Nueva protesta de las mujeres afganas: exigieron el respeto de sus derechos al gobierno talibán

Los insurgentes debieron lidiar con una nueva manifestación mientras intentan formar gobierno, obtener el reconocimiento internacional y reactivar la economía. Las activistas pidieron por su derecho a trabajar fuera de casa y a la educación

Mujeres y activistas afganas protestaron contra los talibanes y pidieron mantener sus derechos (Foto: REUTERS)
Mujeres y activistas afganas protestaron contra los talibanes y pidieron mantener sus derechos (Foto: REUTERS)

Un grupo de mujeres afganas protestó cerca del palacio presidencial en Kabul el viernes, exigiendo la igualdad de derechos a los talibanes mientras el nuevo gobierno trabaja para lograr el reconocimiento internacional.

Los talibanes tomaron el control de la mayor parte del país en cuestión de días el mes pasado y celebraron la salida de las últimas fuerzas estadounidenses después de 20 años de guerra la semana pasada. Ahora, sin embargo, enfrentan el desafío urgente de gobernar un país devastado por la guerra que depende en gran medida de la ayuda internacional.

Los talibanes prometieron un gobierno inclusivo y una forma de gobierno islámico más moderado que cuando gobernaron el país por última vez entre 1996 y 2001. Pero muchos afganos, especialmente las mujeres, son profundamente escépticos y temen un retroceso de los derechos adquiridos en las últimas dos décadas.

La protesta en Kabul fue la segunda protesta de mujeres en dos días; la otra se había llevado a cabo en la ciudad occidental de Herat. Alrededor de 20 mujeres con megáfonos se reunieron bajo la atenta mirada de hombres armados talibanes, quienes permitieron que se desarrollara la manifestación.

Con distintas consignas mujeres afganas protestaron por segunda vez en la semana (Foto: REUTERS)
Con distintas consignas mujeres afganas protestaron por segunda vez en la semana (Foto: REUTERS)

Las mujeres exigieron acceso a la educación, el derecho a regresar al trabajo y un papel en el gobierno del país. “La libertad es nuestro lema. Nos enorgullece”, decía uno de sus carteles.

Un combatiente talibán se aventuró entre la multitud en un momento dado, pero los testigos dijeron que estaba enojado con los transeúntes que se habían detenido para ver la manifestación y no con los manifestantes.

“Nos preocupan los problemas de los derechos humanos en Afganistán, en particular los derechos de las mujeres”, dijo el viernes el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric. “Es imperativo que las mujeres tengan derecho a trabajar, a trabajar en un entorno seguro, y esos son algunos de los problemas que se han señalado a la atención de nuestros interlocutores en Kabul y en otros lugares”.

Los talibanes han dicho que las mujeres podrán continuar con su educación -aunque separadas de los hombres- y trabajar fuera del hogar, derechos que se les negaron cuando estuvieron en el poder por última vez. Pero los talibanes también se han comprometido a imponer la Sharia, o la ley islámica, sin proporcionar detalles de cómo será su implementación.

Mujeres afganas reclamaron por sus derechos con carteles y flores, cerca de la sede del gobierno en Kabul (Foto: REUTERS)
Mujeres afganas reclamaron por sus derechos con carteles y flores, cerca de la sede del gobierno en Kabul (Foto: REUTERS)

Las interpretaciones de la ley islámica varían ampliamente en todo el mundo musulmán, predominando las variantes más moderadas. El gobierno anterior de los talibanes fue moldeado por las tradiciones tribales únicas de Afganistán, según las cuales las mujeres no deben ser vistas en público. Esas costumbres perduran, especialmente en el campo, incluso durante 20 años de gobiernos respaldados por Occidente.

Una preocupación potencialmente más apremiante para los talibanes es la economía, que está sumida en una crisis. Hace meses que no se les paga a los funcionarios, se cierran los cajeros automáticos y los bancos limitan los retiros a 200 dólares por semana, lo que provoca que se formen grandes multitudes fuera de ellos. Los grupos de ayuda han advertido sobre la posibilidad de una hambruna generalizada en medio de una sequía severa.

Los talibanes dijeron que Western Union, que detuvo el servicio después de que los militantes ingresaron a Kabul el mes pasado, reanudará las transferencias, lo que puede ayudar a los afganos a recibir efectivo de familiares que viven en el extranjero. Pero la mayoría de las reservas extranjeras de Afganistán se mantienen en el extranjero y se congelan mientras las naciones occidentales consideran cómo interactuar con los talibanes, ejerciendo presión sobre la moneda local.

Afganas protestan por segundo día para reclamar a los talibanes sus derechos (Foto: EFE)
Afganas protestan por segundo día para reclamar a los talibanes sus derechos (Foto: EFE)

Mientras tanto, los combates han sido brutales en el valle de Panjshir, al norte de la capital, Kabul, un último bastión de la resistencia contra los talibanes. A última hora del viernes, estallaron disparos de celebración en la capital cuando circularon rumores de que los talibanes habían capturado el valle, que estaba siendo defendido por el ex vicepresidente Amrullah Saleh y Ahmad Massoud, el hijo educado en Gran Bretaña de Ahmad Shah Massoud, quien fue asesinado en un ataque suicida sólo dos días antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Pero el popular canal TOLO TV de Afganistán transmitió un mensaje de Saleh que decía que los combates habían sido intensos y que combatientes de ambos lados habían muerto, pero él todavía estaba en el valle de Panjshir y se quedaría para defenderlo.

Mientras tanto, los talibanes dicen que quieren buenas relaciones con todos los países, incluso con Estados Unidos, y han mantenido una serie de reuniones con enviados extranjeros en los últimos días en la nación del golfo de Qatar, donde han mantenido una oficina política durante mucho tiempo.

Manifestación de mujeres el viernes en Kabul (Foto: REUTERS)
Manifestación de mujeres el viernes en Kabul (Foto: REUTERS)

Las potencias, sin embargo, exigen a los talibanes que cumplan sus promesas de formar un gobierno inclusivo y para evitar que Afganistán sea un refugio para grupos terroristas. También pueden presionar a los talibanes sobre los derechos de las mujeres, aunque eso podría ser más difícil de vender para la base de línea dura del grupo, que está impregnada de una cultura tribal profundamente conservadora de Afganistán.

(Con información de AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR