El futuro que viene, es hoy

Como consecuencia de la pandemia por COVID-19, existen sectores que han sido afectados a corto plazo, de forma negativa o positiva, y otros serán afectados de igual forma, pero a largo plazo

(Foto: Cortesía)
(Foto: Cortesía)

La contingencia derivada de la pandemia del COVID –19, ha cambiado, para siempre, las economías del mundo. El impacto que ha tenido en varios sectores ha sido terrible, y las quiebras que todavía no se han dado, se harán palpables en los meses siguientes.

Hay sectores que han sido afectados a corto plazo, de forma negativa o positiva, y otros serán afectados de igual forma, pero a largo plazo.

Los sectores afectados negativamente a corto plazo son:

Bancos, ya que han tenido que migrar a sistemas digitales, móviles o en línea, cuando en América Latina la digitalización de la Banca está rezagada comparada con la de otros países, ya que existe mucha desconfianza en estas nuevas tecnologías.

Petróleo. Lo que no lograron las tecnologías de energías renovables, lo logró el COVID – 19. La cuarentena ha paralizado las economías y el uso de petróleo. Esto ha llevado al precio del petróleo a niveles nunca antes vistos, negativos durante unas horas, y precios de venta que ha llevado a muchas empresas (las de fracking por ejemplo) a cerrar las puertas, ya sea temporal o definitivamente.

Hoteles y entretenimiento. Estos sectores al pedir los gobiernos distanciamiento social, han sido afectados grandemente. Hoteles operando en un 5% de capacidad, y el entretenimiento totalmente cerrado.

Educación. El sector educativo, que tradicionalmente ha sido presencial, ha tenido que migrar a plataformas en línea, aun en contra del pensamiento educativo tradicional, y al no estar bien preparados, están muchas instituciones pasando penalidades tremendas.

Por otro lado, hay otros sectores que han sido afectados positivamente a corto plazo:

Supermercados y comida procesada. Este sector ha visto aumentadas sus ventas de forma importante, ya que las personas tienen que comer en casa y esto ha elevado sus compras en supermercados o bien en lugares donde se vende comida procesada.

Ventas en línea. Las empresas que tienen ventas en línea han podido sortear de forma más adecuada la pandemia, y las que no las tienen han tenido que hacerlo a marchas forzadas.

Home fitness. El gimnasio en casa, que parecía imposible, se ha logrado de forma exitosa. Muchos entrenadores ponen sus rutinas a disposición de las personas y vemos algunos con vistas de millones de personas.

Hay otros sectores que serán afectados negativamente a largo plazo:

Viajes, industria turística y aerolíneas. Nadie sabe como será el regreso después de la cuarentena y mientras no se desarrolle adecuadamente una vacuna contra el COVID, muchas personas no querrán viajar.

Industria Automotriz. El home office llegó para quedarse, el 60% de las empresas se han dado cuenta que pueden los empleados ser productivos desde casa, y eso los lleva a reducir costos de mantenimiento de oficinas. Al tener home office, se tendrá un desgaste menor de vehículos, por lo que la recuperación de la industria automotriz será muy lenta.

Sector logístico. La logística tradicional ha cambiado, las cadenas de suministro están rotas y no han podido adaptarse a este nuevo mundo.

Sectores afectados positivamente a largo plazo.

La ciber seguridad, al trabajar todos en línea, ahora es necesario tener un mayor cuidado para evitar intrusiones de hackers o ciber delincuentes.

Las aplicaciones de conferencias. Gran cambio, ya no son necesarias reuniones presenciales, son más productivas en línea y esto se ve con el auge de Google Meet, Zoom, y otras aplicaciones que benefician el trabajo colaborativo.

La industria de los suministros médicos y la salud. Cada vez las enfermedades parecen más letales, y el cuidado que se deben tener sobre las mismas es más amplio y severo. Los aditamentos y suministros médicos en tiempo real (muchos que traeremos en el mismo reloj) serán cada vez más comunes y demandados.

Esto ya lo sabíamos o intuíamos por las noticias, ahora la pregunta es, ¿qué viene? ¿hacía donde irá la recuperación económica?

Las cadenas de suministro descentralizadas. Las cadenas de suministro que tenemos actualmente, muy centralizadas, no dieron el resultado adecuado, por eso ahora la tendencia es descentralizar las cadenas de suministro, hacer más pequeños pero versátiles los centros de distribución.

El trabajo híbrido. Ya no será necesario el trabajo 8 horas en oficina, el trabajo desde casa, o cualquier lugar será ahora la norma.

Los datos en tiempo real. Ahora, el “business inteligence” o “big data” tiene la gran oportunidad para empujar a las empresas medianas y pequeñas, que necesitan ahora la información en tiempo real, (o en el menor tiempo posible) para poder satisfacer adecuadamente a sus clientes.

Un salto cuántico hacia la automatización. Las empresas pararon en seco por la falta de personal, y eso los ha llevado a repensar la forma de producir, buscando, sobre todo, ahora, la producción con el menor número de personas, es decir, con la mayor automatización posible.

Localismo contra virtualismo. La globalización como la conocemos ha muerto, los gobiernos buscan el localismo, los nacionalismos, pero los ciudadanos tienen algo que no van a dejar de lado, el virtualismo, que es lo que hará que la globalización triunfe.

Después de ver este panorama, podemos dar a conocer ahora, los sectores que nos darán grandes oportunidades en el futuro:

Salud, y todo lo que tenga que ver con el bienestar de la población.

Trabajo y productividad, como adaptar el trabajo y ser más productivos en un mundo más digitalizado.

Entretenimiento, las formas de dar entretenimiento serán adaptadas a esta nueva realidad, y las oportunidades, son muchas.

Educación, ya que las instituciones educativas se han percatado que no pueden depender al 100% de la educación presencial, los sistemas híbridos o sincrónicos – asincrónicos serán la tendencia de aquí en adelante.

Comida y bebidas. Las oportunidades de este sector serán mayúsculas. Los restaurantes que puedan adaptarse y cobrar dichas adaptaciones se beneficiarán. Las catas virtuales que parecían imposibles ahora son la norma.

Esto es el futuro que vendrá, pero ese futuro, es hoy. Aprendamos a vivir con esta pandemia que durará otros dos o tres años con nosotros en lo que se masifica una vacuna, y aprovechemos las oportunidades.

*Profesor de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey

Lo aquí publicado es responsabilidad del autor y no representa la postura editorial de este medio

MAS NOTICIAS