(The Washington Post / Katherine Frey)
(The Washington Post / Katherine Frey)

Alexandria (Virginia) – A casi cinco metros del suelo, entre barro y arena, uno puede extender la mano y tocar los restos de un barco, o tres, que datan de 1798 y que se hundieron mientras ayudaban a crear nuevas tierras en el próspero puerto comercial de esta ciudad.

La madera húmeda se secó por última vez cuando el residente local George Washington acababa de retirarse de la presidencia para ir a Mount Vernon, en una época anterior a la invención de la instalación de tuberías interiores, la iluminación de gas o la locomotora de vapor.

El principal arqueólogo de la ciudad dijo que a los barcos recientemente descubiertos conforman "uno de los sitios arqueológicamente más importantes de Virginia", en especial en un entorno urbano. Fueron hallados hace unas semanas por un equipo en una casa adosada y en un proyecto de condominio en Robinson Landing, a lo largo del río Potomac.

El barco más grande y mejor conservado fue descubierto el 29 de marzo en Alexandria (Virginia). Permanece parcialmente enterrado, pero parece tener unos 7,60 metros de ancho y 14 metros de largo.

(The Washington Post / Katherine Frey)
(The Washington Post / Katherine Frey)

Los otros dos barcos, que se encuentran a lo largo del lado este del sitio de construcción y no son visibles desde la calle, se encontraron el 9 y el 16 de marzo.

En enero de 2016 se desenterró un cuarto barco histórico, a una cuadra al norte a lo largo del paseo marítimo, mientras se construía el nuevo Hotel Indigo.

Los especialistas también han desenterrado alrededor de 100.000 artefactos: la base de un molino harinero, monedas extranjeras de Irlanda, Inglaterra, Francia y España, piezas de cerámica, botellas y huesos de animales.

"Sabíamos que encontraríamos algo, pero tres (buques) es mucho", dijo Dan Baicy, director de campo de la exploración.

Los barcos eran probablemente mercantes comunes, según los arqueólogos, aunque sus astas reforzadas (piezas de madera curvadas que forman la parte inferior del bastidor de un barco) podrían significar que llevaban carga pesada o equipo militar.

Se usaron en el paseo marítimo, junto a los muelles de mamparo, para contener el suelo y convertir la cala original llamada Point Lumley en tierra que albergara almacenes, molinos y otros edificios comerciales.

Los barcos se mantienen húmedos porque cada momento que están expuestos al aire seco causa deterioro, según cuenta Eleanor Breen, arqueóloga de la ciudad en funciones. La madera está empapada y cubierta por la noche. Una vez documentada la ubicación original, las maderas serán llevadas a un almacén cercano, donde permanecerán bajo el agua hasta que los funcionarios de la ciudad decidan qué hacer con ellas.

Alexandria todavía recauda dinero para la conservación del barco del Hotel Indigo, que los residentes pudieron ver a medida que fue descubierto.

Carole Cloyd, que ha vivido cerca del lugar desde 1998, hizo una pausa en su caminata diaria con su esposo, un oficial retirado de la Fuerza Aérea, para decir que estaban encantados con los descubrimientos.

"Los hemos visto desenterrar, tapar, desenterrar, y tapar", decía mirando las costillas del barco. "Es increíble, es historia en ciernes", manifestaba.