Policía por un día: así es la experiencia con la que la institución busca acercarse a los colombianos

Marcela Dosman es una de las civiles que ha vestido el uniforme durante una jornada atareada y emotiva

Compartir
Compartir articulo
El sueño de Marcela siempre fue unirse a la Metropolitana de Bogotá - crédito @metropolitanabogota / TikTok
El sueño de Marcela siempre fue unirse a la Metropolitana de Bogotá - crédito @metropolitanabogota / TikTok

Son pocos los oficios que requieren vocación y sacrificio como el de los agentes de Policía, para cuidar de los ciudadanos a costa de sus vidas, mantener el orden y velar por el debido cumplimiento de las normas. Bien decía la institución al anunciar la iniciativa de “Policía por un día” que:

El Policía es médico, mecánico, piloto, psicólogo, abogado y en muchos casos hasta guía espiritual, pero ante todo para ser policía se necesita tener vocación de servicio y entrega por la comunidad, estar siempre dispuesto a servir a los demás sin importar las condiciones de raza, género o condición social, desempeñándose las 24 horas del día, los 365 días al año con mucha dedicación”.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Pero no todos pueden ser policías o al menos no todos logran vincularse a la institución. Este es el caso de Marcela, la última bogotana en portar el uniforme durante una jornada tan atareada como emotiva. “El sueño de Marcela Dosman siempre fue ser policía, así que nuestros uniformados del cuadrante Rafael Uribe Uribe la ayudaron a cumplir este deseo #Policíaporundía”, recalcó la Fuerza Pública.

Marcela tuvo que olvidarse de su sueño al tomar las riendas de su hogar, pero hace poco, logró cumplirlo - crédito @metropolitanabogota / TikTok

El mayor Luis Acosta la recibió a la entrada de la estación y junto a otros uniformados que, a diario, custodian la localidad número 18 (Rafael Uribe Uribe) la introdujeron en el programa de Policía por un día, del que también han participado personas de la tercera edad, miembros de comunidades indígenas y menores de edad.

“Mi nombre es Marcela Carolina Dosman Olarte... este es un sueño que tuve siempre, desde que salí de bachiller. Quería ser policía, es lo que más me ha gustado, pero, por cosas de la vida falleció mi papá y no se pudo cumplir”, lamentó, aunque, gracias al programa pudo ponerse en los zapatos de quienes mantienen a salvo las carreteras, zonas urbanas y regiones de la Colombia profunda.

Policías también custodian las redes sociales - crédito Colprensa
Policías también custodian las redes sociales - crédito Colprensa

“Soy mamá, tengo 37 años y dos hijas. La mayor de 9 y la menor de 4. Vivo con mi mamá y también soy casada”, comentó, antes de iniciar el día. Recibió el uniforme, asistió a misa y luego junto a su compañero abordó una motocicleta para recorrer las calles de la ciudad.

Al final del día, la conclusión no fue otra que “portar este uniforme para mí es un orgullo. (Me encuentro) Muy agradecida (con los y las policías de Colombia) por darlo todo y por protegernos a nosotros como ciudadanos”.

Un sentimiento que comparten muchos otros ciudadanos que sueñan con, algún día, representar la institución, así como cientos de hombres y mujeres que lo hicieron y hoy lo extrañan:

Agentes de policía custodian vías y carreteras en todo el país - crédito Colprensa
Agentes de policía custodian vías y carreteras en todo el país - crédito Colprensa

“Estuve 22 años en la institución, pero si tuviese la oportunidad de volver a lucir el uniforme, lo haría con el mismo ímpetu y respeto”, “Eso se llama vocación y pocos son los policías que la llevan en la sangre”, “Desde pequeña siempre ha sido mi sueño pertenecer a esta institución”, “Mi sueño frustrado, cuanto anhelo poder hacer las labores de policía, aunque sea por un instante”, “Que hermosa labor. Cuánto quisiera tener la misma oportunidad. Mi sueño siempre fue ser policía y defender nuestra patria querida”, se lee en los comentarios de quienes llegaron a la publicación o se cruzaron con ella en las redes sociales.

La iniciativa, abierta hace unos años al público, continúa cumpliéndole el sueño de ser policía a los colombianos que, al aplicar, entiendan como “día a día nuestros hombres y mujeres policías tienen el compromiso de mantener las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, garantes de la convivencia, brindando un servicio efectivo, cercano al ciudadano, construyendo comunidades seguras, solidarias y en paz”.