"Oficial William Cansino. Adscrito a la FAES, Fuerza de Acción Especial de la Policía Nacional de Venezuela, no bolivariana. ¡De Venezuela! En el norte, el sur, el este y el oeste, ¡cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres!".

Con esas palabras, ya del lado colombiano de la frontera, un joven oficial de la temida FAES, también conocida como los 'escuadrones de la muerte' de Nicolás Maduro, anunció que se sumaba a la catarata de deserciones que, hasta el momento, suma unos 60 uniformados.  

De acuerdo con Cansino, "más del 80% de los funcionarios de la fuerza está en contra" del gobierno de Nicolás Maduro. De acuerdo con la autoridad migratoria, son trece los uniformados que han desertado, cuando se viven momentos de máxima tensión en la frontera.

Camiones transportando ayuda humanitaria
Camiones transportando ayuda humanitaria

Sesenta uniformados venezolanos han desertado y cruzado a Colombia este sábado, informó la autoridad migratoria colombiana en medio de una escalada de tensiones por el anunciado ingreso de ayuda esencial a Venezuela.

Son "60 miembros de las diferentes Fuerzas Armadas de Venezuela (que) han huido de la dictadura de Maduro por Norte de Santander y Arauca, durante el día de hoy", dijo Migración Colombia en un comunicado.

 

Las dos mujeres que estaban entre los desertores fueron "bienvenidas" por el presidente interino Juan Guaidó a través de un mensaje en su cuenta de Twitter. "Mandaron mujeres al frente, pensando que íbamos a agredirlas (…)", escribió.

En efecto, fuentes en el lugar de los hechos aseguran que son varios los integrantes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de Venezuela que cortaban el paso de la ayuda humanitaria por el Puente Internacional Simón Bolívar y desertaron este sábado antes de cruzar al lado colombiano de la frontera.

Un manifestante venezolano protestando contra la policía en la frontera (REUTERS/Edgard Garrido)
Un manifestante venezolano protestando contra la policía en la frontera (REUTERS/Edgard Garrido)

En los puntos fronterizos, varios venezolanos crearon un cordón humanitario que pretendía acompañar desde Cúcuta a camiones cargados con ayuda para Venezuela en su tránsito por el puente, pero que fueron frenados en medio por una hilera de policías que estaban equipados con escudos y equipos antidisturbios.

Al llegar al centro del puente los ciudadanos venezolanos pidieron a los policías que los dejaran pasar y les instaron a unirse a ellos.

Como respuesta, los policías lanzaron gases lacrimógenos contra los cientos de civiles apostados en el puente, que les respondieron lanzándoles piedras.

Por su parte, la policía colombiana no intervino en la situación y se mantuvo apostada en los puestos de Migración Colombia que están situados de manera permanente en el puente para controlar el paso fronterizo.

En el momento en que los miembros de la PNB comenzaron a abandonar la hilera y a cruzar la frontera, varios policías colombianos les escoltaron y fueron aplaudidos por los venezolanos congregados en la zona.

Los manifestantes también gritaron "la libertad duele" y se animaron a seguir adelante a pesar de los gases lacrimógenos.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: