Edward Orrin: el cirquero que estuvo detrás de la creación de la colonia Roma

Edward Walter Orrin era dueño del famoso Circo Orrin, que a principios del siglo XX tuvo gran éxito en el país

El circo Orrin fue uno de los más populares en México durante inicios del siglo XX.
El circo Orrin fue uno de los más populares en México durante inicios del siglo XX.

Durante la época conocida como El Porfiriato, en donde gobernó el país el presidente Porfirio Díaz Mori, hubo un crecimiento urbano muy notorio en la Ciudad de México. Esto hizo necesario que nuevas colonias fueran creadas para los habitantes.

La colonia Roma, junto con la Condesa, fueron dos de las colonias más importantes y populares que nacieron durante este periodo, y de las primeras en ofrecer todos los servicios básicos a sus habitantes, como luz y tuberías de agua.

Edward Walter Orrin, quien fuera fundador del gran circo Orrin, está detrás de la fundación de la icónica colonia Roma. Orrin es considerado uno de los más grandes empresarios de aquella época, a inicios del siglo XX. El empresario circense, en asociación con Pedro Lascuráin y Cassius Lamm fueron quienes fundaron la popular colonia, ubicada al poniente de la capital.

El terreno que abarca la popular colonia era de los Lascuráin; el trazo de la colonia de los Lamm y los nombres de las calles que hasta la fecha lleva la colonia Roma son de las ciudades de México por las que pasó el circo Orrin.

La historia del famoso circo, de origen inglés, que en su época tuvo un éxito fenomenal, se remonta al año 1800, con James y Sarah Orrin, quienes en 1845 llegaron a la ciudad estadounidense de Nueva York con su hijo Geoge F. Orrin. De ahí, la nueva generación de los Orrin llevó el circo a recorrer las grandes ciudades de los Estados Unidos, para posteriormente viajar a otros países de Sudamérica como Chile, Argentina, Venezuela, Costa Rica y, nuevamente, volver a Nueva York.

En 1872 estuvieron por primera vez en México, y para 1881 decidieron establecerse aquí, primero en la Plaza del Seminario, al poniente de la Catedral Metropolitana, en el Centro de la Ciudad de México, para posteriormente mudarse a la Plaza de Santo Domingo. Años después construyeron su propio circo en la Plaza de Villamil, en el terreno en el que hoy se encuentra el Teatro Blanquita, también en el Centro de la Ciudad de México.

Este fue el primer circo en utilizar una carpa de lona y energía eléctrica, además de tener una capacidad para 2,200 espectadores, además de contar con el famoso payaso Richard Bell, miembro del Jockey Club “más popular que el pulque” y gran amigo de Porfirio Díaz.

El circo contaba con dos temporadas: la primera en la Ciudad de México, durante los primeros meses del año, y la otra en la que se la pasaban de gira por diversos estados de la República Mexicana. Ésta la hacían a bordo de una serie e vagones especialmente diseñados para el circo y seguían las rutas que tenían establecidas las compañías ferroviarias del país, como la de Ferrocarril Mexicano que llegaba a México, Apizaco, Orizaba, Córdova, Jalapa, Veracruz.

Actualmente la colonia Roma es una de las favoritas para vivir o visitar de los capitalinos.
Actualmente la colonia Roma es una de las favoritas para vivir o visitar de los capitalinos.

Casi todas las calles de la colonia Roma mantienen en la actualidad el espíritu de Orrin en sus nombres, con algunas excepciones como Insurgentes, antes llamada Avenida Veracruz; y Álvaro Obregón, que en un principio llevaba el nombre de Avenida Jalisco. Esta última avenida fue concebida como principal, ya que contaba con 45 metros de ancho y un gran camellón, que estaba inspirado en los que tenían las grandes avenidas principales de las ciudades europeas. Álvaro Obregón fue uno de los personajes principales que vivieron en ella, y luego de su homicidio, en 1928, se le puso su nombre en su honor, el cual conserva hasta nuestros días.

Hay dos versiones que explican el origen del nombre de la colonia Roma. El primero es que se le dio gracias al que el terreno incluía los Potreros de Romita, pueblo que había sido llamado así por el parecido que tenía el tívoli Petit Versalles ubicado en la Calzada de la Piedad (hoy Cuauhtémoc) con un camino de cipreses en Roma, Italia. La otra versión cuenta que se llamó así en honor al famoso circo romano, que representa el origen del circo en el mundo.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR