El Reino Unido anunció un paquete de ayudas de 31 millones de dólares para los pescadores británicos afectados por el Brexit

El Gobierno de Boris Johnson compensará a los trabajadores que vieron caer la demanda y los precios de sus productos tras la salida del país de la Unión Europea

El capitán a bordo del arrastrero Harvest Reaper descarga su primera captura del día aproximadamente a 29 kilómetros de la costa de Newlyn, Reino Unido. Bloomberg/Annie Sakkab
El capitán a bordo del arrastrero Harvest Reaper descarga su primera captura del día aproximadamente a 29 kilómetros de la costa de Newlyn, Reino Unido. Bloomberg/Annie Sakkab

El Gobierno del Reino Unido anunció este martes un paquete de ayudas de 23 millones de libras (31 millones de dólares) para compensar a los pescadores británicos que sufren pérdidas por las nuevas barreras comerciales que se han levantado al abandonar la Unión Europea (UE).

El Ejecutivo admitió en un comunicado las “circunstancias únicas” a las que se enfrenta el sector pesquero, que desde el 1 de enero de 2021 afronta nuevos requisitos burocráticos, aunque el acuerdo alcanzado con Bruselas evita el pago de aranceles.

“Incluso un corto retraso puede llevar a que la mercancía se estropee”, reconoció el Ministerio de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, que recalcó la dificultad que supone para la pesca la caída de los precios y la demanda por la pandemia de coronavirus.

Los fondos anunciados se destinarán a pequeñas y medianas empresas de exportación de pescado y marisco que puedan “demostrar unas pérdidas reales” en sus intercambios con la UE desde el pasado 1 de enero, cuando el Reino Unido rompió definitivamente sus lazos con el bloque comunitario.

Los pescadores trabajan en su barco en el Canal de la Mancha. Jason Alden/Bloomberg
Los pescadores trabajan en su barco en el Canal de la Mancha. Jason Alden/Bloomberg

Cada una de esas firmas podrá reclamar un máximo de 100.000 libras al Gobierno (136.000 dólares).

El programa “ofrecerá un apoyo crucial para los pescadores y los exportadores de marisco, que han sufrido retrasos (en las aduanas) así como una caída de la demanda de pescado por parte de la industria de la restauración”, afirmó el ministro de Medioambiente, George Eustice.

Además de esa ayuda económica, el departamento va a colaborar con la Hacienda británica en la organización de talleres y sesiones formativas para que el personal de esas empresas aprenda a lidiar con los nuevos requisitos aduaneros.

Desde este mes, para vender pescado y marisco en la UE desde el Reino Unido, son necesarios nuevos “procedimientos específicos, declaraciones aduaneras, certificados de capturas y certificados sanitarios de exportación”, detalló el ministerio.

Por otro lado, el Ejecutivo ha establecido un fondo para impulsar la modernización de la flota británica dotado con 100 millones de libras (136 millones de dólares).

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: