República Checa extraditó a Estados Unidos a un sospechoso de planear el asesinato de una disidente iraní en Nueva York

Polad Omarov fue entregado el miércoles por la mañana a representantes de las autoridades estadounidenses en el aeropuerto Vaclav Havel de Praga.

Compartir
Compartir articulo
Masih Alinejad (REUTERS/Aude Guerrucci)
Masih Alinejad (REUTERS/Aude Guerrucci)

En un movimiento considerado significativo en la lucha contra tramas orquestadas para perpetrar crímenes en suelo estadounidense, Polad Omarov, un hombre de 39 años y ciudadano de Georgia, ha sido extraditado a los Estados Unidos desde la República Checa. Omarov, quien fue arrestado en enero de 2023, enfrenta cargos por su participación en un complot concebido en Irán con el objetivo de asesinar a Masih Alinejad, una prominente activista de derechos humanos y periodista residenciada en Brooklyn, Nueva York. Este complejo caso destaca no solo por la naturaleza internacional del crimen sino también por el hecho de que Alinejad ha sido una crítica feroz de la represión de las mujeres en Irán, lo que aparentemente motivó el complot en su contra.

La extradición de Omarov se llevó a cabo el miércoles, en una operación coordinada en el Aeropuerto Vaclav Havel en Praga, lo que representa un paso crucial en la labor de las autoridades estadounidenses por llevar ante la justicia a los responsables de este audaz plan. Omarov, según los fiscales federales de Manhattan, desempeñó un papel de liderazgo dentro de Thieves-in-Law, una organización criminal de Europa del Este con conexiones en Irán. Esta agrupación fue, según informes, la encargada de ejecutar el atentado contra Alinejad el año pasado.

Masih Alinejad participó del Foro Económico Mundial de 2023 (REUTERS/Arnd Wiegmann)
Masih Alinejad participó del Foro Económico Mundial de 2023 (REUTERS/Arnd Wiegmann)

“Este asunto va a terminar hoy, hermano”, expresó Omarov en un mensaje a uno de sus co-conspiradores en julio de 2022, reveló la acusación. Este mensaje fue precedente a la detención de Khalid Mehdiyev, un hombre de Azerbaiyán que vivía en Yonkers, N.Y., y fue encontrado con un rifle de asalto tipo AK-47 cargado cerca de la casa de Alinejad. Según la acusación, Mehdiyev estaba, bajo la dirección de Omarov y otro individuo llamado Rafat Amirov, preparándose inminentemente para ejecutar el ataque.

“Estoy alegre primero por haberme dado una segunda vida y me regocijo en la humillación de la República Islámica”, escribió Masih Alinejad en una publicación en X el miércoles por la mañana, agradeciendo a las agencias de aplicación de la ley de los EEUU por su vigilancia. Alinejad agregó: “Mi país adoptivo me ha salvado una vez más del régimen asesino de mi país de nacimiento, Irán.”

Masih Alinejad en una protesta en California (REUTERS/Bing Guan)
Masih Alinejad en una protesta en California (REUTERS/Bing Guan)

Además de Omarov, Amirov y Mehdiyev, un cuarto individuo identificado como Zialat Mamedov ha sido acusado en relación con el complot alegado. Los fiscales informaron en mayo del año pasado que Mamedov se encontraba bajo custodia en la República Checa. Mientras que Amirov y Mehdiyev se han declarado no culpables, Alinejad ha expresado su deseo de testificar en su juicio.

El director del FBI, Christopher Wray, quien estuvo presente en Praga el miércoles, destacó la importancia de la extradición de Omarov. “Con la extradición de hoy de Omarov, hemos dado un paso significativo hacia adelante para responsabilizar a actores iraníes por su descarado complot para asesinar a un ciudadano estadounidense en suelo estadounidense”, dijo en un comunicado, agradeciendo a las autoridades checas por su cooperación.

Este caso surge casi tres años después de que el FBI y los fiscales del Distrito Sur de Nueva York destaparan un complot para secuestrar a Masih Alinejad y llevarla a Irán para una probable ejecución. En ese momento, los cargos se anunciaron contra cuatro ciudadanos iraníes en el supuesto plan de secuestro, incluyendo a un hombre descrito como oficial de inteligencia y otros descritos como activos de inteligencia; continúan siendo prófugos, dijo el gobierno.