Jenaro Villamil dijo coincidir con el Papa Francisco tras insinuar su falsa consternación por los sacerdotes Jesuitas asesinados

Villamil entró en controversia luego de insinuar que las palabras del Obispo de Roma sobre el asesinato de los sacerdotes Jesuitas carecía de “consternación”

Villamil entró en controversia luego de insinuar que las palabras del Obispo de Roma sobre el asesinato de los sacerdotes Jesuitas carecía de “consternación”. (Fotos: VATICAN MEDIA via REUTERS y GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM)
Villamil entró en controversia luego de insinuar que las palabras del Obispo de Roma sobre el asesinato de los sacerdotes Jesuitas carecía de “consternación”. (Fotos: VATICAN MEDIA via REUTERS y GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM)

Jenaro Villamil, quien hoy preside el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), fue blanco de ácidas criticas luego de haber insinuado que el Papa Francisco “carecía de consternación” en sus condolencias por el asesinato de dos sacerdotes Jesuitas, en Chihuahua.

Esto luego que en una publicación de Twitter del 22 de junio pasado citara el pronunciamiento del Obispo de Roma, agregando sin algún tipo de desarrollo a éste: “El mensaje ‘consternado’ del Papa Francisco (...)”.

Pese a la polémica, hasta el momento el funcionario no ha ofrecido explicación alguna sobre el sentido de aquel tweet. En su lugar, en la madrugada de este 23, realizó una nueva publicación, pero afirmando “coincidir” con las palabras del Papa que - posiblemente - habría puesto en duda anteriormente.

“Coincidimos con @Pontifex_es en la consternación, la indignación y el dolor por el asesinato de dos jesuitas. “La violencia no resuelve los problemas”, subraya el Papa Francisco y en eso coincidimos much@s”.

El homicidio de los curas, Joaquín Campos y Javier Mora, volvió a evidenciar el clima de violencia que azota a México día con día. Un escenario ante el cual, cabe recodar, el propio Papa Francisco se mostró desconsolado: “¡Cuántos asesinatos en México!”, escribió

(Foto: captura de pantalla)
(Foto: captura de pantalla)

No obstante, algunos internautas no mostraron empatía con el funcionario tras su nuevo tweet - que fuera una posible rectificación de lo antes dicho -, y lanzaron mofas a Villamil en los comentarios de la misma.

“Anda a seguir metiendo con la Iglesia Católica en un país Católica. Ahora a recular”, “Ayer ponías entre comillas su sentir Jenaro. Ojalá que exista el infierno para que pases la eternidad ahí” y “¿Ya te arrepentiste de tu sarcasmo de ayer, Jenarito?” fueron algunas respuestas de los internautas.

Cabe recordar que una de las personalidades que reaccionaron al probable cuestionamiento de Jenaro fue el influencer y ferviente crítico de la administración de la Cuarta Transformación (4T), Chumel Torres.

En la misma red social, el también conductor de El Pulso de la República tachó al titular de la SPR de “tener basura en el corazón” por insinuar que a “Su Santidad no le duele que le maten dos compañeros de la fe”.

Javier Campos Morales y Joaquín César Mora fueron dos sacerdotes Jesuitas que dedicaron más de veinte años al beneficio de la comunidad Tarahumara, en Urique. (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)
Javier Campos Morales y Joaquín César Mora fueron dos sacerdotes Jesuitas que dedicaron más de veinte años al beneficio de la comunidad Tarahumara, en Urique. (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)

Otro miembro del Gobierno Federal que también recibió críticas de los internautas fue Jesús Ramírez Cuevas, Coordinador General de Comunicación Social de la Presidencia de la República, tras comunicar las condolencias del presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la comunidad Jesuita, en conjunto con una foto del presidente en la cual, aparentemente, está sonriendo.

Por supuesto, los usuarios no tardaron en criticar el gesto sonriente de López Obrador en la foto incluida en la publicación, así como tampoco dudaron en acusar a AMLO y su postura de “abrazos, no balazos” como la causa de estos atroces crímenes y, en general, del ambiente de violencia que se vive en el país.

Y es que el brutal asesinato de los curas de Cerocahui, Urique estuvo presuntamente a cargo de José “N”, El Chueco, el líder criminal de “Gente Nueva” (el brazo armado del Cártel de Sinaloa en Chihuahua) y a quien se le han atribuido otros hechos violentos perpetrados, por lo menos, desde el 2017 en la Sierra Tarahumara.

De esa manera, el capo ha vuelto a ser uno de los objetivos principales del gobierno estatal y federal. Tanto así que, no sólo han ofrecido recompensa monetario por información de su paradero, también se emitió una alerta migratoria.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR