Cinco históricos modelos que continuaron con la tradición de los cabriolet de Peugeot

Pasaron de moda pero aún siguen vigentes. Los descapotables cada vez son menos en el mercado, pero la marca francesa sigue tratando de ofrecer algún vehículo de estas características para mantener una tradición que cumple 90 años. Clásicos de diferentes épocas que siguieron la herencia Cabrio

El 306 fue uno de los modelos descapotables más lindos de la marca (Peugeot)
El 306 fue uno de los modelos descapotables más lindos de la marca (Peugeot)

Innovadores, fashion, excéntricos o distintos. Los automóviles cabriolet nunca pasaron desapercibidos en la industria automotriz porque gran parte de esos modelos fueron creados con ese mismo objetivo: el de convertirse en un vehículo diferente al resto de sus competidores.

Peugeot siempre fue una de las marcas que pusieron especial énfasis a este tipo de modelos, aunque los cabrio nunca lograron afianzarse como referentes del mercado. En los inicios de la producción en serie de los vehículos, los primeros que dominaron fueron los sedanes espaciosos; tiempo después los hatchback empezaron a tomar el control y hoy en día los SUV son los emblemas de las ventas mundiales. Los descapotables siempre fueron una opción adicional para posicionarse como una versión distintiva.

El 108 Top fue el último de los descapotables de Peugeot (Peugeot)
El 108 Top fue el último de los descapotables de Peugeot (Peugeot)

Desde el 401 Eclipse hasta el día de hoy, la firma francesa cuenta con ocho décadas de conocimiento en el segmento de los cabriolet, con modelos destacados como el 202, 404, 205 CJ, 306 o 308 CC. Más de 80 años de descapotables a lo largo de los cuales Peugeot mostró algunas versiones que pasaron a ser una pieza única para los apasionados de este tipo de siluetas.

Peugeot Eclipse: el pionero de los descapotables

En el Salón de París de 1934, Peugeot presentaba su sistema Eclipse sobre la base de un Peugeot 401. Gracias a esta innovación, y mediante un mando eléctrico, el techo podía retraerse y recogerse en el portaequipajes trasero del vehículo. Esta tecnología fue ideada por Georges Paulin junto al carrocero Marcel Pourtout. Este techo lo equiparon también futuros modelos como el Peugeot 402 o el Peugeot 601.

El primero de los descapotables de Peugeot (Peugeot)
El primero de los descapotables de Peugeot (Peugeot)

Peugeot 202 y su línea predecesora

Presentado en el Salón de París del año 1938, el 202 sorprendió al público asistente por sus líneas aerodinámicas y fluidas en una carrocería en la que predominaban las formas circulares y continúas. Además, se destacaba por su parrilla, que escondía sus dos faros. Una particularidad que le sirvió para obtener el sobrenombre de “auto bizco”.

El Peugeot 202, cuya producción industrial se detuvo por motivo de la II Guerra Mundial, contó con una variedad de siluetas destacable para la época, entre las que también se encontraba una cabriolet. Esta configuración permitía descapotar al vehículo plegando su techo de tela que, además, daba un aspecto bitono a su carrocería.

Las luces del 202 estaban escondidas dentro de la parrilla (Peugeot)
Las luces del 202 estaban escondidas dentro de la parrilla (Peugeot)

Su heredero, el 203, también gozó de una versión cabriolet que potenciaba la imagen de un modelo de frontal prominente, que en esta opción descapotable se estilizaba con la continuidad en las líneas. Esta tradición continuaría en la oferta de la marca para el segmento B, con la llegada del 204.

Peugeot 404: uno de los que se expuso en el cine francés

Según la marca, el 404 fue un vehículo de contrastes. Este modelo participó y se impuso en una de las pruebas de competición más duras, el East African Safari Rally, pero gracias al diseño de Pininfarina y la existencia de siluetas tan míticas como el 404 cabriolet, pasó a la historia por su belleza.

Uno de los modelos más glamorosos de Peugeot (Peugeot)
Uno de los modelos más glamorosos de Peugeot (Peugeot)

Sus líneas se adaptaban a todo tipo de conceptos. La forma en que los faros redondeados se integran en la carrocería, su parabrisas o el hecho de que su carrocería sea completamente recta, con un tercer volumen plano, le aportaban una imagen destacada. Tuvo muchas participaciones en películas del cine francés.

Peugeot 205: el ícono con tres versiones descapotables

Probablemente sea uno de los modelos más exitosos de la marca francesa. Ícono de varios generaciones, su condición de “mito” viene dada, en parte, por la existencia de versiones como su declinación GTi. Sin embargo, también dispuso de carrocerías descapotables. En concreto, existieron hasta tres versiones con este tipo de configuración: el Peugeot 205 CJ, el CTi y una transformación llevada a cabo por Emelba, que no pasó de ser una unidad prototipo.

El Peugeot 205 CJ surgió como una continuación de la silueta hatch, para dar lugar a un modelo descapotable de carácter accesible. Además, también recibió una modificación bajo la forma de edición especial Roland Garros.

La edición Roland Garros del 205 Cabrio (Peugeot)
La edición Roland Garros del 205 Cabrio (Peugeot)

Por su parte, el 205 CTi nace a partir del 205 GTi y estaba disponible con motorizaciones más potentes y heredaba, también, los rasgos de diseño con pasos de rueda más anchos, defensas que recorrían el chasis y modificaciones en las suspensiones.

Como curiosidad, en 1985 (dos años después del lanzamiento del 205), la empresa Emelba, un carrocero español, realizó una modificación de la versión cabriolet. Este proyecto constó de tan sólo una unidad, jamás se llegó a comercializar en serie pero su característica era que la capota quedaba integrada, una vez desplegada, dentro de la carrocería.

Tres décadas y el 205 Cabrio sigue teniendo un diseño novedoso (Peugeot)
Tres décadas y el 205 Cabrio sigue teniendo un diseño novedoso (Peugeot)

La tradición de modelos descapotables en la serie 200 de Peugeot continuó con los CC, las siglas que hacer referencia a los coupé-cabriolet, y que estuvo presente con el 206 CC y el 207 CC.

Peugeot 306 Cabriolet: 20 años no son nada

Más de 20 años después de su presentación, la versión cabriolet del 306 (diseñada por Pininfarina) sigue siendo uno de los modelos más bonitos de la industria automotriz para muchos amantes de este tipo de vehículos. Su techo eléctrico se plegaba completamente sin dejar ningún rastro de cara al exterior y a diferencia de sus antecesores, el 306 Cabriolet contaba con cuatro plazas en vez de dos.

Las líneas fluidas del 306 fueron reveladoras para esa época (Peugeot)
Las líneas fluidas del 306 fueron reveladoras para esa época (Peugeot)

A pesar de haber pasado su tradición al 307 CC y 308 CC, el 306 fue uno de los últimos descapotables de la marca francesa que se posicionó como un ícono. Sin demasiados cambios con respecto a la variante convencional, este modelo quedó en la mente de los aficionados gracias a pequeños detalles: como la gran variedad de opciones de colores para su carrocería exterior, el juego de contraste con la tapizado, la fluidez de sus líneas exteriores y la inclinación del parabrisas, que le ayudaba a ofrecer una sensación estilizada y modernista.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS