Arabia Saudita confirmó que más de 1.300 personas murieron este año en el peregrinaje a La Meca

Entre los fallecidos se encuentran personas de Egipto, Indonesia, India, Jordania, Túnez, Marruecos, Argelia, Malasia y Estados Unidos

Guardar

Nuevo

Peregrinos musulmanes caminan con paraguas en el tercer día del ritual de lapidación de Satanás, en medio de un clima extremadamente caluroso, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita, el 18 de junio de 2024. REUTERS/Saleh Salem/Foto de archivo
Peregrinos musulmanes caminan con paraguas en el tercer día del ritual de lapidación de Satanás, en medio de un clima extremadamente caluroso, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita, el 18 de junio de 2024. REUTERS/Saleh Salem/Foto de archivo

El ministro de Sanidad de Arabia Saudí, Fahd al Yalayel, informó este domingo que 1.301 personas murieron durante la temporada de peregrinación a La Meca y los lugares santos del Islam, principalmente debido a las altas temperaturas.

Al Yalayel destacó que el 83 por ciento de los fallecidos no habían recibido la autorización oficial para realizar la peregrinación y ha explicado que muchos de ellos realizaban largas caminatas a pie, bajo el sol, sin ningún tipo de protección o descanso. Algunos de ellos eran ancianos que padecían enfermedades crónicas, según recoge el portal de noticias Ajbar24.

El ministro explicó que se ha identificado a los fallecidos y se informó a los familiares, aunque advirtió que el proceso puede llevar tiempo, ya que muchos no llevan ningún tipo de identificación. Los cuerpos han sido sepultados según la costumbre en La Meca y se ha emitido un certificado de defunción.

El sistema sanitario saudí prestó más de 465.000 servicios especializados, 141.000 de ellos a peregrinos no autorizados, y en muchos casos por afecciones relacionadas con el calor, relató el ministro en una entrevista con la televisión saudí Al Ijbariya. Muchos de ellos siguen hospitalizados, según Al Yalayel, que ha destacado la labor del personal sanitario y de las fuerzas de seguridad.

Más temprano, funcionarios de El Cairo habían detallado que cerca de la mitad de los fallecidos eran egipcios. El gobierno, sin embargo, anunció la muerte de 31 peregrinos debido a enfermedades crónicas durante el haj de este año, pero no dio un conteo total oficial.

Un peregrino musulmán vierte agua sobre su cabeza para refrescarse del calor, mientras participa en la peregrinación anual haj en Mina, Arabia Saudita, el 17 de junio de 2024 (REUTERS/Mohammed Torokman)
Un peregrino musulmán vierte agua sobre su cabeza para refrescarse del calor, mientras participa en la peregrinación anual haj en Mina, Arabia Saudita, el 17 de junio de 2024 (REUTERS/Mohammed Torokman)

Sin embargo, un funcionario del gobierno informó de al menos 630 fallecidos más que viajaron a Arabia Saudí con visas de visita, la mayoría registrados en el Complejo de Emergencias en el vecindario de Al-Muaisem de La Meca. Un diplomático egipcio confirmó el conteo y dijo que la mayoría de los muertos habían sido sepultados en Arabia Saudí.

Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a los medios.

En su comunicado, el gobierno dijo que 16 agencias de viajes no habían prestado servicios adecuados a los peregrinos. Añadió que esas agencias facilitaron de forma ilegal que los viajeros llegaran a Arabia Saudí con visas que no les autorizaban a llegar a La Meca.

Los responsables de las compañías fueron reportados a la fiscalía para investigaciones, añadió el gobierno.

Peregrinos musulmanes caminan el segundo día del ritual de lapidación de Satanás, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita (REUTERS/Mohammed Torokman)
Peregrinos musulmanes caminan el segundo día del ritual de lapidación de Satanás, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita (REUTERS/Mohammed Torokman)

Entre los muertos, de acuerdo a los primeros reportes, también había 165 peregrinos de Indonesia, 98 de India y docenas más de Jordania, Túnez, Marruecos, Argelia y Malasia, según el conteo de The Associated Press. También se reportó la muerte de dos peregrinos estadounidenses.

AP no pudo confirmar de forma independiente las causas de las muertes. Sin embargo, algunos países, como Jordania y Túnez, las han atribuido al calor sofocante.

Periodistas de Associated Press vieron a peregrinos desmayándose por el calor abrasador durante el haj, especialmente el segundo y el tercer día. Algunos vomitaban y se derrumbaban.

Las muertes no son inusuales en el haj, que en ocasiones ha reunido a 2 millones de personas en Arabia Saudí para cinco días de ritos. En el pasado también se han producido estampidas letales y epidemias.

Los peregrinos musulmanes beben agua durante un clima extremadamente caluroso, el primer día del ritual de lapidación de Satanás, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita (REUTERS/Saleh Salem)
Los peregrinos musulmanes beben agua durante un clima extremadamente caluroso, el primer día del ritual de lapidación de Satanás, durante la peregrinación anual haj, en Mina, Arabia Saudita (REUTERS/Saleh Salem)

Sin embargo, la cifra de fallecimientos de este año era significativamente más alta de lo habitual, lo que sugería unas circunstancias excepcionales.

En 2015, una estampida en Mina durante el haj mató a más de 2.400 peregrinos, el incidente más letal en el peregrinaje, según un conteo de AP. Arabia Saudí nunca ha reconocido la suma total de fallecidos. En otro incidente ese año, una grúa se derrumbó en la Gran Mezquita de La Meca y mató a 111 personas.

El segundo incidente más letal en el haj fue una estampida que mató a 1.426 personas en 1990.

Durante las celebraciones de este año, las temperaturas diarias fueron entre los 46 grados Celsius (117 grados Fahrenheit) y los 49 ºC (120 ºF) en La Meca y en espacios sagrados en la ciudad y sus alrededores, según el Centro Nacional Saudí para Meteorología. Algunas personas se desmayaron cuando intentaban participar en una lapidación simbólica del diablo.

Los peregrinos musulmanes rezan mientras los aspersores rocían agua para enfriarlos en medio de un clima extremadamente caluroso (REUTERS/Saleh Salem)
Los peregrinos musulmanes rezan mientras los aspersores rocían agua para enfriarlos en medio de un clima extremadamente caluroso (REUTERS/Saleh Salem)

El haj, uno de los cinco pilares del islam, está entre las aglomeraciones religiosas más grandes del mundo. Más de 1,83 millones de musulmanes realizaron el haj en 2024, incluidos más de 1,6 millones de 22 países, y unos 222.000 ciudadanos saudíes y residentes, según las autoridades saudíes del haj.

Más de 1,83 millones de musulmanes realizaron el haj en 2024, entre más de 1,6 millones llegados de 22 países, y unos 222.000 ciudadanos y residentes de Arabia Saudí, según las autoridades saudíes del haj.

Arabia Saudí ha invertido miles de millones de dólares en control de multitudes y medidas de seguridad para los que hacen el peregrinaje anual de cinco días, pero el enorme volumen de participantes hace que resulte difícil garantizar su seguridad.

El cambio climático podría agravar el riesgo aún más. Un estudio de 2019 de expertos del Massachusetts Institute of Technology concluyó que incluso si el mundo logra mitigar los peores efectos del cambio climático, el haj se celebraría en temperaturas que superarían el “umbral de riesgo extremo” de 2047 a 2052 y de 2079 a 2086.

Dos peregrinas musulmanas se protegen del sol cerca de los pilares donde se realiza la lapidación simbólica del diablo, el último ritual del haj, en Mina, cerca de La Meca (AP Foto/Rafiq Maqbool)
Dos peregrinas musulmanas se protegen del sol cerca de los pilares donde se realiza la lapidación simbólica del diablo, el último ritual del haj, en Mina, cerca de La Meca (AP Foto/Rafiq Maqbool)

El islam utiliza un calendario lunar, de modo que el haj se celebra unos 11 días antes cada año. Para 2029, el haj ocurrirá en abril y en los próximos años después de eso caerá en invierno, cuando las temperaturas son más suaves.

(Con información de AP)

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias