Mickey Paulk ha sido encarcelado más de una docena de veces. Actualmente se encuentra prófugo de la justica, que busca arrestarlo por cargos de posesión de drogas y armas. Sin embargo, el hombre asegura que es un amante de los animales.

"Mi ardilla es la más mimada de todas las mascotas, más allá de lo que cualquiera pueda imaginar", dijo el fugitivo al Washington Post en una entrevista telefónica. "Tiene muy buena vida".

Paulk y su mascota inusual han estado en el centro de atención desde el lunes, cuando las autoridades del condado de Limestone, Alabama, lo acusaron de mantener a una "ardilla de ataque" en una jaula y alimentarla con metanfetamina para que se mantuviera agresiva. La historia llegó a los titulares de EEUU, pero Paulk insiste en que crió a la ardilla como si fuera su propio hijo, al que alimentó con biberón cada pocas horas y al que mantuvo caliente con una almohadilla eléctrica cuando nació, y aseguró que cualquier acusación de lo contrario es calumnia. Según él, a su mascota ni siquiera le gusta cuando la gente fuma alrededor de ella.

"La ardilla no es adicta a la mefantefamina", insistió. "Honestamente, creo que eso la mataría".

Paulk y su ardilla, a quien llamó Deeznutz, han tenido un par de días salvajes. Según el Decatur Daily, los oficiales de narcóticos del Condado de Limestone fueron informados sobre la ardilla durante una investigación de drogas, y se presentaron con una orden de registro el lunes. Tomaron del apartamento una cantidad no especificada de metanfetamina, parafernalia de drogas, municiones y armaduras corporales, y confiscaron al animal. Paulk no estaba allí, pero otro hombre que estaba en su departamento fue arrestado y acusado de posesión de sustancias prohibidas.

Paulk ha sido encarcelado más de una docena de veces (Foto: Facebook)
Paulk ha sido encarcelado más de una docena de veces (Foto: Facebook)

"Bienvenido al sur, amigo", le dijo un vecino a los reporteros del Washington Post. "Aquí tenemos ardillas hasta el culo de metanfetamina".

De hecho, el Daily informó que era imposible confirmar el supuesto uso de metanfetamina del animal: los oficiales no encontraron ninguna droga en su jaula y no había manera de probar con seguridad su consumo de metanfetamina. Pero debido a que es ilegal tener una ardilla como mascota en Alabama, no podían simplemente dejarla allí. La criatura parecía saludable y no estaba demacrada, por lo que la policía la liberó en una zona boscosa cercana.

Paulk, por su parte, afirma que se había mudado del apartamento varias semanas antes porque no quería "seguir viviendo con el mismo estilo de vida". Su nombre no estaba en el contrato de arrendamiento. La ardilla iba a ser lo último que se mudaría a su nuevo lugar, porque su nuevo compañero de cuarto tenía un gato que él pensó que podría asustarlo. Él había regresado a su viejo departamento todos los días para ver cómo estaba la ardilla y para alimentarla, le dijo a The Post, pero el contrabando que la policía encontró no era suyo.

"Los cargos que pesan sobre mí son tan falsos como la historia de la ardilla que consume metanfetaminas", aseguró.

Después de enterarse que la policía había liberado a la ardilla en el exterior, Paulk volvió para tratar de encontrar a su compañero nervioso. Él nunca había planeado adoptar una ardilla en primer lugar, pero hace aproximadamente un año, mientras trabajaba para una empresa cortando árboles, la cría se cayó de una rama. Paulk, cuyas mascotas anteriores incluían un mapache y una tarántula, se llevó a la pequeña criatura a casa. Durante las siguientes seis semanas, se despertó cada dos horas para darle una fórmula y asegurarse de que la almohadilla térmica funcionaba. Finalmente, entrenó a la ardilla para que usara una caja de arena, durmiera en una hamaca y comiera papas fritas y chocolates M&M. Cuando el animal comenzó a tener convulsiones, Paulk lo llevó a un veterinario que le diagnosticó una deficiencia de calcio y le dijo a Paulk que redujera las nueces y las semillas, y le diera a la ardilla más calabaza y aguacates.

Paul y su ardilla durante una transmisión en Facebook (Foto: FB)
Paul y su ardilla durante una transmisión en Facebook (Foto: FB)

Paulk le dijo a The Post que no iba rendirse hasta encontrar a su ardilla. La criatura había estado viviendo en cautiverio desde que tenía pocas horas de vida y seguramente moriría si se la dejaba sola en la naturaleza. Al regresar a la escena donde ocurrió la redada de drogas, Paulk escuchó un grito que provenía de un árbol de unos 30 metros de alto. Era su mascota. "Una vez que vio que era yo, bajó", dijo. "Saltó sobre mi brazo, nos subimos al auto y nos fuimos".

Mientras tanto, las noticias sobre la ardilla adicta a la metanfetamina se habían vuelto virales, y cada vez se era más grande el número de animalistas indignados. Un vecino le dijo al Washington que creía que Paulk estaba "enfermo" y que debería estar encerrado en una jaula. "Creo que el tipo es analfabeto", comentó otro vecino. "No está pensando del todo claro. Debe tener un tornillo zafado".

El martes por la noche, Paulk inició una transmisión en vivo en Facebook para defenderse de las acusaciones. Mientras hablaba acariciaba suavemente a la ardilla de ojos grandes. Declaró que los cargos contra él (posesión de drogas y armas) eran falsos. Y aunque su mascota podía ser mala, y ciertamente había mordido a algunas personas, no era una ardilla de ataque, aseguró. Si lo estaba, argumentó Paulk, "¿por qué la policía lo habría liberado en la naturaleza, donde podría herir a alguien?". Sin dejarse intimidar por las órdenes de detención, también llamó a una estación local de EEUU y les aseguró a los oyentes que la ardilla estaba bien. "Está en su hamaca en este momento, comiendo un trozo de apio", dijo.

La policía confirmó que Paulk era el del video, pero estaban menos seguros de que la ardilla era la misma que habían liberado en el bosque después de la redada de drogas.

"No sabemos si podría tener dos ardillas", dijo Stephen Young, un portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Limestone a la Associated Press. "Sólo sería especulación".

La madrugada del jueves, Paulk seguía siendo un hombre prófugo. Gracias a su nueva infamia, varios abogados lo han contactado, dijo, y planea entregarse una vez que haya resuelto la representación legal. Le dijo a The Post que estaba "lo bastante lejos para mantenerse a salvo", y que acababa de dejar a la criatura con "una persona autorizada que trata con ardillas y otras cosas" en Tennessee.

De lo contrario, temía que la policía pudiera sacrificar la ardilla una vez que estuviera bajo custodia.

"La echo de menos", dijo. "Por lo general la dejo dormir en algún lugar cerca de mi cama. La echo mucho de menos".