Mujeres, drogas y fiesta: así era el paquete turístico que ofrecía una agencia de viajes en Cartagena

Los Rati fueros capturados y el trabajo investigativo permitió identificar la manera como captaban a sus víctimas, principalmente extranjeras

Compartir
Compartir articulo
Fiesta y drogas en paquetes turísticos de Cartagena - crédito Imagen Ilustrativa Infobae
Fiesta y drogas en paquetes turísticos de Cartagena - crédito Imagen Ilustrativa Infobae

La desarticulación de la banda criminal ‘Los Rati’ dejó en evidencia una serie de maniobras delincuenciales ejecutadas por los capturados. Dentro de la investigación se pudo identificar que los encargados de la red criminal ofrecía paquetes turísticos a visitantes europeos, norteamericanos y hasta de la India.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

El operativo para desmantelar a ‘Los Rati’ fue posible gracias a la labor coordinada del Grupo de Trabajo Nacional de Violencia de Género de la Fiscalía, que junto a la fuerza policial, implementó estrategias para identificar y detener a los sospechosos. Los integrantes de la red se dedicaban a captar mujeres bajo engaños para posteriormente obligarlas a ejercer la prostitución.

Según pudo conocer el diario El Colombiano, este grupo delictivo prometía brindarle una experiencia única y distinta a los visitantes, que buscaban en Cartagena un espacio distinto. Sin embargo, se destaca que los principales clientes eran de origen extranjero con poder económico. En sectores exclusivos de la ciudad, terminaban alojándose las personas, quienes pretendían vivir unas vacaciones de película, de manera ostentosa.

Algunos se quedaban hospedados en hoteles reconocidos y otros eran llevados a casas de sectores únicos de la ciudad e, incluso, a las afueras de la ciudad; se pretendía convertir el viaje de los turistas en toda una fantasía como la de las novelas, con experiencias en los denominados ‘narcoturs’, en medio de excesos.

La reciente investigación reveló la existencia de un servicio premium que operaba mediante un catálogo en línea, el cual ofrecía a clientes extranjeros encuentros íntimos con mujeres. La ilegal oferta se asemejaba a un menú donde los posibles compradores seleccionaban a las mujeres, según el precio que estuvieran dispuestos a pagar.

Los detalles del funcionamiento de este tráfico ilícito emergieron tras una serie de indagaciones. Las mujeres eran presentadas en un catálogo digital, con fotos y descripciones detallas en cuanto al físico y actitudinal, permitiendo a los extranjeros elegir con quién querían tener un encuentro. El precio variaba en función de las preferencias del cliente, estableciendo un comercio basado en la explotación sexual.

“Los interesados que pagaban por cualquiera de los servicios y llegaban a Cartagena eran alojados en lujosas casas. Allí los señalados integrantes de la organización delictiva, presuntamente, les presentaban varios catálogos de jóvenes que estarían dispuestas a sostener encuentros íntimos a cambio de altas sumas de dinero”, sostuvo la Fiscalía General de la Nación.

Estos beneficios obligaban a los turistas a pagar elevadas tarifas. Durante dos años, la banda acumuló ganancias significativas sin temor a ser descubierta, gracias a la colaboración de al menos dos agentes de policía que formaban parte de su nómina y les daban vía libre para actuar sin sospecha, sin embargo, ya venían siendo investigados por un equipo especializado.

“Los elementos de prueba indican que las mujeres captadas para esta actividad ilegal eran trasladadas al sector de Manga y llevadas en embarcaciones a islas cercanas a Cartagena, donde se organizaban fiestas y se cumplían los encuentros sexuales en medio del consumo de estupefacientes y condiciones indignas”, añadió el ente acusador.

Dentro de los delitos a imputar, destacan la trata de personas, inducción a la prostitución con fines de lucro y concierto para delinquir con fines de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, los cuales fueron impuestos a los capturados e incluso, a los uniformados que están involucrados con el proceso.

La Fiscalía sostuvo: “Cinco de los procesados recibieron medida de aseguramiento en centro carcelario, ellos son: Cristian Ariel Peña Puello, Jaime Luis Púa Cohen, Eliécer San Martín Cervantes y Fabricio Abel Oro Castelar. Otras dos personas deberán permanecer privadas de la libertad en sus lugares de residencia, entre ellas un integrante de la Policía Nacional identificado como Jeimer Enrique Salón Rodríguez. Otro uniformado seguirá vinculado a la investigación”.