El gobierno de Estados Unidos cree que Tesla debe cambiar el nombre de su sistema de conducción semiautónoma

El órgano de control del tránsito dice que llamar Autopilot a una tecnología que no es autónoma genera confusión en los usuarios, y puede ser el causal de gran parte de los accidentes que han sufrido los autos que fabrica Elon Musk

Guardar

Nuevo

A driver rides hands-free in a Tesla Motors Inc. Model S vehicle equipped with Autopilot hardware and software in New York, U.S. on Monday, Sept. 19, 2016. The latest overhaul of the car's operating system, known as Tesla 8.0, biggest change is how Autopilot shifts towards a heavier reliance on its radar than its camera to guide the car through traffic. Photographer: Christopher Goodney/Bloomberg via Getty Images
A driver rides hands-free in a Tesla Motors Inc. Model S vehicle equipped with Autopilot hardware and software in New York, U.S. on Monday, Sept. 19, 2016. The latest overhaul of the car's operating system, known as Tesla 8.0, biggest change is how Autopilot shifts towards a heavier reliance on its radar than its camera to guide the car through traffic. Photographer: Christopher Goodney/Bloomberg via Getty Images

Quizás sea a causa de la inmediatez de la vida moderna, pero hoy, adquirir un dispositivo electrónico y querer probar todas sus funciones en cuanto se tiene el primer contacto con él, es casi inevitable. Probablemente influya también la propia tecnología, que en el afán de hacer más fácil la vida de los usuarios, ha desarrollado los famosos sistemas intuitivos de modo tal que sea muy simple comprende su funcionamiento. Las personas, en general, ya no leen el manual del usuario como ocurría en otros tiempos, y contra eso nada se puede hacer.

Este tipo de situaciones también son un problema. En el caso de los autos, ya se ha comprobado que a pesar de la intención inicial del desarrollo de las asistencias a la conducción (ADAS) para mejorar la seguridad activa de los vehículos modernos, muchos automovilistas delegan en las máquinas la responsabilidad intrínseca de conducir un auto, confiando en que la Inteligencia Artificial se encargará de mantener el rumbo, la distancia con los otros vehículos, la velocidad constante y el chequeo del entorno.

Uno de los precursores de estas asistencias a la conducción tan desarrolladas que buscan como objetivo final la conducción autónoma de los vehículos es Tesla. Primero lo hizo con su sistema Autopilot y luego con el actual Full-Self Driving (FSD), una evolución muy sofisticada que llevó el Nivel 2 de asistencia al 2 plus actual, y que únicamente no se considera como Nivel 3 porque falta la homologación que les permita oficializarlo.

FILE PHOTO: An advertisement promotes Tesla Autopilot at a showroom of U.S. car manufacturer Tesla in Zurich, Switzerland March 28, 2018. REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo
FILE PHOTO: An advertisement promotes Tesla Autopilot at a showroom of U.S. car manufacturer Tesla in Zurich, Switzerland March 28, 2018. REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo

La gran pregunta es por qué otras marcas como Honda en Japón, o Mercedes-Benz en Alemania y en algunos estados como Nevada, en EE.UU. sí lo han conseguido y Tesla no. Y la respuesta está en la cantidad de accidentes que los autos de la marca liderada por Elon Musk han sufrido por no tener un conductor a cargo de los mandos de sus modelos.

“No creo que algo deba llamarse, por ejemplo, Autopilot (piloto automático), cuando la letra pequeña dice que debe tener las manos en el volante y los ojos en la carretera en todo momento”, dijo el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, en una entrevista con The Associated Press (AP). El ejecutivo que tiene bajo su control la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) dice que está preocupado por la comercialización del sistema de Tesla, que está siendo investigado por más de 30 accidentes desde 2016 a causa de los cuales se han producido al menos 14 muertes.

Buttigieg dijo que el Departamento de Transporte responsabilizará a Tesla o a cualquier otra empresa por cumplir con las normas federales de seguridad. “Veo esto como algo en lo que es muy importante ser muy objetivo. Pero cada vez que una empresa hace algo mal o un vehículo necesita ser retirado del mercado o un diseño no es seguro, estaremos allí”, advirtió.

A Tesla is seen slammed into the back of an unoccupied fire truck, in Culver City, California, U.S., January 22, 2018. Picture taken January 22, 2018. Culver City Fire Department/via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY.
A Tesla is seen slammed into the back of an unoccupied fire truck, in Culver City, California, U.S., January 22, 2018. Picture taken January 22, 2018. Culver City Fire Department/via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY.

En la mencionada entrevista, Buttigieg dijo que los vehículos autónomos tienen un enorme potencial para reducir las casi 40.000 muertes en las rutas que ocurren cada año en EE.UU. Pero dijo también que la tecnología aún no ha sido probada y “está lejos de ser automática aunque ese sea su potencial”.

Estas declaraciones son contrastantes con las que ha realizado apenas unas semanas atrás el propio Elon Musk, quién este martes se someterá a la reunión anual de inversores en la que se votará la continuidad de los directores ejecutivos. El magnate sudafricano ha dicho que “la tendencia es muy clara hacia la conducción autónoma total, y dudo en decir esto, pero creo que lo haremos este año”, señaló.

FILE PHOTO: Tesla CEO Elon Musk speaks about new Autopilot features during a Tesla event in Palo Alto, California October 14, 2015. REUTERS/Beck Diefenbach/File Photo
FILE PHOTO: Tesla CEO Elon Musk speaks about new Autopilot features during a Tesla event in Palo Alto, California October 14, 2015. REUTERS/Beck Diefenbach/File Photo

En febrero de este año, 363.000 Tesla debieron ser retirados de las calles o inhabilitados de usar el sistema FSD debido a fallas que la NHTSA encontró en situaciones como seguir derecho en una esquina mientras viaja por un carril exclusivo para doblar a la derecha, pasar un semáforo en amarillo sin la debida precaución o no responder a los cambios de límite de velocidad indicados en las señales de tránsito.

“Tanto los organismos externos, los estados y otras entidades reguladoras del lado del marketing, como nosotros desde la perspectiva de la seguridad del vehículo, siempre estamos prestando atención. Ningún vehículo a la venta hoy puede conducirse solo”, dijo Buttigieg.

Seguir leyendo

Guardar

Nuevo