Trabajadores denunciaron robo y tráfico de drogas en el IMSS

Funcionarios y líderes sindicales estarían involucrados en el robo de medicamentos controlados, como el fentanilo

Denunciaron la existencia de una red de funcionarios y lideres sindicales que roban medicamentos controlados en el IMSS (Foto: Googlemaps)
Denunciaron la existencia de una red de funcionarios y lideres sindicales que roban medicamentos controlados en el IMSS (Foto: Googlemaps)

Un grupo de trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la delegación del estado de Oaxaca, denunciaron la existencia de una estructura para robar medicamentos controlados en hospitales, en la que presuntamente intervienen funcionarios públicos y líderes sindicales.

Donají Columba Martínez, ex titular de Prestaciones Médicas del Hospital General de la Zona 01, exhibió una serie de documentos para probar un sinnúmero de irregularidades en el suministro y distribución de narcóticos en los hospitales públicos, como el fentanilo, que es el opiáceo más potente disponible para uso médico, de acuerdo a la publicación del periódico El Informador.

La servidora pública denunció, incluso, que cuando se percató de las irregularidades se propuso investigar lo necesario para dar con los responsables del saqueo de fentanilo -usado para tratar el dolor asociado al cáncer-, pero sus acciones dieron origen a una persecución que concluyó en la rescisión laboral de la institución.

La subdirectora médica del IMSS relató que el 28 de febrero pasado, la Comisión Federal para la Protección contra riesgos Sanitarios (COFEPRIS) levantó un acta administrativa y comunicó a la Presidencia de México las graves irregularidades en el suministro de fentanilo.

Entre las anomalías registradas en las pruebas documentales, que reunió Columba Martínez, hay recetas fechadas a partir de enero de 2019 que no fueron registradas en los libros de control debido a “malas gestiones anteriores”, por lo que tampoco se realizó la adquisición del citrato de fentanillo 0.5 mg/10 ml solución inyectable” y fue inevitable el desabasto de esta medicina utilizada para tratar el dolor de pacientes de cáncer.

De acuerdo a la publicación de El Informador, las recetas supuestamente surtidas a los pacientes no llevaban el folio interno al que obligan las reglas impuestas por la Secretaría de Salud y en las farmacias tampoco se llevaba de manera correcta el semáforo de caducidades.

Ante la cadena de irregularidades, Donají Columba Martínez comunicó al titular de Cofepris, Mario Martínez que habría complicaciones para el suministro del fentanilo y éste le hizo saber lo mismo al secretario de Salud del estado de Oaxaca, Donato Casas Escamillas.

Columba Martínez insistió en que “estas irregularidades vienen de tres años atrás; no se dieron en el momento en el que yo entré como encargada o como jefa de prestaciones médicas”, aclaró Columba Martínez.

Y fue así como inició las investigaciones y a reunir las pruebas documentales, pero todo se complicó cuando el dirigente de la Sección XXVIII del sindicato del Seguro Social, Carlos Mario Aragón Ziga, se enteró que en las actas administrativas levantadas estaba involucrado a Yanelli Zamora Sosa, la subdirectora administrativa. Ese fue el momento en el que el líder sindical intervino hasta lograr que concluyeran las pesquisas. Se les dio carpetazo.

El fentanilo genera fuertes adicciones (Foto: Archivo/Shuterstock)
El fentanilo genera fuertes adicciones (Foto: Archivo/Shuterstock)

Así fue como Columba Martínez decidió llevar su denuncia a otras instancias como la Secretaría de la Función Pública, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Fiscalía General de la República.

Hasta el momento, ninguna de las autoridades le ha dado una respuesta satisfactoria y no hay evidencia de que las investigaciones hayan sido iniciadas o hayan registrado algún tipo de avance.

El 5 de agosto pasado, Columba Martínez denunció a varias personas supuestamente involucradas en las anomalías, conforme a sus pesquisas en la delegación del IMSS Oaxaca:

Fentanilo

Es un narcótico usado como analgésico y anestésico. El opiáceo más potente disponible para el uso médico.

En la última década, se han descrito numerosos casos de muerte en Estados Unidos asociados al empleo de fentanilo o sus derivados empleados solos o combinados con drogas ilegales, como la heroína. El metilfentanilo, por ejemplo, ha demostrado alta peligrosidad. Los usuarios de esta droga buscan euforia y se encuentran con la muerte, por asfixia.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Fentanilo: la droga sintética que provoca miles de muertes en EEUU y alerta a las autoridades argentinas

La epidemia del fentanilo en los Estados Unidos podría terminar con la era del opio en México

El fentanilo reemplazó a la heroína como la droga más mortífera en Estados Unidos