Las cámaras de seguridad captaron el ingreso del atacante a la casa de Nancy Pelosi, pero nadie las estaba mirando

La brutal agresión a Paul Pelosi ha provocado un debate urgente sobre la seguridad de los legisladores en medio de un aumento de las amenazas

Compartir
Compartir articulo
La entrada de la casa de Nancy y Paul Pelosi en la que se aprecia la rotura de los vidrios provocada por el intruso (via Reuters)
La entrada de la casa de Nancy y Paul Pelosi en la que se aprecia la rotura de los vidrios provocada por el intruso (via Reuters)

En el centro de mando de la Policía del Capitolio de EEUU, un puñado de agentes seguía su rutina a primera hora de la mañana del viernes, pasando por las transmisiones en directo de las 1.800 cámaras del departamento que se utilizan para vigilar el complejo del Capitolio, así como algunos puntos más allá, cuando un agente se detuvo. En una pantalla que mostraba una calle oscura a casi 5.000 kilómetros de distancia, las luces de la policía parpadeaban frente a la casa de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), según los funcionarios.

El agente de Washington DC se apresuró a sacar otros ángulos de cámara de los alrededores de la casa de Pelosi y comenzó a retroceder, viendo las grabaciones de los minutos anteriores a la llegada de la policía de San Francisco. Allí, en la cámara, aparecía un hombre con un martillo, rompiendo un panel de cristal y entrando en la casa de la presidenta de la Cámara Baja, según tres personas familiarizadas con la forma en que la Policía del Capitolio se enteró del robo y que han sido informadas o han visto el vídeo ellas mismas.

La llamada al 911 y el forcejeo que se produjo en el interior de la vivienda han dado lugar a acusaciones de intento de homicidio del marido de la oradora y de intento de secuestro de la misma, que es la segunda en la línea de sucesión a la presidencia. El incidente también ha puesto de relieve la inmensidad -y quizá la imposibilidad- de la tarea de las fuerzas del orden para proteger a los 535 miembros del Congreso en un momento en el que hay un número sin precedentes de amenazas contra ellos.

Si la Policía del Capitolio iba a detener un ataque en la casa de cualquier miembro del Congreso, quizás tenía la mejor oportunidad de hacerlo en la de Pelosi, según varios funcionarios y ex funcionarios de las fuerzas del orden, muchos de los cuales hablaron con The Washington Post bajo condición de anonimato porque el allanamiento sigue siendo investigado.

Te puede interesar: Estados Unidos anunció un aumento de la seguridad para los parlamentarios tras el brutal ataque al marido de Nancy Pelosi

Fuerzas de seguridad afuera de la casa donde ocurrió el ataque a Paul Pelosi (Reuters)
Fuerzas de seguridad afuera de la casa donde ocurrió el ataque a Paul Pelosi (Reuters)

La Policía del Capitolio instaló por primera vez cámaras alrededor de la casa de Pelosi hace más de ocho años; ella tiene un equipo de seguridad las 24 horas del día; y durante muchos meses después de los ataques del 6 de enero de 2021, un coche de la policía de San Francisco se quedó fuera de su casa día y noche. Pero horas después de que Pelosi dejara San Francisco la semana pasada y regresara a D.C., gran parte de la seguridad se fue con ella, y los agentes de Washington dejaron de vigilar continuamente las imágenes de vídeo fuera de su casa.

La seguridad selectiva y la falta de vigilancia activa a tiempo completo -incluso en la casa de la congresista más amenazada de muerte- reflejan las exigencias contrapuestas a las que se enfrentan las fuerzas del orden locales y federales, así como los equilibrios que los legisladores, sus familias y los funcionarios de seguridad han tratado de alcanzar en los casi dos años transcurridos desde el ataque al Capitolio.

La Policía del Capitolio ha estado trabajando para implementar más de 100 mejoras de seguridad recomendadas por expertos externos, incluyendo mejoras en la formación de los agentes, el equipamiento, los protocolos y la dotación de personal. Pero el departamento se ha enfrentado simultáneamente a un aumento de diez veces en las amenazas a los miembros del Congreso, que regresan regularmente a sus distritos de origen y se desplazan por todo el país.

En una declaración el martes, el jefe de la policía del Capitolio, Tom Manger, dijo que aunque se han producido mejoras -por ejemplo, el departamento está en vías de contratar 280 agentes más este año- el “clima político” del país va a necesitar “capas adicionales de seguridad física”.

Manger dijo que el departamento haría hincapié en añadir “redundancias” a las medidas que ya están en marcha para los líderes del Congreso, pero no quiso describirlas, diciendo que tenían que ser confidenciales para ser más eficaces.

Desde el ataque a Paul Pelosi, los legisladores han mantenido conversaciones informales sobre la inclusión de medidas de seguridad adicionales en un proyecto de ley de financiación del gobierno que debe ser aprobado antes de mediados de diciembre. La declaración de Manger del martes subió la apuesta, pero los miembros demócratas de la Cámara de Representantes y sus ayudantes reconocieron que los legisladores probablemente no elaborarán propuestas hasta después de las elecciones de mitad de mandato.

Te puede interesar: El atacante de la casa de Nancy Pelosi quería que fuera al Congreso en silla de ruedas: “Le iba a romper las rodillas”

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU Nancy Pelosi y su esposo Paul Pelosi (Reuters)
La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU Nancy Pelosi y su esposo Paul Pelosi (Reuters)

Las amenazas a los legisladores no son raras, pero han aumentado drásticamente en los últimos años. Desde 2016, cuando Donald Trump fue elegido presidente, las amenazas de violencia contra legisladores registradas por la Policía del Capitolio han pasado de unos 900 casos en 2016 a 9.625 en 2021. Mientras tanto, la proporción de amenazas que las autoridades federales persiguen para su enjuiciamiento penal en el mismo período osciló entre el 7% y el 17% de los casos remitidos por la Policía del Capitolio.

La Policía del Capitolio introdujo dos veces cambios en la seguridad de los miembros: tras el tiroteo de la representante Gabrielle Giffords (demócrata de Arizona) en 2011, y el tiroteo de 2017 que tuvo como objetivo a los legisladores republicanos que practicaban para el partido anual de béisbol del Congreso y que hirió gravemente al entonces jefe de la mayoría de la Cámara, Steve Scalise (La). Después de ese tiroteo, a los legisladores se les permitió gastar hasta 4.000 dólares en la instalación de sistemas de seguridad en sus oficinas de distrito en casa.

En los meses posteriores al 6 de enero de 2021, los demócratas de la Cámara de Representantes recordaron repetidamente a los líderes que sus arcas de campaña no eran suficientes para pagar la seguridad personal o las mejoras de sus hogares. El Congreso, a su vez, ha aprobado aumentos en los presupuestos de las oficinas de los legisladores individuales -permitiéndoles pagar por la seguridad privada para asistir a los eventos en casa- y reservó casi 5 millones de dólares en un fondo separado para permitir mejoras de seguridad en sus residencias personales.

A partir del 15 de agosto, los legisladores recibieron hasta 10.000 dólares para instalar sistemas de seguridad en sus hogares. Los legisladores tienen que trabajar con los funcionarios de seguridad del Capitolio o con su policía local para instalar dispositivos como cámaras de seguridad interiores y exteriores, sensores de movimiento, botones de coacción y monitores de ventanas, puertas y cristales rotos.

El atentado hizo que los legisladores compartieran consejos de seguridad

El lunes por la mañana, la diputada Verónica Escobar (demócrata de Texas) escuchó a un amigo que le rogaba: “No repartas caramelos de Halloween esta noche”. El ataque a Paul Pelosi sacudió a los legisladores del Capitolio que habían sobrevivido al 6 de enero y que habían visto una escalada de enfrentamientos físicos entre republicanos y demócratas desde entonces. Pero también tuvo a amigos y familiares preocupados por la seguridad de los legisladores, incluso en casa.

Tras un incidente amenazante en su barrio semanas antes del ataque del 6 de enero, Escobar colaboró con la Policía del Capitolio para asegurar su casa. Pero eso no impidió que sus hijos expresaran el viernes su preocupación por la necesidad de hacer más.

“Ya es un trabajo desafiante. Definitivamente es un privilegio y un honor, pero ahora hay diferentes consideraciones para servir que antes”, dijo Escobar. “Me siento muy culpable de que el trabajo que hago les cause estrés a veces”.

El ataque a Pelosi causó un revuelo en un texto de grupo entre los demócratas que estaban atrapados en la Cámara de Representantes el 6 de enero. Muchos estaban molestos por la violencia y buscaban consuelo. Los miembros comenzaron a intercambiar consejos sobre lo que habían hecho para asegurar sus bienes personales, animando a los padres a publicar menos fotos de sus hijos en las redes sociales para disminuir las posibilidades de identificación, y compartiendo las discusiones que han tenido con la familia en caso de que un ataque ocurra en la puerta de su casa.

(Reuters)
(Reuters)

La congresista Susan Wild (D-Pa.), que se encuentra en medio de una dura lucha por la reelección en un distrito oscilante, dijo que el ataque del viernes añadió estrés a una temporada de campaña ya agotadora. Con tanta concentración en sus campañas, dijo Wild, no ha habido “tiempo para ocuparse de mejorar nuestra seguridad” en casa, en el camino o legislativamente.

Algunos legisladores entienden que sería fiscalmente imposible proteger a los 535 miembros del Congreso, ya que para ello habría que aumentar la ya de por sí escasa fuerza de la Policía del Capitolio, pagar a esos agentes adicionales y coordinarse diariamente con la policía local.

La petición “urgente” de Manger el martes para calmar el clima político choca con la realidad de que su fuerza policial está dotada de personal muy por debajo de los niveles recomendados para proporcionar el tipo de protección necesaria a los legisladores, tanto en Washington como en todo el país.

Manger dijo que la Policía del Capitolio está en camino de cumplir su objetivo de contratar 280 agentes más para finales de año y de seguir ese ritmo el año que viene. El departamento tiene ahora algo más de 1.900 agentes, un poco más de los que tenía el 6 de enero, pero es una fracción de lo que necesita, según algunas estimaciones. Una revisión externa ordenada por Pelosi poco después del ataque de enero de 2021 encontró que había más de 230 vacantes en los dos meses posteriores a la insurrección y recomendó que la Policía del Capitolio aumentara eventualmente el tamaño de su fuerza en aproximadamente 850 agentes. Eso llevaría años, dado que unos 100 agentes se van o se jubilan cada año, y el cuerpo está aceptando ahora sólo a uno de cada 16 candidatos.

El resultado es un cuerpo de policía que ya está al límite, y que necesita más personal para asegurar adecuadamente el campus del Capitolio, de casi 60 acres, y proporcionar protección las 24 horas del día al creciente número de legisladores que se enfrentan a graves amenazas de violencia. El Congreso elevó el presupuesto de la Policía del Capitolio de 516 millones de dólares para 2021 a 708 millones de dólares recomendados para 2023, según el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

Después de las elecciones de mitad de período, los legisladores podrían debatir cuánto dinero más se necesita después de que el Congreso aprobara 2.100 millones de dólares en fondos de emergencia en el verano de 2021 para aumentar la seguridad en torno al Capitolio. También es probable que se debata si la seguridad se amplía a los miembros de la familia de los líderes en todo momento, o a sus hogares, según los asistentes familiarizados con lo que podría discutirse cuando los miembros regresen.

Los legisladores han elogiado a la Policía del Capitolio por ser accesible siempre que han pedido consejo en los últimos años. En los días transcurridos desde el atentado contra Paul Pelosi, los altos cargos del Congreso y Manger han recordado a los preocupados legisladores los recursos de que disponen para su seguridad personal en casa y para sus oficinas en sus distritos.

El representante Rodney Davis (Ill.), el republicano de mayor rango en el Comité de Administración de la Cámara de Representantes y un sobreviviente del tiroteo de 2017, cuando se le preguntó si era necesaria más financiación, dijo que corresponde a los líderes, más que nunca, alertar a los miembros sobre lo que está disponible para ellos.

“Los demócratas tienen que trabajar con la oficina del sargento de armas para agilizar inmediatamente las mejoras de seguridad en los hogares de los miembros interesados”, dijo. “He sido testigo de la violencia política de primera mano, y la seguridad tiene que ser una prioridad para todos los miembros en casa”.

David DePape, el agresor
David DePape, el agresor

Las amenazas contra Pelosi son únicas

Mientras que otros miembros del Congreso pueden enfrentarse a amenazas episódicas, Pelosi es el objeto de las amenazas de muerte más violentas contra cualquier legislador, y su volumen es elevado y continuo, dijo un funcionario de las fuerzas del orden.

La policía atribuye la magnitud de las amenazas a su demonización por parte de los republicanos, a su condición de mujer y a que es la segunda en la línea de sucesión a la presidencia. Tiene un destacamento de protección de dos a tres agentes de seguridad diplomáticos de la Policía del Capitolio allá donde viaja, incluso dentro del Capitolio, así como un agente de policía que hace de chófer, dijo el funcionario.

Diez miembros de la cúpula de la Cámara de Representantes y del Senado reciben detalles de la Policía del Capitolio a tiempo completo cuando viajan, aunque el de Pelosi es el más numeroso en función del volumen comparativamente alto de amenazas continuas contra ella. Otros dos legisladores tienen actualmente detalles de seguridad debido a recientes amenazas de muerte específicas.

La Policía del Capitolio determina cuándo los legisladores que no están en el liderazgo o en la línea de sucesión reciben protección, basándose en la gravedad de las amenazas contra ellos. A lo largo de los años ha sido habitual ver a los miembros del Capitolio con agentes caminando junto a ellos a todas partes. El senador Marco Rubio (R-Fla.) tuvo seguridad personal en 2017 después de una amenaza de muerte que vino de Venezuela, mientras que los objetivos liberales como las congrseistas Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York) e Ilhan Omar (demócrata de Minnesota) suelen aparecer con seguridad.

Los miembros de la comisión de investigación del Congreso del 6 de enero reciben protección de seguridad de la Policía del Capitolio cuando están en Washington y protección de las fuerzas del orden locales cuando están en sus distritos de origen.

Lo que preocupa a la Policía del Capitolio es que las amenazas contra Pelosi han sido incesantemente altas, y aumentaron considerablemente después de que Trump asumiera el cargo en 2017.

Cuando Pelosi se aloja en su residencia de San Francisco, los agentes vigilan activamente las transmisiones de las cámaras externas para garantizar la seguridad del perímetro, según un funcionario. Un antiguo miembro de alto rango de la Policía del Capitolio dijo que las cámaras se instalaron simultáneamente en las casas de los líderes del Congreso hace muchos años, durante la presidencia del representante John A. Boehner (republicano de Ohio). La calidad de las cámaras ha mejorado a lo largo de los años, así como la capacidad de la Policía del Capitolio para mantener un archivo de vídeo de las grabaciones.

Pero las amenazas contra Pelosi han aumentado exponencialmente desde entonces.

La seguridad se reforzó durante meses después de que su casa fuera objeto de vandalismo con pintura en aerosol, sangre falsa y una cabeza de cerdo en los días previos al ataque del 6 de enero en el Capitolio. Además de la residencia de Pelosi, los vándalos también pintarrajearon la casa del entonces líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), después de que el Congreso levantara la sesión sin aprobar un proyecto de ley de cheques de estímulo de 2.000 dólares.

Funcionarios del Departamento de Policía de San Francisco declinaron repetidamente hacer comentarios sobre las medidas de seguridad en torno a la casa de Pelosi en el elegante barrio de Pacific Heights de la ciudad, incluyendo si había un sistema de alarma en la residencia que hubiera activado una alerta con el departamento.

Los funcionarios de la policía de San Francisco también se enfrentan a crecientes preguntas a nivel nacional y local, incluso de los vecinos de Pelosi, sobre por qué no había una presencia más consistente fuera de la casa de la presidenta, dada la intensidad de las amenazas que ella y otros legisladores han enfrentado, así como los incidentes anteriores en la residencia. Desde el viernes, según los vecinos, al menos tres coches patrulla de la policía de San Francisco se han situado en el exterior de la residencia, junto con todoterrenos negros sin distintivos y agentes de seguridad vestidos de civil, lo que suele ser una señal de que la presidenta está en casa.

La casa de Pelosi también está protegida por un sistema de seguridad privado, dijeron dos personas. Cuando se dispara, esa alarma se supone que notifica a la policía de San Francisco y, en segundo lugar, a la Policía del Capitolio, añadió una de ellas.

El viernes, la Policía del Capitolio no recibió ninguna alerta de la empresa de seguridad doméstica, añadió esa persona. No estaba claro si el sistema estaba armado en el momento del robo.

Funcionarios del Departamento de Policía de San Francisco declinaron repetidamente comentar si había un sistema de alarma en la casa y si el departamento recibió una alerta sobre el robo además de la llamada al 911.

© The Washington Post 2022

Últimas Noticias

Tentativa de feminicidio en Arequipa: piden pena máxima para hombre que atacó a joven y a su madre

De enero a marzo, se han reportado 56 intentos de feminicidio. La familia de las víctimas denuncia que el sujeto acosaba a una de ellas y exige que cumpla condena en prisión
Tentativa de feminicidio en Arequipa: piden pena máxima para hombre que atacó a joven y a su madre

Designan a nuevo director ejecutivo de Qali Warma en medio de reiteradas denuncias por presunta intoxicación

Esta vez, se nombró al médico Pedro Ripalda Ramírez, quien asume el cargo tras la renuncia de María Moreno Saavedra
Designan a nuevo director ejecutivo de Qali Warma en medio de reiteradas denuncias por presunta intoxicación

Perú vs Colombia Sub 20 Femenino: día, hora y canal confirmado del partido por la fecha 1 del hexagonal final

El combinado nacional iniciará su camino en una nueva etapa del certamen continental cuando se enfrente a la escuadra ‘cafetera’. Conoce todos los detalles del emocionante cotejo.
Perú vs Colombia Sub 20 Femenino: día, hora y canal confirmado del partido por la fecha 1 del hexagonal final

HOY, a qué hora juegan Alianza Lima vs Colo Colo: en Chile por fecha 3 del Grupo A de la Copa Libertadores 2024

Los dirigidos por Alejandro Restrepo deberán ganar de visita para seguir con posibilidades de clasificar a octavos de final en el torneo Conmebol. Conoce los horarios del partidazo en Santiago.
HOY, a qué hora juegan Alianza Lima vs Colo Colo: en Chile por fecha 3 del Grupo A de la Copa Libertadores 2024

Camilo Pulgarín reveló cómo salió del clóset y porqué terminó con su primer novio: “Yo era todo lo incorrecto”

El creador de contenido antioqueño que participa en ‘La casa de los famosos Colombia’ compartió la razón que lo llevó a confesarle a sus padres que era homosexual, así como también compartió su primera experiencia amorosa con un hombre
Camilo Pulgarín reveló cómo salió del clóset y porqué terminó con su primer novio: “Yo era todo lo incorrecto”
MÁS NOTICIAS