Estados Unidos envió cazas furtivos F-35 a Corea del Sur para realizar maniobras militares conjuntas

Los ejercicios buscan potenciar la capacidad de operación conjunta de las dos Fuerzas Aéreas. Es la primera vez desde diciembre de 2017 que el país norteamericano despliega este tipo de aviones en la zona

Un bombardero Stealth B-2 Spirit de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (C) es flanqueado por 4 cazas F-35 del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos durante un sobrevuelo de aviones militares por el río Hudson (REUTERS/Mike Segar)
Un bombardero Stealth B-2 Spirit de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (C) es flanqueado por 4 cazas F-35 del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos durante un sobrevuelo de aviones militares por el río Hudson (REUTERS/Mike Segar)

Varios cazas furtivos F-35 estadounidenses llegaron hoy a Corea del Sur para participar en unas maniobras conjuntas con aparatos del país asiático, en lo que supone el primer desplazamiento de este tipo de aviones del Pentágono a la península en cinco años, informaron los ejércitos de ambos países.

Es la primera vez desde diciembre de 2017 -cuando ambos países llevaron a cabo su ejercicio Vigilant Ace en plena escalada de tensión con Corea del Norte- que EE.UU. envía cazas de quinta generación a la zona.

Los seis aparatos llegaron procedentes de la base de las Fuerzas Aéreas de Eielson, en Alaska, según detallaron en sendos comunicados el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano y las fuerzas estadounidenses desplegadas en Corea del Sur (USFK).

Las aeronaves participarán en ejercicios con otros aviones estadounidenses y surcoreanos, incluyendo los F-35 que posee el país asiático, hasta el 14 de julio.

Las maniobras buscan potenciar la “interoperabilidad de las dos Fuerzas Aéreas para volar sobre y en torno a la península de Corea”, según USFK.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, habla mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visita el Centro de Operaciones Aéreas en la Base Aérea de Osan en Pyeongtaek, Corea del Sur, el 22 de mayo de 2022. REUTERS/Jonathan Ernst
El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, habla mientras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visita el Centro de Operaciones Aéreas en la Base Aérea de Osan en Pyeongtaek, Corea del Sur, el 22 de mayo de 2022. REUTERS/Jonathan Ernst

Este despliegue llega después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, se comprometiera en su cumbre de mayo con su homólogo surcoreano, Yoon Suk-yeol, a desplegar activos estratégicos estadounidenses en Corea del Sur “de manera oportuna y coordinada según sea necesario” en función de las acciones de Corea del Norte.

Seúl y Washington consideran que Pyongyang está preparado desde hace semanas para llevar a cabo su primera prueba nuclear desde 2017 y que su ejecución depende exclusivamente de una orden del líder Kim Jong-un.

Corea del Norte, que lleva completamente aislada del exterior por la pandemia desde 2020, ha ignorado los llamamientos surcoreanos y estadounidenses para retomar el estancado diálogo sobre desnuclearización.

El año pasado aprobó un plan de modernización armamentística que está detrás del número récord de pruebas de proyectiles que ha realizado este año, 19, y de los preparativos, captados desde febrero, para un nuevo test atómico.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR