A pesar de su fácil propagación, la variante Delta es débil contra los anticuerpos de la vacuna Pfizer

Investigadores de la Universidad de Washington probaron los anticuerpos contra cuatro variantes preocupantes: Alfa, Beta, Gamma y Delta. Doce de los 13 reconocieron Alfa y Delta; ocho reconocieron las cuatro variantes y uno no reconoció ninguna

La variante Delta se extiende en quienes no están vacunados - (REUTERS/Jose Luis Gonzalez)
La variante Delta se extiende en quienes no están vacunados - (REUTERS/Jose Luis Gonzalez)

La variante Delta del coronavirus se ha constituido en los últimos meses como la más dominante en varios países, incluso por encima de a Alpha o Beta. Pero a pesar de su irrupción como variante dominante de COVID-19 en Estados Unidos, México y gran parte del mundo, casi todos los anticuerpos producidos por la vacuna Pfizer son capaces de neutralizarlo, según un estudio publicado el lunes en la revista Inmunity, que subraya la protección que ofrecen las vacunas en una pandemia donde casi todos los casos, y prácticamente todos los casos graves, se encuentran entre los no vacunados.

Según un estudio de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, el trabajo se hizo para evaluar la amplitud de la respuesta de los anticuerpos al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19 y sus variantes más temidas.

Los expertos sostienen en la importancia de la generación de anticuerpos gracias a las vacunas contra COVDI-19 - (REUTERS/Brendan McDermid/File Photo)
Los expertos sostienen en la importancia de la generación de anticuerpos gracias a las vacunas contra COVDI-19 - (REUTERS/Brendan McDermid/File Photo)

El coautor principal Ali Ellebedy, PhD, profesor asociado de patología e inmunología, de medicina y de microbiología molecular y sus colegas, incluidos los primeros coautores Aaron Schmitz, PhD, un especialista en investigación; Jackson S. Turner, PhD, instructor en patología e inmunología; y Zhuoming Liu, PhD, científico de planta, extrajeron células productoras de anticuerpos de tres personas que habían recibido la vacuna Pfizer. Cultivaron las células en el laboratorio y obtuvieron de ellas un conjunto de 13 anticuerpos que se dirigen a la cepa original que comenzó a circular el año pasado.

Los investigadores probaron los anticuerpos contra cuatro variantes preocupantes: alfa, beta, gamma y delta. Doce de los 13 reconocieron alfa y delta, ocho reconocieron las cuatro variantes y uno no reconoció ninguna de las cuatro variantes. Los científicos miden la utilidad de un anticuerpo por su capacidad para impedir que el virus infecte y mate células en un plato. Se cree que los llamados anticuerpos neutralizantes que previenen la infección son más poderosos que los anticuerpos que reconocen el virus pero no pueden bloquear la infección, aunque tanto los anticuerpos neutralizantes como los no neutralizantes contribuyen a defender el cuerpo.

Los investigadores encontraron que cinco de los 13 anticuerpos neutralizaron la cepa original. Cuando probaron los anticuerpos neutralizantes contra las nuevas variantes, los cinco anticuerpos neutralizaron delta, tres neutralizaron alfa y delta, y solo uno neutralizó las cuatro variantes.

La vacuna de Pfizer/BioNTech ha demostrado ser efectiva para combatir la variante Delta (REUTERS/Denis Balibouse/File Photo)
La vacuna de Pfizer/BioNTech ha demostrado ser efectiva para combatir la variante Delta (REUTERS/Denis Balibouse/File Photo)

Virus débil

Frente a la vacunación, la variante delta es un virus relativamente débil. Si tuviéramos una variante que fuera más resistente como la beta pero se propagara tan fácilmente como delta, estaríamos en serios problemas”, afirmaron los científicos. En estudios anteriores, Ellebedy, había demostrado que tanto la infección natural como la vacunación provocan una producción duradera de anticuerpos. Pero la duración de la respuesta de los anticuerpos es solo un aspecto de la protección. La amplitud también importa.

Una respuesta de anticuerpos ideal incluye un conjunto diverso de anticuerpos con la flexibilidad de reconocer muchas variantes ligeramente diferentes del virus. La amplitud confiere resiliencia. Incluso si unos pocos anticuerpos pierden la capacidad de reconocer una nueva variante, otros anticuerpos del arsenal deberían seguir siendo capaces de neutralizarla.

Varios países recomiendan una tercera dosis para ancianos y personas frágiles (EFE/EPA/Guillaume Horcajuelo/Archivo)
Varios países recomiendan una tercera dosis para ancianos y personas frágiles (EFE/EPA/Guillaume Horcajuelo/Archivo)

El hecho de que Delta haya superado a otras variantes no significa que sea más resistente a nuestros anticuerpos en comparación con otras variantes”, dijo el coautor principal Jacco Boon, PhD, profesor asociado de medicina, microbiología molecular y patología e inmunología. “La capacidad de propagación de una variante es la suma de muchos factores. La resistencia a los anticuerpos es solo un factor. Otro es qué tan bien se replica la variante. Es probable que una variante que se replica mejor se propague más rápido, independientemente de su capacidad para evadir nuestra respuesta inmune. Entonces, delta está aumentando, sí, pero no hay evidencia de que sea mejor para superar la inmunidad inducida por la vacuna en comparación con otras variantes”.

El anticuerpo que neutralizó las cuatro variantes de interés, así como tres variantes adicionales probadas por separado, se denominó 2C08. En experimentos con animales, 2C08 también protegió a los hámsteres de la enfermedad causada por cada variante probada: la variante original, delta y una imitación de beta. Algunas personas pueden tener anticuerpos tan poderosos como el 2C08 que los protegen contra el SARS-CoV-2 y sus muchas variantes, dijo Ellebedy. Utilizando bases de datos disponibles públicamente, los investigadores descubrieron que aproximadamente el 20% de las personas infectadas o vacunadas contra el SARS-CoV-2 crean anticuerpos que reconocen el mismo punto del virus al que se dirige el 2C08. Además, muy pocas variantes del virus (0,008%) portan mutaciones que les permitan escapar de los anticuerpos dirigidos a ese punto.

“Este anticuerpo no es exclusivo de la persona de quien lo obtuvimos”, dijo Ellebedy. “En la literatura se han descrito múltiples anticuerpos dirigidos a esta área; al menos uno está en desarrollo como terapia COVID-19. Las personas infectadas en Italia y las personas infectadas en China y las personas vacunadas en Nueva York han generado anticuerpos similares. Por tanto, no se limita a personas de determinados orígenes o etnias; no se genera solo por vacunación o por infección. Mucha gente produce este anticuerpo, lo cual es genial porque es muy potente y neutraliza todas las variantes que probamos”.

El anticuerpo que neutralizó las cuatro variantes de interés, así como tres variantes adicionales probadas por separado, se denominó 2C08 . REUTERS/Yuki Iwamura/File Photo
El anticuerpo que neutralizó las cuatro variantes de interés, así como tres variantes adicionales probadas por separado, se denominó 2C08 . REUTERS/Yuki Iwamura/File Photo

Antecedentes clave

La variante Delta es el doble de contagiosa que la cepa original del coronavirus, por lo que rápidamente se convirtió en la versión dominante en los Estados Unidos, gran parte de México y muchos otros países. Pero existe una diferencia entre la capacidad de un virus para propagarse fácilmente y su capacidad para infiltrarse mediante anticuerpos. “El hecho de que Delta haya superado a otras variantes no significa que sea más resistente a nuestros anticuerpos en comparación con otras variantes”, dijo Jacco Boon, coautor y colega de Ellebedy en la facultad de medicina.

Es por eso que se ha demostrado que las personas que han sido vacunadas tienen una protección tan fuerte contra la variante Delta a pesar de su rápida propagación entre los no vacunados. Sin embargo, dado que el 49% de los residentes de Estados Unidos aún no están completamente vacunados, la variante delta tiene más posibilidades de penetrar e infectar a las personas que han recibido sus vacunas. Si alguien que está vacunado contrae la variante delta, aún puede transmitirla, aunque parece ser contagiosa por un período de tiempo más corto.

Diferentes estudios de vacunas han encontrado un rango de efectividad contra la variante Delta: desde casi el 90%, en un estudio de Pfizer, hasta el 64% en un estudio israelí. Sin embargo, incluso en el estudio israelí, se demostró que la vacuna tiene una eficacia del 93% en la prevención de casos graves del virus.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR