El CJNG y Santa Rosa de Lima convirtieron Guanajuato en un infierno; Celaya paga el costo

La última expresión de violencia se produjo aproximadamente a las 22:00 horas del lunes 23 de mayo en un hotel y dos bares de Celaya, provocando la muerte de 11 personas

Un grupo de 15 hombres armados bajó de tres camionetas y disparó a las personas que se encontraban en el Hotel Gala y los clientes de un bar contiguo en la colonia Lindavista (Foto de archivo: REUTERS/Juan Moreno)
Un grupo de 15 hombres armados bajó de tres camionetas y disparó a las personas que se encontraban en el Hotel Gala y los clientes de un bar contiguo en la colonia Lindavista (Foto de archivo: REUTERS/Juan Moreno)

Guanajuato se ha convertido en una de las regiones más violentas de México en los últimos años, mientras los grupos del narcotráfico, principalmente el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Santa Rosa de Lima (CSRL), luchan por el control de la zona.

La última expresión de violencia se produjo aproximadamente a las diez de la noche del lunes 23 de mayo en un hotel y dos bares de Celaya, la ciudad que hace un año lideró el Ranking 2020 de las 50 ciudades más violentas del mundo con 109,38 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Un grupo de 15 hombres armados bajó de tres camionetas y disparó a las personas que se encontraban en el Hotel Gala y los clientes de un bar contiguo en la colonia Lindavista. En el lugar fallecieron 10 personas, mientras que una mujer que resultó herida murió en el trayecto hacia el hospital. Ocho de las víctimas fueron mujeres y tres hombres, señaló la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Celaya.

Los perpetradores de la masacre derramaron galones de gasolina y tiraron bombas molotov con el propósito de incendiar los inmuebles donde cometieron los ataques. También dejaron una cartulina con las iniciales del Cártel Santa Rosa de Lima, en la que señalaron a las víctimas por apoyar al CJNG y de incluso estar involucradas en el asesinato de uno de sus miembros.

Los perpetradores de la masacre derramaron galones de gasolina y tiraron bombas molotov (Foto: REUTERS/Juan Moreno)
Los perpetradores de la masacre derramaron galones de gasolina y tiraron bombas molotov (Foto: REUTERS/Juan Moreno)

Ambas organizaciones han mantenido una disputa desde hace años por el control de territorio para el tráfico de drogas, extorsión a comerciantes y robo de hidrocarburos, crimen al que también se le conoce como huachicol.

La semana pasada, precisamente en Celaya, el secretario de Seguridad, Jesús Ignacio Rivera Peralta, supervisó un operativo de seguridad —con elementos de la Policía Municipal, Guardia Nacional y Sedena— en bares y restaurantes con venta de bebidas de alcohólicas a fin de “brindar espacios seguros para clientes y empleados”.

La mañana del lunes, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, destacó que en Guanajuato se estaba registrando una “reducción significativa” en cuanto a los homicidios dolosos.

En el caso de Guanajuato, continúa la tendencia hacia la baja y esperamos que se siga manteniendo este ritmo”, afirmó durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Otros datos

Desde que Diego Sinhue Rodríguez Vallejo se convirtió en gobernador de Guanajuato, la violencia ha ido en aumento en toda la entidad, aunque particularmente en Celaya, donde los asesinatos y el narcomenudeo se han duplicado, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En 2018, cuando el político del Partido Acción Nacional (PAN) tomó posesión de la gubernatura, en Celaya se registraron 188 homicidios dolosos; doce asesinatos menos que los registrados al año siguiente. Sin embargo, fueron los dos años siguientes cuando los crímenes se dispararon.

A lo largo del 2020 se iniciaron 493 carpetas de investigación por el delito de homicidio doloso en Celaya, mientras que en 2021 se denunciaron 407 asesinatos en el municipio. Esto significó un aumento de más del doble si se compara con el primer año de gobierno de Diego Sinhue.

Tan solo de enero a abril de este año ya se han registrado 153 homicidios dolosos, por lo que si sigue con la misma tendencia 2022 será un año aún más violento para Celaya que los dos anteriores.

Lo mismo ocurrió con el delito de narcomenudeo, el cual pasó de los 287 casos en Celaya durante 2018, a 395 en 2019; luego se disparó en 2020 y 2021, cuando se denunciaron 625 y 620 casos respectivamente, un aumento de más del doble.

En los primeros cuatro meses del año Celaya suma 207 carpetas de investigación por narcomenudeo.

Los datos de Celaya

A pesar de que Celaya es solo uno de los 46 municipios que forman parte de Guanajuato, aun así abarca gran porcentaje de los delitos violentos que han ocurrido en toda la entidad durante el sexenio de Diego Sinhue.

Del período que abarca desde enero del 2019 hasta abril del 2022, se han tipificado como feminicidio los asesinatos de 74 mujeres en el estado, de los cuales 16 ocurrieron en Celaya, el 21.6%. Lo anterior significa que dos de cada 10 feminicidios registrados en Guanajuato ocurrieron en este municipio.

Lo mismo ocurre con los homicidios dolosos. En el mismo lapso se registraron 9,762 casos en la entidad, 1,253 de ellos en Celaya. Es decir, uno de cada 10 asesinatos reportados en el estado sucedieron en este municipio.

La estadística se repite con las lesiones y las amenazas: uno de cada 10 casos denunciados en Guanajuato suceden en Celaya.

De los 42,405 casos de lesiones cometidas entre enero del 2019 y abril del 2022, 4,353 sucedieron en Celaya, es decir, el 10.2%. En el mismo lapso se cometieron 32,242 amenazas, de las cuales 3,243 se cometieron en el mismo municipio, lo que significa el 10%.

Todos estos datos reflejan la ola violenta en México, que registró 33,308 homicidios en 2022, después de los dos años más violentos de su historia, bajo el mandato de Andrés Manuel López Obrador, con 34,690 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR