Morir sin encontrar: 4 buscadoras fueron asesinadas en 2022, 3 casos llegan a 2023 sin justicia

El pasado 06 de noviembre fue asesina en Abasolo, Guanajuato, María Carmela Vázquez, madre buscadora que llevaba poco más de cuatro meses sin saber de su hijo

Compartir
Compartir articulo
Los rostros de las mujeres buscadoras de México que han sido asesinadas este 2022. (Imagen: Jovani Perez)
Los rostros de las mujeres buscadoras de México que han sido asesinadas este 2022. (Imagen: Jovani Perez)

En México hay más de 100 mil personas desaparecidas y más de 52 mil cuerpos esperando ser identificados. Las cifras son inversamente proporcionales con los casos que han obtenido justicia, así lo señalan las apenas 35 condenas que existen contra perpetradores de estas desapariciones, según expone el Comité contra las Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un informe.

Estos números tienen rostro, quedan entrelazados en las historias de familias, de esposas, madres y padres que pierden todo, incluyendo la vida, en la búsqueda de sus seres queridos. Tal es el caso de las cinco mujeres que han sido asesinadas este 2022 mientras buscaban a sus desaparecidos.

La primera víctima del año se registró el 28 de enero, se trata de Ana Luisa Garduño Juarez, activista a quien le arrebataron la vida a tiros en el municipio de Temixco, Morelos.

De acuerdo con reportes de medios locales, Luisa Garduño, de 51 años, fue asesinada en su negocio, el bar Apolo XI, por un hombre que le disparó en tres ocasiones. Ana era representante del Colectivo Ana Karen Vive A.C. y Frente de Víctimas del Estado de Morelos.

Además de apoyar a familias víctimas de feminicidio (delito del cual también fue víctima, tras el asesinato de su hija, Ana Karen, quien fue hallada sin vida en 2012) también realizó activismo en apoyo a familiares de personas desaparecidas.

En septiembre de 2022 le fue arrebatada la vida a Rosario Lilián Rodríguez Barraza, madre buscadora en Sinaloa e integrante del colectivo “Corazones sin Justicia”.

Reportes preliminares indicaron que el cuerpo de Rosario fue localizado cerca de las 23:59 horas del 30 de agosto. Se presume que la mujer había sido interceptada en su domicilio. Se presume que momentos antes, alrededor de las 21:00 horas, Rodríguez Barraza había sido interceptada en su domicilio, ubicado en la colonia Palos Blancos, en la localidad de La Cruz.

La mujer dedicó los últimos años de su vida buscando a su hijo Fernando Abixahu, de 21 años, quien desapareció en octubre de 2019. Según lo denunciado por el colectivo al que pertenecía, el día que fue privada de su libertad, Rosario había realizado una misa en honor a su hijo.

A un mes y más de mil kilómetros de distancia, se dio el tercer caso. Durante la madrugada del 04 de octubre, en la capital de Puebla, Esmeralda Gallardo, fue ultimada por disparos de arma de fuego.

El hecho fue perpetrado en la colonia Villa Frontera. De acuerdo con la información de medios locales, la mujer fue ejecutada mientras se encontraba esperando el camión que solía abordar para ir a su trabajo.

Esmeralda llevaba más de un año buscando a su hija Betzabé Alvarado, quien desapareció en enero de 2021, desde aquella fecha la madre dedicó todos sus esfuerzos en encontrar a la joven así como en la crianza de su nieto y su segundo hijo.

A través de investigaciones relizadas de maner independientes, Esmeralda encontró que una célula criminal de trata de mujeres en Puebla estaría detrás de la ausencia de su hija. Sin embargo, le fue arrebatada la vida antes de poder dar con el paradero de su hija.

El caso más reciente se dio la noche del 06 de noviembre, luego de que María del Carmén Vázquez recibió múltiples disparos a las afueras de su casa ubicada en el centro de Abasolo, Guanajuato.

Desde hace cuatro meses la mujer de 46 años se unió a las labores de búsqueda de restos humanos en fosas clandestinas. La mujer murió con la esperanza de encontrar a su hijo, quien fue visto por última vez el 14 de junio de este año.

Así, las mujeres fallecieron sin antes poder ver por última vez a la persona que buscaban; solo dos de ellas han obtenido justicia, aunque de manera parcial, puesto que no se ha esclarecido la desaparición de sus seres queridos.

El 17 de noviembre, en la conferencia matutina del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSCP), Ricardo Mejía Berdeja, recordó que en el caso de Ana Luisa, aún no hay detenidos por los crímenes perpetrados contra ella y contra su hija.

En el caso de Aranza Ramos fueron detenidas tres personas, entre ellas, el autor material del feminicidio de la esposa buscadora. Además, de acuerdo con lo detallado, en un enfrentamiento armado fallecieron dos copartícipes, mismos que pertenecían a una asociación delictiva. Sin embargo, de su esposo no se ha emitido mayor información.

En tanto, en el asesinato de Esmeralda Gallardo, se logró la detención de dos personas señaladas como presuntos responsables del feminicidio, sin embargo, Betzabé, su hija, aún no ha podido ser localizada.

Los feminicidios de Rosario Lilián y María del Carmen Vázquez, siguen siendo investigados, hasta el momento, no hay detenidos.

SEGUIR LEYENDO: