Cómo salir más rápido de deudas, ¿abonando a capital o a intereses?: le contamos

La mejor opción depende de la situación personal y del crédito que esté pagando la persona, por ende, debe entender muy bien cómo están sus finanzas

Compartir
Compartir articulo
En los casos que se registre una mora o retraso de la responsabilidad crediticia, la entidad financiera tendrá todo el derecho de aplicar esos abonos primero a los saldos que se encuentran con atraso - crédito particular Creditop
En los casos que se registre una mora o retraso de la responsabilidad crediticia, la entidad financiera tendrá todo el derecho de aplicar esos abonos primero a los saldos que se encuentran con atraso - crédito particular Creditop

Son varios los colombianos que registran deudas en bancos o cooperativa de ahorro y crédito, por lo que reducir el tiempo de la obligación se convierte en toda una odisea y más cuando no se conoce el cómo hacerlo de la mejor manera.

Para ir reduciendo las deudas, las entidades resaltan dos opciones: abono a capital o a intereses, la cuales son las dinámicas que apropia para distribuir el pago a la mensualidad del crédito.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Cabe recordar que, cuando se efectúa el pago de la cuota mensual de la deuda, una parte de la obligación se destina a reducir el capital (el monto prestado) y la otra parte es destinada a los intereses.

El experto en finanzas personales, Juan Camilo González, le sostuvo al Canal Institucional que cualquier persona y/o usuario de una entidad financiera que cuente con un crédito, puede realizar pagos extraordinarios o adicionales las cuotas que tiene.

González precisó que cuando un usuario hace ese tipo de abonos debe tener presente cuál es la política del banco para aplicar los pagos extraordinarios, que por lo general cada entidad financiera cuenta con unas por defecto.

Por tal razón, si el usuario no informa nada a la entidad financiera, el banco va a seguir las dinámicas de cobro que tienen, en otras palabras, esas acciones cubren primero los intereses que “sean causados del crédito hasta el momento en el que la persona hace ese abono”, aseguró González.

El experto indicó que, si la persona le precisa al banco que el pago a realizar se aplique directamente a capital, la entidad está en la obligación de llevar ese dinero a la disminución del valor que debe el usuario en el crédito.

Tal como lo explicó el especialista, ambos son abonos a la deuda; no obstante, el usuario y/o cliente es el que debe elegir e indicarle a la entidad bancaria cómo desea que el pago extraordinario sea aplicado.

¿En qué momentos se puede efectuar abonos extraordinarios?

Con base en el Fondo Nacional del Ahorro el pago de abonos extraordinarios se puede llevar a cabo en los siguientes casos:

  • Si el crédito tiene cuotas pendientes o valores causados de la cuota siguiente, primero se cobran estos valores, después se aplican según la solicitud.
  • Abono a capital con disminución de plazo: el plazo de terminación del crédito disminuye y se conserva la misma cuota.
  • Abono a capital con disminución del valor de la cuota: el valor de la cuota disminuye, pero el tiempo del plazo no se modifica.
  • Abono extraordinario aplicado a cuotas futuras: el valor será aplicado para cubrir las cuotas futuras que se causen, hasta agotar el total del pago extraordinario.

Pero, cuál es la mejor opción

Sobre esa línea, el sitio web de Pérez Lara señaló que la mejor opción depende de la situación personal y del crédito que se esté pagando. Así pues, la estrategia que resulta más confiable es el abono a capital para reducir el plazo.

“Sin embargo, es importante conocer la situación y entender si una cuota quedó muy alta al punto de comprometer dinero de ahorros o presupuesto para emergencias. En ese caso, es mucho más conveniente bajar el monto de la cuota mensual, para asegurar tener una vida tranquila y protegerse ante imprevistos” aclaró el sitio web.

¿En qué momentos el cliente no tiene derecho a abonar a capital?

El Canal Institucional advirtió que en los casos que se registre una mora o retraso de la responsabilidad crediticia, la entidad financiera tendrá todo el derecho de aplicar esos abonos primero a los saldos que se encuentran con atraso.

Posteriormente, el dinero sobrante sí será incluido como abono a capital, por ende, siempre que se cuente con un crédito y este se registre al día, el cliente podrá hacer su pago extraordinario y aplicarlo como mejor le impacte a sus finanzas.