El dramático testimonio que revela otro crimen de guerra en Ucrania: “Los soldados rusos me violaron mientras mi hijo lloraba aterrorizado”

Las autoridades ucranianas han informado sobre agresiones sexuales sistemáticas a mujeres por parte de las fuerzas invasoras. El gobierno prometió buscar justicia a través de la Corte Penal Internacional, luego del histórico reconocimiento de la violación como crimen de guerra en 2008

Un soldado ucraniano dirige un tanque ruso que los ucranianos capturaron después de luchar con las tropas rusas en las afueras de Brovary, cerca de Kiev, Ucrania, el 10 de marzo de 2022. (REUTERS/Thomas Peter)
Un soldado ucraniano dirige un tanque ruso que los ucranianos capturaron después de luchar con las tropas rusas en las afueras de Brovary, cerca de Kiev, Ucrania, el 10 de marzo de 2022. (REUTERS/Thomas Peter)

Una mujer ucraniana decidió contar la historia de cómo los soldados rusos que invadieron su casa, mataron a tiros su esposo y la violaron repetidamente durante varias horas el 9 de marzo, en un testimonio que podría suponer la primera prueba en la causa por crímenes de guerra contra Rusia ante el Tribunal Penal Internacional.

Natalya, de 33 años, contó su historia al diario británico The Times. Dijo que tomó la decisión para disipar los rumores de que los informes de violación por parte de soldados rusos eran demasiado impactantes para ser ciertos.

Natalya y su esposo, Andrey, de 35, vivían en una pequeña aldea cerca del pueblo de Shevchenkove en el distrito de Brovary, en las afueras de Kiev, donde la pareja decidió construir su primera casa cerca de un bosque de pinos. La pareja tenía un hijo de 4 años, llamado Oleskii. No son sus nombres verdaderos, son los que ha elegido para contar la historia

“Estábamos planeando un hijo y soñando con nuestro primer hogar”, recordó en una conversación con el diario británico desde Ternopil, la ciudad donde ahora está refugiada. “Queríamos vivir más cerca de la naturaleza, por eso no vivíamos en la ciudad. Mi esposo puso su corazón y alma en la construcción de la casa y todo estaba hecho de madera natural y piedra. Incluso solíamos ir al bosque a recoger la basura que otras personas habían dejado”.

Brovary fue uno de los primeros campos de batalla de las tropas rusas que buscaban asaltar la capital, Kiev. El 8 de marzo, después de enterarse de que los rusos habían entrado en el pueblo, la pareja colgó una sábana blanca en la puerta “para mostrar que aquí solo hay una familia y nadie quiere hacer daño”, dijo.

Una mujer local llora mientras es evacuada, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania (REUTERS/Marko Djurica)
Una mujer local llora mientras es evacuada, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania (REUTERS/Marko Djurica)

A la mañana siguiente, escucharon un solo disparo fuera de la casa y el sonido de la puerta al romperse. Al salir de la casa con las manos en alto, vieron a un grupo de soldados, uno con su rifle todavía apuntando a su perro que yacía muerto en el patio. “Dijeron que no sabían que había gente aquí, que no tenían intención de hacer daño”, dijo Natalya. “Todos los cuentos de habituales, ‘pensábamos que íbamos a entrenar, no sabíamos que nos enviarían a la guerra’”.

Posteriormente los soldados fueron a buscar gasolina para un cuatriciclo que les habían robado a sus vecinos. El comandante miró lascivamente a Natalya, presentándose como Mikhail Romanov, diciendo que si no hubiera una guerra, seguramente tendrían un romance.

“Había otro tipo llamado Vitaly que pidió perdón por el perro. Dijo que en su ciudad natal él y su esposa eran criadores de perros”, dijo Natalya. “Mikhail en ese momento parecía un poco borracho. Les pedí que se fueran, porque mi hijo estaba asustado, solo tiene cuatro años. Les dije, ‘pueden irse, han revisado la casa y ahora solo lo están asustando’”.

Natalya recordó que comandante se volvió agresivo cuando vio una chaqueta de camuflaje en el auto de su esposo y abrió fuego, disparándola, antes de amenazar con volar el auto de Natalya con una granada. Ella le rogó que lo dejara para emergencias, pero él le arrebató las llaves, aceleró el motor y lo estrelló contra el tronco de un árbol caído antes de abandonarlo y marcharse. Después del anochecer, escucharon una conmoción en la puerta y Andrey salió a ver qué estaba pasando, dejando la puerta abierta.

“Escuché un solo disparo, el sonido de la puerta abriéndose y luego el sonido de pasos en la casa”, dijo Natalya. Era Romanov, que había regresado con un hombre diferente de unos veinte años, vestido con un uniforme negro “Grité, ¿dónde está mi esposo? Luego miré afuera y lo vi en el suelo junto a la puerta. Este joven me apuntó con un arma a la cabeza y dijo: ‘Le disparé a su esposo porque es nazi’”.

Natalya llamó a su hijo para que se quedara en la sala de calderas donde se habían estado refugiando del bombardeo. Dijo ‘será mejor que te calles o traeré a tu hijo y le mostraré los sesos de su madre esparcidos por la casa’”, recordó. Me dijo que me quitara la ropa. Luego ambos me violaron uno tras otro. No les importó que mi hijo estuviera llorando en la sala de calderas. Me dijeron que lo callara y volviera. Todo el tiempo sostuvieron el arma junto a mi cabeza y se burlaron de mí, diciendo ‘¿cómo crees que lo chupa? ¿La matamos o la mantenemos con vida?’”.

Después de un tiempo, los hombres se fueron y ella fue con su hijo Oleksii, quien estaba paralizado por el miedo y se negaba a moverse. Aproximadamente 20 minutos después, regresaron y la violaron nuevamente antes de tropezar. “Cuando regresaron por tercera vez, estaban tan borrachos que apenas estaban de pie”, dijo Natalya. “Eventualmente, ambos se quedaron dormidos en las sillas. Entré sigilosamente en la sala de calderas y le dije a mi hijo que tenemos que huir muy rápido o nos dispararán”.

Su hijo lo siguió en silencio hasta el patio. “Mientras abría la puerta, mi hijo estaba parado junto al cuerpo de su padre, pero estaba oscuro y no entendió que era su padre. Dijo ‘¿nos dispararán lo mismo que a este hombre aquí?’”, recuerda.

Natalya y Oleksii se fugaron a través de los campos a la casa de un vecino y luego a Brovary al día siguiente, y luego a la provincia occidental de Lviv. Natalya no pudo nunca darle la noticia del asesinato de su padre a su hijo. En Brovary se quedó con sus suegros, quienes la enviaron a un pueblo en las afueras de Ternopil donde la hermana de su esposo ya había sido evacuada con sus hijos. Fue ella quien instó a Natalya a denunciar su violación y el asesinato de su esposo a la policía.

Un gorro de invierno militar ruso se encuentra entre las pertenencias que los soldados rusos dejaron después de que las fuerzas ucranianas derrotaran a sus vehículos blindados en Brovary, cerca de Kiev, Ucrania, (REUTERS/Thomas Peter)
Un gorro de invierno militar ruso se encuentra entre las pertenencias que los soldados rusos dejaron después de que las fuerzas ucranianas derrotaran a sus vehículos blindados en Brovary, cerca de Kiev, Ucrania, (REUTERS/Thomas Peter)

Podría haberme quedado callada, pero cuando llegamos a la policía, la hermana de mi esposo me hizo hablar y no había vuelta atrás, dijo. “Entiendo que muchas personas que han sido heridas se quedan calladas porque tienen miedo. Mucha gente no cree que sucedan cosas terribles como esta. Una de las mujeres con las que estuve después envió un mensaje al grupo de la aldea y la gente decía ‘deja de inventar historias’”.

Natalya incluso identificó a Romanov en los perfiles de las redes sociales y luego se enteró de que fue acusado de múltiples violaciones. Ella no conoce la identidad del segundo violador, solo que ella es la única víctima que podría identificarlo. La semana pasada la contactaron para que le dijeran que un hombre que se creía que era Romanov había sido asesinado por las fuerzas ucranianas en Brovary, “pero todavía no estoy seguro de si es verdad”.

La mejer contó que cuando lleva a su hijo a Oleksii al patio de recreo, él les dice a los otros niños: “‘Mi perro favorito fue asesinado’. Él no sabe nada de su papá. Incluso si vamos a la tienda, me pide que compre una dona para él. ‘Compra una dona para papá’”.

El 24 de abril habría sido su aniversario de bodas. El cuerpo de su esposo aún no ha sido recuperado. “No podemos enterrarlo, no podemos llegar al pueblo, porque el pueblo todavía está ocupado”, dijo.

Pero aún si el pueblo será liberado, Natalya que no sabe si volverá. “Los recuerdos son duros”, dijo. “No sé cómo viviré con todo eso, pero aún entiendo que mi esposo construyó esta casa para nosotros. Nunca sería capaz de decidirme a venderla”.

Las autoridades ucranianas han informado sobre agresiones sexuales sistemáticas a mujeres por parte de las fuerzas rusas desde que las fuerzas del Kremlin invadieron el mes pasado. Dymtro Kuleba, ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, prometió buscar justicia a través de la Corte Penal Internacional, luego del histórico reconocimiento de la violación como crimen de guerra en 2008.

El caso de Natalya puede ser la primera prueba. La semana pasada, Iryna Venediktova, fiscal general de Ucrania, anunció que se había abierto la primera investigación oficial sobre la presunta violación de una mujer por parte de soldados rusos después de que mataron a tiros a su marido. La mujer, que permanece en el anonimato, era Natalya.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR