(Videos: Univision Noticias)

"Nicolás Maduro dio orden de decomisar los equipos y grabación. Nos robaron cuatro cámaras y nuestro trabajo", afirmó Jorge Ramos no bien pisó Miami, luego de una larga noche de incertidumbre en Venezuela en la que primero fue retenido en le Palacio de Miraflores, robado y finalmente deportado.

Para Ramos, lo que pasó muestra la "naturaleza dictatorial" de Nicolás Maduro y le pidió que "tenga los pantalones" de emitir la entrevista que le "robó".

"Si esto nos lo hacen a nosotros imagínate lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos", subrayó el periodista de Univisión, quien enojó a Maduro con sus preguntas en una entrevista y como respuesta el Gobierno los retuvo a él y a su personal y les confiscó los equipos y los 17 minutos de entrevista que llevaban grabada.

Según contó el propio Ramos antes de abordar el avión que lo llevó a territorio norteamericano, la odisea comenzó luego del reportaje con Maduro, en el Palacio de Miraflores. "Fue una entrevista tensa, complicada. Le hice preguntas sobre la falta de democracia en Venezuela, sobre los abusos a los derechos humanos, sobre presos políticos, sobre la crisis humanitaria… Y, cuando le muestro un video de unos jóvenes comiendo de un camión de basura, ya no le gustó, trató de tapar el ipad donde yo le estaba mostrando la imagen, se paró, dijo que la entrevista había terminado y es ahí donde yo le digo a Maduro que eso, no contestar preguntas e irse, es lo que hacen los dictadores, no los demócratas", comenzó su relato Ramos.

Y siguió: "A los pocos segundos vino Jorge Rodríguez, el ministro de Comunicación venezolano, a decirnos que ellos no habían autorizado esa entrevista y escucho unas voces que dicen: 'Sáquenlo del palacio inmediatamente'. Dos agentes de seguridad me escoltan hacia la entrada del Palacio de Miraflores y ahí nos meten a un cuarto de vigilancia, donde nos arrancan el ipad, los celulares y apagan las luces para que nadie pudiera ver desde el exterior y para que nadie pudiera grabar".

"Él (Maduro) quería debatir pero al final no aguantó. Esta no es su entrevista. Ese material es de nosotros. Nos están robando nuestro trabajo. Esto nos corresponde a nosotros. Estamos exigiendo que nos entreguen las cámaras, el material de la entrevista y lo pondremos completo al aire para ver quién está diciendo la verdad", expresó, indignado, Ramos.

Luego contó que le quitaron su teléfono y se lo devolvieron en blanco: "Me quitaron mi teléfono celular y me lo entregaron a la 1 de la madrugada. Está totalmente en blanco, seguramente hackeado. Nunca más lo volveré a utilizar".

"Estoy seguro que ellos tienen todavía esa entrevista. Ellos estaban grabando simultáneamente con tres de sus cámaras en un estudio privado dentro de la sala de prensa. Esa entrevista no ha desaparecido, si no la quieren entregar es porque tienen miedo de ver lo que ocurrió durante la entrevista", concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: