Una niña desapareció en Bogotá cuando iba a la casa de su abuela: esto es lo que se sabe del misterioso caso con base en los videos

Las autoridades ya se encuentran rastreando a la menor de edad con la ayuda de las cámaras de seguridad del barrio El Muelle

Compartir
Compartir articulo
Menor de edad desaparecida en barrio de la localidad de Engativá (Bogotá) | Crédito: Revista Semana vía X
Menor de edad desaparecida en barrio de la localidad de Engativá (Bogotá) | Crédito: Revista Semana vía X

Los padres de Eva Luna España Navarro, una niña de ocho años, están angustiados y buscan desesperadamente a su hija, quien desapareció en circunstancias misteriosas en el barrio El Muelle, en la localidad de Engativá, Bogotá.

Según el relato de Karen Navarro, la madre de Eva Luna –que entregó al medio de comunicación colombiano Revista Semana–, la niña salió de la casa alrededor de las 5:00 de la tarde con destino al parque, pero desde entonces su paradero es desconocido. La familia almorzó y se acostó a dormir, y cuando despertaron, descubrieron que la pequeña ya no estaba en casa.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

“En la mañana me dijo que quería ir al parque con la bicicleta, pero le dije que no se podía. Después del almuerzo, se fue al cuarto a tocar piano, se quedó dormida, la arropé y me fui a descansar con mi esposo, pero luego la niña se salió”, explicó Karen a ese medio de comunicación.

Un video de las cámaras de seguridad muestra a Eva Luna cerca de su casa, aparentemente dirigiéndose al parque. Las cámaras también captan su llegada al parque, donde juega por un tiempo y luego corre cerca de su colegio, Las Mercedes.

En las imágenes, Eva Luna ingresa a la Parroquia María Auxiliadora de Engativá acompañada por una mujer mayor de entre 60 y 70 años. Después de las 6:00 de la tarde, la mujer y la niña desaparecen y no se sabe nada más de su paradero.

A pesar de la búsqueda de las autoridades y la cooperación de la comunidad, los padres de Eva Luna están desconcertados y esperan hablar con el párroco para obtener más información. Aunque es posible que la mujer mayor haya llevado a la niña por seguridad, la madre se pregunta por qué no se han comunicado hasta ahora, ya que la niña tiene el número de teléfono de su mamá.

Cifra de niños desaparecidos en Bogotá

Bogotá enfrenta una situación preocupante con la niñez. Según cifras entregadas por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre enero y mayo de 2023, se han reportado 319 desapariciones de niños, niñas y adolescentes en la capital del país. Del total de casos, existen 139 menores, de los que no se tiene ningún rastro de su paradero, mientras que otro niño fue encontrado muerto por las autoridades, otros 180 lograron regresar a sus hogares.

En una radiografía más detallada, los datos señalan que los adolescentes entre 15 y 17 años son los que mayor índice de desaparición presentan con un total de 152 casos, seguido de los menores de 10 a 14 años con 139 reportes. La lista la cierran los niños y niñas de cero nueve años que ya suman 28 casos. De igual forma, las localidades más impactadas con este fenómeno las lideran Ciudad Bolívar, Bosa y Kennedy.

Preocupa también que la mayoría de desapariciones se han dado en medio de los ambientes naturales de los menores; es decir, en el barrio donde reside, cerca de su entorno escolar o en lugares que frecuenta periódicamente, lo que supone que en muchas ocasiones se trate de raptos bajo engaños, forzosos o violentos, según aseguró César Salamanca, líder social de Bogotá y promotor del movimiento social Bogotá por la Niñez.

“Cuando se muere la esposa te dicen viudo, cuando se muere tu papá te dicen huérfano, pero cuando se te muere un hijo no hay nombre, no hay categoría para eso, no hay una palabra que pueda simbolizar eso” indicó el líder.

Según Salamanca, el creciente número de desapariciones que reporta instituciones como Medicina Legal, sugiere que ya existe un patrón y que existen actividades, usualmente ilícitas, que promueven el extravío de los menores, principalmente porque existen economías ilegales que se lucran de los niños, niñas y adolescentes. “Hay mucha plata moviéndose a través de eso. Tiene que ser muy perverso lo que pase”.

Preocupa también que, dentro de los motivos por los que raptan a los menores, se encuentra la trata de personas para la mendicidad o la prostitución, adopciones ilegales en otros países o incluso para someterlos a vejámenes en otras ciudades, razón por la que desde el movimiento Bogotá por la Niñez se extendió una invitación a las familias para combatir estos delitos.