La Agencia de Energía Atómica envió una misión de inspectores a dos centrales nucleares de Ucrania

Los funcionarios acudirán a las instalaciones a pedido de Kiev, que solicitó una supervisión como muestra de transparencia ante las acusaciones de Rusia sobre los planes de uso de una “bomba sucia”

Compartir
Compartir articulo
La Agencia de Energía Atómica envió una misión de inspectores a dos centrales nucleares de Ucrania.
La Agencia de Energía Atómica envió una misión de inspectores a dos centrales nucleares de Ucrania.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) informó este lunes del próximo envío de una misión de inspectores a dos instalaciones nucleares de Ucrania por petición de las autoridades de Kiev.

El envío de los inspectores está relacionado con las acusaciones rusas de que Ucrania podría emplear una “bomba sucia”, algo negado por Kiev. La agencia nuclear de la ONU tampoco tiene ningún indicio del desvió de material nuclear ni de actividades ucranianas no declaradas.

“El OIEA está preparado para visitar esos lugares en los próximos días”, señala un comunicado de la agencia nuclear de la ONU.

“El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) está al tanto de las declaraciones hechas por la Federación Rusa el domingo sobre supuestas actividades en dos instalaciones nucleares en Ucrania”, señala la agencia de la ONU encargada de velar por la seguridad nuclear.

El director general de la agencia, el diplomático argentino Rafael Grossi, reafirmó que esas dos instalaciones están “bajo las salvaguardias (controles) del OIEA”, y los inspectores internacionales han visitado de forma frecuente sus instalaciones.

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi. (REUTERS/Valentyn Ogirenko)
El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi. (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

El OIEA recibió este lunes una solicitud de Ucrania para que los inspectores se desplacen a esas dos instalaciones para realizar tareas de verificación, en lo que parece una muestra de transparencia de Kiev ante las acusaciones de Rusia.

“El OIEA inspeccionó uno de estos lugares hace un mes y todos nuestros hallazgos coincidieron con las declaraciones de salvaguardias de Ucrania”, dijo Grossi.”No se encontraron actividades o materiales nucleares no declarados allí”, agregó.

El Gobierno ruso ha denunciado la posibilidad de que Ucrania utilice una “bomba sucia” en su propio territorio para culpar a Rusia de utilizar armas de destrucción masiva y generar una dura respuesta de Occidente, acusación que Kiev ha rechazado y que París, Washington y Londres consideran un “pretexto para una escalada” militar rusa.

La misión de la OIEA fue solicitada por el gobierno de Ucrania. (REUTERS/Valentyn Ogirenko)
La misión de la OIEA fue solicitada por el gobierno de Ucrania. (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

También conocida como arma radiológica, la bomba sucia es un explosivo convencional, como por ejemplo la dinamita, enriquecido con material radiactivo que se disemina al estallar el explosivo, siguiendo una doctrina de uso similar a la de las armas químicas.

Pese a contener elementos radiactivos, las bombas sucias no son armas atómicas, que requieren una compleja reacción nuclear de fusión, y su alcance y el daño que pueden generar es solo una fracción ínfima del que es capaz el armamento atómico.

En el caso de las bombas sucias, el elemento radiactivo apenas eleva directamente la letalidad del explosivo, pero en teoría sí podría generar una contaminación en el área afectada que amplifica los efectos de un ataque con armamento convencional.

Sin embargo, la dispersión provocada por el explosivo genera un efecto de “dilución” del contaminante en el ambiente, reduciendo drásticamente la dosis radiactiva que sufrirían las potenciales víctimas.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo: