Selección peruana de vóley en Seúl 88: a nada del oro, pero iluminada por el honor y orgullo

Momentos de gloria y luz se vivieron en el Perú a la par de apagones y explosiones en la década de los ochenta. Esta generación dorada brilló en Asia y llenó de orgullo al país con inolvidables partidos.

Perú clasificó invicto a las semifinales tras derrotar a Brasil, China y Estados Unidos (FPV).
Perú clasificó invicto a las semifinales tras derrotar a Brasil, China y Estados Unidos (FPV).

Los apagones en el Perú eran pan de cada día en la década de los ochenta. Estos eran producto de los peores años del terrorismo de Sendero Luminoso con Abimael Guzmán a la cabeza. En medio de esa penumbra, había una luz que llegaba desde muy lejos: Seúl. La selección peruana de vóley participaba en los Juegos Olímpicos de 1988 y hacía solar a un golpeado país que no dormía para seguir sus partidos.

La clasificatoria a la cita olímpica fue peculiar. Sudamérica en esos años solo tenían un cupo para este torneo; sin embargo, al final fueron Perú y Brasil. ¿Qué pasó? Primero que las selecciones de Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Venezuela, Paraguay y Uruguay decidieron no participar del preolímpico, porque sabían que no estaban al nivel de las peruanas y brasileñas.

De esta manera se inauguraba los Juegos Olímpicos de Seúl 88 (JJOO).
De esta manera se inauguraba los Juegos Olímpicos de Seúl 88 (JJOO).

Ese único cupo fue disputado por Perú y Brasil. Fue así como la ‘blanquirroja’ venció sin problemas por 3-0, ganándose el derecho de ser el único representante sudamericano en Seúl 88.

La ‘canarinha’ se había quedado en el camino, pero en los siguientes días Cuba -selección favorita a llevarse el oro- informó que no podía asistir el torneo por razones políticas y en su reemplazo el Comité Olímpico Internacional (COI) le otorgó el cupo a las brasileñas.

Perú en Seúl 88

Fueron ocho selecciones las que participaron en el torneo, las cuales se repartieron en dos grupos. Los dos primeros avanzaban a semifinales, donde se enfrentaba el primero del grupo A con el segundo del grupo B y viceversa. Para estos años, la selección que hacía 15 puntos ganaba, pero se debía llegar con diferencia de dos puntos.

Grupo A: Japón, Corea del Sur, Alemania Oriental y Unión Soviética.

Grupo B: China, Brasil, Perú y Estados Unidos.

El 20 de septiembre se dio el debut y el rival fue Brasil. Las ‘matadoras’ no tuvieron inconvenientes y vencieron de forma contundente por 3-0 con parciales de 15-11, 15-11 y 15-3. En la segunda jornada venía China, la mejor selección a nivel mundial en esos años.

China era potencia en esa época. Fue campeona del mundial jugado en 1982, donde justamente venció a Perú en la final. Dos años más tarde se impuso ante Estados Unidos en su casa, durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Cuatro años después, venció a Cuba en el mundial de Checoslovaquia y obtuvo el oro otra vez. Desde 1984, mantuvo un invicto descomunal de cuatro años, en los que en 19 partidos oficiales, solo había perdido tres sets. Así llegaba el equipo asiático a Seúl 88.

Para muchos fue una final adelantada, a pesar de ser un partido de fase de grupos. Además, las peruanas se jugaban esa revancha de haber perdido en la final del Mundial. El final del partido terminó con una sonrisa.

Fueron 12 jugadores las que viajaron a Japón para disputar el torneo (FPV).
Fueron 12 jugadores las que viajaron a Japón para disputar el torneo (FPV).

Con esfuerzo, coraje y mucha entrega, siendo ordenadas en lo táctico y precisas en lo técnico, Perú salió victorioso. El primer set fue victoria para China por 15-13, pero la ‘bicolor’ empató con el mismo resultado en el segundo set. Ambos muy peleados punto a punto.

China demostró por qué es potencia en el tercer set y se lo llevó fácil por 15-7, pero en el cuarto Perú se recuperó y venció 15-12, poniendo las cosas 2-2. El quinto set sería el definitivo y fue una locura lo que se logró. La ‘blanquirroja’ iba abajo 14-7 y tuvo que realizar siete match points para voltear el partido y vencer 16-14. Increíble.

Personajes claves: Akira Kato fue el padre del voley peruano. José Pezet lo trajo en 1965 y el nipón subió el nivel de las peruanas al punto de medirse ante potencias mundiales. Su relevo fue el coreano Manbo Park, un tipo disciplinado que pedía 16 horas de entrenamiento diario y qué le aplicó agilidad al buen juego de las peruanas. Allí estuvo la clave para llegar a la final del mundial 1982 y los Juegos Olímpicos de Seúl 88.

La tercera jornada tampoco sería sencilla, el 25 de septiembre Estados Unidos era el último rival del grupo. Perú tenía casi asegurado su pase a semifinales, pero quería quedarse con el primer lugar y tener un rival más “accesible” en semifinales.

Las norteamericanas no regalaron nada y ganaron los dos primeros sets por 15-12 y 15-9. Sin embargo, Perú ya gozaba de jerarquía y se llevó los siguientes tres sets (15-4, 15-5 y 15-9) para vencer 3-2. Las ‘matadoras’ pasaban invictas a la siguiente fase. Eso sí, el desgaste era evidente.

El martes 27 de septiembre arrancaron las semifinales y desde Perú todos estaban prendidos a sus televisores para el ansiado objetivo a la final. Al igual que con las estadounidenses, Japón venció en los dos primeros sets (15-9 y 15-6) con un gran rendimiento y haciendo entender que eran mejores. Pero las dirigidas por Man Bok Park mostraron garra y pundonor y vencieron en los siguientes sets (15-6, 15-10 y 15-13). El último pudo ser para cualquiera, pero la ‘bicolor’ fue más.

La final llegó y las peruanas sentían el oro en su pecho por algunos momentos. Un jueves 29 de septiembre enfrentaron a la Unión Soviética y empezaron ganando por 2-0 (15-10, 15-12). En el tercer set Perú siguió siendo superior y estaba 12-6, pero un llamado de atención del entrenador soviético Nikolay Karpol, acompañado de un nerviosismo y un físico mermado, lo cambió todo.

El rival logró darlo vuelta y el set terminó 13-15. Al final todo terminó a favor de las europeas, que vencieron en los dos siguientes sets por 7-15 y 15-17. Perú lo dio todo y eso quedará grabado en la mente de cada peruano, al que no le importó la hora y fue testigo de las luces que iluminaban el pueblo desde Corea del Sur.

Las seleccionadas peruanas

1. Katherine Horny

2. Cenaida Uribe

3. Rosa García

4. Miriam Gallardo

5. Gabriela Pérez del Solar

Así fue recibida la selección en el aeropuerto Jorge Chávez (FPV).
Así fue recibida la selección en el aeropuerto Jorge Chávez (FPV).

6. Sonia Heredia

7. Cecilia Tait

8. Luisa Cervera

9. Denisse Fajardo

10. Alejandra de la Guerra

11. Gina Torrealva

12. Natalia Málaga

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR