UNAM desarrolla la misión “COLMENA”, iniciativa que enviará nueve robots a la Luna

La misión se llevará a cabo a mediados de 2021 y está siendo trabajada por el Laboratorio de Instrumentación Espacial de la UNAM

Se espera que el lanzamiento, planeado para el próximo año, estará a cargo de la empresa estadounidense Astrobotic
Fotografía: Cortesía UNAM
Se espera que el lanzamiento, planeado para el próximo año, estará a cargo de la empresa estadounidense Astrobotic Fotografía: Cortesía UNAM

Con el objetivo de posicionar tecnológicamente a México en una nueva etapa de exploración científica y explotación comercial, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a finales de 2021, hará realidad la misión COLMENA, una iniciativa que colocará nueve pequeños robots en la superficie de la Luna.

A través de una conferencia de prensa, Gustavo Medina, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), explicó que los equipos que serán lanzados son semejantes a unos engranes y se desplegarán aleatoriamente por la superficie lunar, esto para que naveguen con cierta independencia hasta conectarse electrónicamente y crear un panel solar del mayor tamaño posible. Todos los robots tienen ocho centímetros de diámetro por cuatro de altura.

El proyecto se está elaborando en el Laboratorio de Instrumentación Espacial de la UNAM, con el apoyo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el gobierno del estado mexicano de Hidalgo y diversas empresas enfocadas al ámbito tecnológico.

Se espera que el lanzamiento, planeado para el próximo año, estará a cargo de la empresa estadounidense Astrobotic, la cual también llevará experimentos de otros países y de la NASA.

El doctor Medina informó que la carga útil de COLMENA incluye a los nueve robots, además de un módulo de telecomunicaciones y telemetría, con una masa total de 500 gramos.

Todos los robots tienen ocho centímetros de diámetro por cuatro de altura
Fotografía: Cortesía UNAM
Todos los robots tienen ocho centímetros de diámetro por cuatro de altura Fotografía: Cortesía UNAM

“La baja masa total, aunada a los rigores del lanzamiento del viaje en el medio interplanetario y de la supervivencia sobre la superficie lunar, constituyen un desafío tecnológico”, sentenció el académico del ICN.

Gustavo Medina destacó que el diseño del proyecto COLMENA está siendo elaborado por estudiantes de la Máxima Casa de Estudios, enfocados en las carreras de ingeniería, física, matemáticas, actuaría, psicología, arte y diseño, disciplinas que han logrado coexistir en un ambiente interdisciplinario.

Medina recalcó que COLMENA representa una gran oportunidad para vincular al estudiantado con el sector espacial, un ámbito poco trabajado en México. De igual forma, comentó que en el Laboratorio no importa la edad o nivel escolar, pues ahí se encuentran trabajando estudiantes de preparatoria hasta doctorado.

Respecto a las mediciones de polvo y módulo de telecomunicaciones, el especialista señaló que los asteroides y las lunas generalmente no tienen campos magnéticos propios y sus superficies están expuestas al bombardeo meteorítico y de partículas de alta energía del viento solar.

Gustavo Medina destacó que el diseño del proyecto COLMENA está siendo elaborado por estudiantes de la Máxima Casa de Estudios
Fotografía: Cortesía UNAM
Gustavo Medina destacó que el diseño del proyecto COLMENA está siendo elaborado por estudiantes de la Máxima Casa de Estudios Fotografía: Cortesía UNAM

De acuerdo con el investigador, estos “cuerpos celestes poseen una capa de regolito, como consecuencia, es decir, un polvo muy fino, abrasivo, radioactivo y cargado electrostáticamente, sumamente dañino para toda la tecnología que se pretende desplegar en ese ambiente”.

El principal objetivo del Laboratorio de Instrumentación Espacial es construir “enjambres de robots”, los cuales puedan operar de forma cooperativa para desarrollar ensamblajes de estructuras o tareas grupales, esto con la ayuda de sistemas complejos y propiedades emergentes.

La UNAM busca que estos equipos hagan mediciones del polvo regolito, el cual levitará por encima de los robots debido a procesos de plasma polvoso, energizados por el viento solar.

MÁS SOBRE EL TEMA

Clases en línea: la UNAM abrió cinco centros de cómputo para ayudar a estudiantes y profesores con problemas de conectividad

“El muestreo más ambicioso que existe sobre estrellas”: así es el proyecto en el que participarán científicos de la UNAM

#NosFaltaJorge: tras una “broma” de sus compañeros, desaparece estudiante de la UNAM