitter) el 10 de mayo de 2024. En el mismo, explicó que se pasaron los meses con mayores temperaturas y con menos lluvias de la historia de Colombia en cinco décadas, y, aun así, sin un segundo de racionamiento de energía y con una preparación de más de un año, 35 sesiones de puestos de mando unificados (PMU) y 50 acciones, se logró contrarrestarlo.

Sin embargo, hay señales que indica que no hay mucho para celebrar. De acuerdo con el exministro de Minas y Energía Amylkar Acosta, por ahora, “nos salvó la campana”.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

El exfuncionario afirmó que la recuperación de los embalses, en momentos en los que se estaba a punto de llegar al nivel crítico del 27%, alejando el fantasma del racionamiento, se debe única y exclusivamente a la meteorología y no a la gestión del ministro Camacho Morales, que se precipitó a afirmar el 8 de febrero que ya El Niño estaba llegando a su fin, al tiempo que la ministra de Ambiente, Susana Muhamad, anunciaba que en marzo volverían las lluvias que nunca llegaron. Entonces, para Acosta, esto dio una señal equivocada a los generadores hídricos que, en lugar de guardar agua para su fase más severa, generaron más allá de lo que aconsejaba la prudencia.

Andrés Camacho Morales, ministro de Minas y Energía, anunció el 3 de mayo de 2024 que Colombia superó el fenómeno de El Niño - crédito
Andrés Camacho Morales, ministro de Minas y Energía, anunció el 3 de mayo de 2024 que Colombia superó el fenómeno de El Niño - crédito

“Posteriormente, uno y otra (Camacho y Muhamad) pronosticaron que en las dos últimas semanas de abril se alejarían las lluvias y fue justamente cuando, de pura chiripa, estas arreciaron. Ha primado la imprevisión y la improvisación”, señaló Acosta.

Además, criticó que anuncios como la entrada en operación de Termocentro (270 megavatios - MW- ) para garantizar el abastecimiento de energía nunca se dio, y así sucesivamente.

Colombia anda ‘muy mal’

De igual forma, aseguró que “un país, cuya garantía de abastecimiento del servicio de energía depende no de la gestión y de las medidas que tome el ministerio del ramo, sino de la aleatoriedad de los caprichos de la naturaleza, anda muy mal”.

Así las cosas, el exministro Amylkar Acosta anotó que el ministro Camacho no tiene razón para sacar pecho y levantar los brazos por, supuestamente, haber logrado superar el fenómeno de El Niño “sin un segundo de racionamiento de energía”.

Ahorro de energía

Entre otras cosas, se refirió a la decisión de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) de derogar una de las medidas que estableció para el ahorro de energía. Exactamente, lo que dispuso esta por medio del boletín número 20, con lo que se dio la “terminación anticipada del programa de uso eficiente de energía por parte de los usuarios”, en lugar de ajustarla y corregirla, atendiendo así el justo reclamo de los usuarios del Caribe que se sienten afectados por su aplicación.

Amylkar Acosta Medina, exministro de Mimas y Energía y miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas - crédito Colprensa
Amylkar Acosta Medina, exministro de Mimas y Energía y miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas - crédito Colprensa

Al respecto, el exministro Acosta recordó las siguientes acotaciones que hizo cuando se tomó la medida:

  • Me quedo con la frase del presidente Gustavo Petro, cuando dijo que todavía “no podemos cantar victoria”. El riesgo de racionamiento sigue latente. Hemos pasado de la alerta roja a la alerta naranja. Por eso me parece apresurada dicha determinación.
  • Si bien los embalses se han venido recuperando, lo vienen haciendo muy lentamente, muy levemente. Empezó a revertirse la tendencia a la baja cuando pasó de 28,56% el 18 de abril al 28,65% el 19 del mismo mes. Y más, recientemente, ha pasado del 30,07%, al 27 de abril, al 32,06% el 29 de abril y al 32,67% el 30 de abril.
  • El ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho Morales, anunció el 18 de abril la entrada en operación de Termocentro con sus 270 megavatios de potencia a reforzar el respaldo térmico a las hidroeléctricas y hasta la fecha no ha entrado.
  • A partir del 30 de abril y en el curso del mes de mayo, como lo informó el presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), Alejandro Castañeda, entran en mantenimiento programado, si o si, las plantas térmicas generadoras, lo cual las obliga a parar y declararse indisponible. El 30 de abril entró en mantenimiento Termotasajero con sus tres unidades de 150 megavatios cada una.
  • La operación del sistema funciona como una cuenta corriente, en la que se consigna y se gira y si se gira más de lo que se consigna sobreviene el sobregiro. Razón suficiente para preocuparse con esta medida que denota imprevisión e improvisación. Porque cómo se explica este reversazo, dejando sin efecto la tan cuestionada Resolución 101 042, a solo diez días de la expedición de la Creg.
  • Se alega para tomar esta medida “debido a cambios en las condiciones climáticas de los últimos días”. Ello parece más bien una disculpa que una justificación. Las políticas públicas no pueden comportarse como las giraldas, que giran según la dirección en que soplen los vientos. Eso no es serio y no inspira confianza en el órgano regulador, tan venido a menos.
Guardar

Nuevo