Militares venezolanos se niegan a combatir a la guerrilla: la Fuerza Armada desplegó una campaña para elevar la moral de la tropa

Un sargento primero del Ejército dijo a Infobae que “da miedo ir a que nos maten”. El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, habló con cada uno de los uniformados heridos

Padrino López visitó el hospital militar

El Ministro de la Defensa se sumó, el 5 de mayo, a la lista de miembros del Alto Mando Militar que han debido ir a la frontera para levantar el ánimo y la moral de sus subalternos, después de los números rojos que, para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), ha significado la Orden de Operaciones Escudo Bolivariano 2021 a la Orden de Operaciones “Negro Primero en Defensa de la Soberanía de la Patria”, que en Apure le ha costado por lo menos 20 soldados muertos, entre oficiales y tropa de varios componentes.

Poco después del inicio de los sucesos de Apure, varios militares fueron detenidos, al descubrirse que tenían comunicación y relación con integrantes de las FARC-Gentil, al mando de alias Arturo y alias Ferley, que tienen varios campamentos en la zona. Hasta ahora no hay ningún oficial superior que también mantenía contacto y cruce de información con los guerrilleros colombianos y permitían el funcionamiento de ellos en la zona y sus actividades de narcotráfico, contrabando, cobro de vacunas, secuestros, entre otros.

El 30 de abril, el Alto Mando Naval Ampliado analizó el Apresto Operacional de la Armada
El 30 de abril, el Alto Mando Naval Ampliado analizó el Apresto Operacional de la Armada

La negativa de los soldados a ir a la zona de combate se intensificó después del ataque de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de la fracción liderada por Gentil Duarte, el fin de semana del 23 y 24 de abril en el sector La Capilla del estado Apure, donde murieron por lo menos ocho militares, hubo gran cantidad de heridos y hay otros desparecidos.

El miércoles 5 de mayo el comandante general de la Armada Bolivariana, Almirante William Serantes Pinto, se presentó, en visita institucional, al Hospital Militar de San Cristóbal, estado Táchira, para chequear la situación de los militares que fueron heridos en los combates contra la guerrilla en Apure, y que en el atentado más reciente le costó la muerte de por lo menos cuatro militares de su componente: teniente de Navío Naywill Torres Moreno, S1 Álvaro Rafael Mariño Ostos, S2 Michael Miguel Medina Sequera y S1 (ARB) Luis David Lira Negrón, además de una importante cantidad de heridos.

El ministro en la visita a los heridos por las FARC en Apure
El ministro en la visita a los heridos por las FARC en Apure

También el Ministro

Al día siguiente, 6 de mayo, el titular castrense, GJ (Ej) Vladimir Padrino López, también visitó el fronterizo estado Táchira, llagando vía aérea al aeropuerto de Paramillo, para después dirigirse al hospital militar Cap. (AV) (F) Guillermo Hernández Jacobsen, ubicado en San Cristóbal. Ahí departió con el personal, dio un corto discurso y habló con cada uno de los militares heridos.

En el centro asistencial, al que acudió acompañado del jefe de la Región Estratégica Operacional (REDI) de Los Andes, MG Ovidio de Jesús Delgado Ramírez, Padrino habló del apresto operacional y de la moral combativa de la FANB.

Dijo el Ministro que “Nicolás Maduro ha enviado su saludo comprometido y patriótico a estos héroes de la patria. Soy testigo del coraje de nuestros guerreros, que colocando sus vidas por delante han defendido la soberanía nacional en Apure. ¡Estoy orgulloso de ustedes!”

En el caso del Comandante Estratégico Operacional, almirante en jefe Remigio Ceballos Ichaso, que fue envido hace días al estado Apure, dijo: “Seguiremos combatiendo contra los enemigos de la Patria, conquistando victorias y logrando capturar a todos los grupos narcotraficantes terroristas colombianos, con la firme convicción de honrar a nuestros patriotas”.

El Comandante de la Armada, almirante William Serantes, visitó el Hospital Militar del Táchira el 5 de mayo
El Comandante de la Armada, almirante William Serantes, visitó el Hospital Militar del Táchira el 5 de mayo

No voy

Da miedo ir a que nos maten”, le dijo a Infobae un sargento primero del Ejército. “Muchos de la promoción están molestos, porque lo poco que se sabe es por lo que publican en las redes y aquí en el comando no se menciona nada, es como si no hubiese pasado nada. No quieren ir a trabajar, no quieren que los manden. Hay amenazas que quien no quiera ir va preso, pero tendrán que hacer otras cárceles porque son muchos los que no quieren ir”.

“Está muy hermético todo. Ya ve que mi general Padrino fue a visitar a los heridos, porque ni a ellos los han tomado en cuenta. Y de los muertos ni siquiera se sabe cuántos son. El comandante de aquí dijo en la reunión que hubo para la evaluación regular que ese tema, el de Apure, no se iba a tocar. ¡Imagínese! Un curso me dijo que, si lo obligaban a ir, se fugaba, que no va a ir a que lo maten”.

Reconoce que lo que más les afecta el estímulo de ir a la frontera es “que la familia de uno queda en el desamparo. Mi mamá y mis dos hermanos pequeños dependen de mi y eso que yo no tengo hijos, pero tengo compañeros que deben mantener a sus hijos y eso sí es muy duro”.

El jefe del Ceofanb, en reunión con sus subalternos en Apure
El jefe del Ceofanb, en reunión con sus subalternos en Apure

“Uno se cansa de todo el tiempo escuchar lo mismo, que si el imperialismo, que si Duque, que si no hay dinero, que si lo que dicen los medios es mentira, que si lo que ocurre en Apure es por narcoparamilitares, pero entonces el presidente invitando a la guerrilla, se toman fotos con ellos. En la frontera se tenía el mapa de todos los grupos guerrilleros, los campamentos, sus contactos, ahora que no vengan a decir que no se sabía dónde estaban”.

“Ese es un problema que se dejó avanzar. Y cuando matan a los nuestros, muertos se quedan, ni siquiera aparecen sus nombres. A mí me gusta estar informado de lo que pasa y ¿cómo es posible que ni siquiera lloremos a nuestros muertos porque no sabemos quiénes son todos? Ahí mataron a un tronco de soldado, amigo del Zulia, era un maestro y ni siquiera lo han nombrado en nada”.

Finalmente reconoce que “vender gasolina o cualquier cosa se ha convertido en una manera de sobrevivir en la frontera, cuando antes no era así, porque mi papá, mi tío y mi abuelo también son militares y yo sé cómo era antes”.

SEGUIR LEYENDO: