China censura las imágenes del Mundial sin mascarilla en medio de las crecientes protestas contra la política de COVID cero

Para evitar que los telespectadores vean al público de los estadios sin barbijos, la televisión estatal altera sistemáticamente las transmisiones. Las manifestaciones en contra del régimen de Xi Jinping se multiplican por todo el país

La emisora estatal de China está censurando los primeros planos de fanáticos sin mascarillas en el Mundial de Qatar, después de que ese tipo de imágenes causaran enfado entre ciudadanos hartos de las restricciones contra el covid-19.

China es la última gran economía mundial que continúa aplicando una dura estrategia contra el coronavirus, llamada “cero covid”, que implica confinamientos de barrios y ciudades enteras, periodos de cuarentena y tests masivos.

Los chinos cada vez aceptan de peor grado esas medidas y en los últimos días se han convocado varias protestas en contra.

Para evitar que los telespectadores chinos vean al público de los estadios sin mascarilla, la cadena deportiva de la CCTV remplazó sistemáticamente, en la rentransmisión del partido Japón-Costa Rica, las imágenes en que aparecía gente sentada demasiado junta con planos de jugadores o planos del público tomados lo suficientemente lejos como para que no se distinguieran las caras, constató la AFP.

A la izquierda se ve la transmisión censurada en vivo de la televisión estatal china

En cambio, en internet sí que podía ver la retransmisión no censurada, incluso en Douyin, la versión china de TikTok.

La censura del régimen de Xi jinping coincide con el confinamiento de secenas de millones de habitantes de grandes ciudades como Beijing, Cantón y Chongqing.

Y en los últimos días fue muy compartida en la red de mensajería WeChat una carta abierta que planteaba si China está “en el mismo planeta” que Qatar, cuestionando la política sanitaria del gobierno chino. Una misiva que, sin embargo, acabó siendo censurado por las autoridades.

Protestas en todo el país

Las protestas contra las restricciones impuestas por el régimen de Xi Jinping se extendieron este fin de semana a importantes urbes como Beijing, Shanghái, Wuhan o Nanjing, tras la muerte de 10 personas en el incendio en un edificio aparentemente confinado en Urumqi (noroeste) el jueves.

Debido a las restricciones impuestas por las autoridades para hacer frente al nuevo brote, al menos diez personas quedaron atrapadas en sus casas y murieron por el fuego

Según vídeos y testimonios que circulan en redes sociales, las muestras de indignación que inundaron el fuertemente censurado internet chino el viernes se transformaron ayer en vigilias en recuerdo de las víctimas, que, según indicaron algunos comentaristas, pasaron los últimos 100 días de sus vidas recluidos en sus domicilios.

Mientras la prensa oficial no da cuenta de los incidentes, algunas grabaciones mostraron cómo decenas de personas arrancaban ayer las vallas con las que las autoridades cierran las urbanizaciones confinadas en el vasto complejo residencial de Tiantongyuan, en el norte de Beijing, calificado a veces por los medios chinos como el más grande de Asia, con unos 700.000 residentes.

La capital china, especialmente blindada contra los rebrotes desde 2020, experimenta ahora sus niveles más altos de contagios: según el último parte oficial, este sábado fueron detectados más de 4.300 nuevos casos, de los que el 82 % son asintomáticos según los estándares de las autoridades sanitarias.

Estas cifras, bajas para los estándares internacionales pero intolerables para las autoridades chinas, se han traducido en restricciones y confinamientos que afectan a buena parte de la población capitalina, tal y como ya ha sucedido este año en otras partes del país como la citada Urumqi o la megalópolis oriental de Shanghái, que vivió este año un duro confinamiento que llegó a prolongarse durante más de dos meses en algunas zonas.

Protestas en Wuhan

Asimismo, cientos de personas protestaron en Wuhan, en el centro de China, según mostraron las transmisiones en vivo.

Las imágenes geolocalizadas por AFP en una calle del centro de la ciudad, donde surgió el covid-19 por primera vez en 2019, mostraban a personas reunidas por la noche, vitoreando y grabando la protesta en sus teléfonos móviles.

Vigilia en Shanghái

Precisamente en esa ciudad, y precisamente en la calle Urumqi, centenares de personas se congregaron anoche para celebrar una vigilia en recuerdo de los fallecidos en el incendio que transcurrió de manera mayormente pacífica, según testimonios en redes, entre los que algunos afirman que se produjeron detenciones.

Cientos de manifestantes fueron dispersados por la policía

Las grabaciones muestran a grupos de manifestantes cantando “Los que se niegan a ser esclavos, levántense” -una estrofa del himno nacional chino- o ‘La Internacional’, gritando “queremos libertad”, “no queremos hacernos pruebas PCR” o “que les follen a los códigos QR”, en referencia a la obligación de escanear con una aplicación móvil los códigos QR sanitarios a la entrada de cualquier establecimiento o incluso en parques para que, cuando las autoridades detectan un contagio, puedan determinar quién ha tenido contacto con esa persona en cada momento.

En un momento de la noche, un grupo de personas llegó a gritar “Abajo el Partido Comunista, abajo Xi Jinping”, una poco habitual muestra pública de desaprobación sobre las políticas del líder del país.

La protesta en Shanghai (REUTERS/Casey Hall)
La protesta en Shanghai (REUTERS/Casey Hall)
La gente sostiene hojas de papel en blanco durante una manifestación contra las restricciones de COVID-19 tras el mortal incendio de Urumqi, en Shanghái, China, el 27 de noviembre de 2022. (REUTERS/Josh Horwitz)
La gente sostiene hojas de papel en blanco durante una manifestación contra las restricciones de COVID-19 tras el mortal incendio de Urumqi, en Shanghái, China, el 27 de noviembre de 2022. (REUTERS/Josh Horwitz)

Según el portal especializado What’s On Weibo, numerosos comentaristas en la red social Weibo -equivalente local de Twitter, censurado en el país- mostraron apoyo a la vigilia pero, sobre todo, pidieron a los participantes que se protegieran, antes de que los censores de la plataforma prohibieran comentar la etiqueta que se empleaba para hablar del tema.

En la misma calle Urumqi, decenas o incluso centenares de personas se volvieron a congregar hoy, muchas de ellas en silencio y con flores en la mano, con una numerosa presencia policial.

Los manifestantes se enfrentaron a una fuerte presencia policial (REUTERS/Casey Hall)
Los manifestantes se enfrentaron a una fuerte presencia policial (REUTERS/Casey Hall)

Sin embargo, uno de los vídeos más compartidos en redes muestra a un joven que, sujetando también unas flores, intenta dar un discurso en el concurrido cruce con la calle Anfu -una de las más populares entre la juventud de la ciudad- antes de ser detenido por un grupo de agentes de policía, algunos de ellos de civil.

Otras imágenes y grabaciones compartidas posteriormente muestran calles cercanas acordonadas para impedir el paso a más personas a la citada zona, y a al menos una decena de furgones policiales transitando por otra vía próxima.

Protestas universitarias

Ese mismo portal indica que, en una universidad de la ciudad oriental de Nanjing, numerosos estudiantes se reunieron anoche en el campus y encendieron las linternas de sus teléfonos móviles a modo de vigilia por los fallecidos en Urumqi.

La gente protesta contra las restricciones de COVID-19 luego del incendio mortal de Urumqi, en la Universidad de Comunicación de China en Nanjing (REUTERS de un video publicado el 26 de noviembre de 2022)
La gente protesta contra las restricciones de COVID-19 luego del incendio mortal de Urumqi, en la Universidad de Comunicación de China en Nanjing (REUTERS de un video publicado el 26 de noviembre de 2022)

Mientras tanto, en otra universidad, en este caso en Xi’an (centro), ciudad que también ha experimentado duros confinamientos, un grupo de estudiantes salieron a las calles del campus para mostrar su descontento por los encierros anticovid, que también han supuesto un importante lastre para la economía nacional este año.

Las protestas también se habrían extendido hoy a la pequinesa universidad de Tsinghua, una de las más importantes del país y ‘alma mater’ de Xi y otras destacadas figuras históricas, con vídeos que muestran a un grupo de estudiantes coreando “libertad de expresión, democracia, Estado de derecho”.

El gigante asiático, prácticamente aislado del resto del mundo desde principios de 2020, ha sufrido desde inicios del presente año numerosas oleadas de rebrotes atribuidas a la contagiosa variante ómicron, que ha puesto en jaque la estrategia nacional de tolerancia cero frente al coronavirus al provocar cifras de contagios superiores incluso a las del comienzo de la pandemia.

Según los datos de la Comisión Nacional de Sanidad, China rompió por cuarto día consecutivo su récord de infecciones de covid al detectar este sábado casi 40.000 nuevos contagios, aunque más de un 90 % de ellos son considerados asintomáticos y no engrosan los balances oficiales de casos confirmados.

Las cifras de la institución muestran que cerca de 1,8 millones de personas permanecen actualmente bajo cuarentena, ya que la directriz pasa por trasladar a centros hospitalarios o de aislamiento a los infectados -incluyendo a los asintomáticos- y también, aunque de forma separada, a las personas que han tenido contacto con ellos.

(Con información de AFP y EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR