Encontraron cadáver de “mayor” de comunidad indígena que había sido reportado como desaparecido en el Cauca

Rogelio Chate había desaparecido el 29 de noviembre, mientras se trasladaba desde Caldono hacia el resguardo Pueblo Nuevo

Compartir
Compartir articulo
La comunidad indígena y líderes de diversas organizaciones hacen un llamado general a toda Colombia para que se unan en solidaridad tras este lamentable suceso, con el fin de denunciar y tomar medidas frente a las agresiones que vienen sufriendo los pueblos nativos en el Cauca - créditos Colprensa
La comunidad indígena y líderes de diversas organizaciones hacen un llamado general a toda Colombia para que se unan en solidaridad tras este lamentable suceso, con el fin de denunciar y tomar medidas frente a las agresiones que vienen sufriendo los pueblos nativos en el Cauca - créditos Colprensa

Un lamentable hallazgo realizaron las autoridades en el departamento del Cauca. En el municipio de Santander de Quilichao , fue encontrado el cuerpo sin vida de Rogelio Chate Peña, líder indígena y exgobernador del resguardo indígena de Pueblo Nuevo.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

El sabedor espiritual, como era llamado por el Consejo Regional de Indígenas del Cauca (Cric), había sido reportado como desaparecido desde el 29 de noviembre, después de salir al mediodía de Caldono hacia Pueblo Nuevo.

Los principales sospechosos del homicidio del líder indígena serían los integrantes de las disidencias, comandadas por Iván Mordisco. De acuerdo con el comunicado de la Cric en el que se alertó el asesinato, el grupo terrorista estaba transitando por la zona en la que desapareció Rogelio Chate.

“Un grupo armado identificado con brazaletes de la Dagoberto Ramos de las FARC, paso por el sector poblado de Pueblo Nuevo y tomo en dirección de la vía por donde vieron por ultima vez al mayor Rogelio Chate. Al paso de este grupo armado, las autoridades les solicitaron que respetarán el territorio teniendo en cuenta que se realizaban el día de ayer varios eventos, como graduaciones en las sedes educativas”.
La comunidad indígena y líderes de diversas organizaciones hacen un llamado general a toda Colombia para que se unan en solidaridad tras este lamentable suceso, con el fin de denunciar y tomar medidas frente a las agresiones que vienen sufriendo los pueblos nativos en el Cauca, convocando a acciones que rechacen la violencia y promuevan la paz y la protección de los derechos y la autonomía de las comunidades indígenas - créditos Colprensa
La comunidad indígena y líderes de diversas organizaciones hacen un llamado general a toda Colombia para que se unan en solidaridad tras este lamentable suceso, con el fin de denunciar y tomar medidas frente a las agresiones que vienen sufriendo los pueblos nativos en el Cauca, convocando a acciones que rechacen la violencia y promuevan la paz y la protección de los derechos y la autonomía de las comunidades indígenas - créditos Colprensa

La comunidad indígena y las autoridades locales han manifestado un enérgico rechazo al asesinato, calificándolo de acto de “cobardía” que perpetúa la violencia hacia los pueblos originarios y sus sistemas de gobierno tradicionales.

“Convocamos la solidaridad de todos los pueblos indígenas de Colombia y de los sectores sociales para acompañar a su familia y a la comunidad en esta dolorosa perdida y para movilizarnos en contra de esta agresión sistemática contra la población civil y las estructuras tradicionales de autoridad de los pueblos indígenas del Cauca”, se aprecia en el comunicado emitido desde la Cric.

De igual forma desde el resguardo se ha realizado un llamado a las 139 autoridades indígenas del Cric para que se sumen en repudio a este hecho violento y en solidaridad hacia la familia dilecta y su comunidad.

Alerta de la Defensoría del Pueblo por desplazamiento forzado en Bolívar

La Defensoría del Pueblo informaron sobre el desplazamiento forzado de unas 560 familias en el sur del departamento de Bolívar debido a enfrentamientos armados. Las familias afectadas, provenientes de Santa Rosa del Sur, Arenal, Morales y Montecristo, se han desplazado hacia la ‘Y de San Luquitas’, huyendo de una crisis humanitaria que ha provocado el abandono de sus hogares. Las autoridades han identificado a los responsables de los disturbios, lo que ha llevado a un despliegue de fuerzas militares en la zona de la Serranía de San Lucas para restablecer el control territorial.

Para enfrentar la crisis, se ha anunciado la movilización de seiscientos uniformados, incluyendo unidades de la Fuerza Aérea, Gaula Élite, y de combate fluvial de la Armada Nacional. El general Helder Fernán Giraldo Bonilla, comandante de las Fuerzas Militares, ha ordenado esta acción, a la cual se sumarán próximamente soldados profesionales y técnicos especializados en diversas ramas de la seguridad y defensa.

La Defensoría del Pueblo solicitó al Gobierno nacional atender con urgencia la situación y ha convocado una reunión interinstitucional en la ‘Y de San Luquitas’ para coordinar la asistencia humanitaria adecuada. Se espera que las distintas entidades estatales proporcionen la ayuda necesaria conforme a sus competencias. Esta crisis subraya la complejidad del conflicto armado en Colombia, donde el Clan del Golfo, con un estimado de 250 a 270 hombres armados, las disidencias de las Farc, con 120 a 130 combatientes, y ELN con 45 hombres armados, mantienen un ambiente de inseguridad y violencia.