Silke Lubzik: "Dejemos de ver la discapacidad y veamos a las personas"

Tan pronto sujetó el libro de Eva Snoijink, Upside van Down: a positive view of down's sindrome, Silke Lubzik encontró esa inspiración que tanto buscaba para hacer de este un mundo más llevadero para su hijo Matías. Aquel momento definió el rumbo de su vida, pues luego de esa repentina lucidez, ideó Cambiando Modelos, un proyecto incluyente que ha sido capaz de redefinir no solo el destino de su hijo con síndrome de down, sino el miles de personas que a través de un mensaje masivo han podido entender que la discapacidad no debe ser un impedimento para formar parte activa de la sociedad.

Silke ojeó la obra publicada por Snoijink y quedó cautivada con el impacto visual que representaban sus fotografías, pues había niños con síndrome de down de todas las razas y extractos sociales. Entonces entendió el poder de las imágenes y cómo estas podían ayudar a enviar un mensaje para erradicar el miedo a lo desconocido e invitar a la inclusión a través de lo cotidiano, con la publicidad, el cine, una obra de teatro, una pasarela o cualquier expresión de índole masiva que ayude a la normalización de ese sector de la sociedad carente de exposición en los medios de comunicación.

"Las imágenes explican más de mil palabras y me di cuenta que quería hacer algo que tuviera que ver con eso, a través de lo que ves es una percepción que te creas. Me dijeron que no había manera de incluirlos porque no hay una necesidad de incluir a personas con discapacidad en la publicidad y apenas la estamos generando. Me asusté, pues soy mercadóloga pero no sabía vender; ahí fue cuando empezó", cuenta Lubzik a Infobae México.

Matías, la inspiración

Actualmente ella tiene 41 años y dos hijos: Matías de 9 y Andrés de 7. Cuando su primogénito nació, ni ella ni su esposo sabían que tenía síndrome de down, por lo que su primera reacción al verlo fue de angustia al no saber cómo serían sus vidas al desconocer por completo ese trastorno genético.

"Fue una noticia que no esperábamos, entonces una vez que nació en el hospital nos tomó por sorpresa, nos dio muchísimo miedo y fue un shock en ese momento. Después que lo digieres y te das cuenta que es un niño como cualquier otro -y que la clave está en eso, en tratarlo como a cualquier otro- pensé en cómo hacer para que el mundo entendiera ese mensaje", recuerda Silke mientras sujeta de la mano a Matías.

"Ahí fue el origen de Cambiando Modelos, en cómo explicarle al mundo que deje de ver a la discapacidad o deje de ver la parálisis, el autismo o lo que sea y vea a la persona que está ahí, que vean a la persona con sus gustos y deseos como cualquiera. Estoy convencida de que los medios de comunicación, la publicidad, la moda, todo lo masivo es el medio para mandar este mensaje", continúa.

Cuando llegó el libro de Eva Snoijink fue que comenzó a darle forma a Cambiando Modelos, una fundación creada formalmente en 2017 ante notario público con el apoyo de Víctor Gordoa, el creador de Imagen Pública. Pero de inmediato se topó con pared.

"Desafortunadamente hay una imagen de la discapacidad y de las personas con discapacidad muy negativa que está  basada en la lástima y la compasión. En que 'pobrecitas las personas con discapacidad' y que no son capaces de hacer nada y les tienes que ayudar. Esa imagen les da miedo a las empresas para hacer publicidad inclusiva, piensan que van a ser criticados por aprovecharse de las personas con discapacidad, por hacer negocio o porque probablemente piensen en su interior que no venden. Hemos tocado un millón de puertas, se abre una y tienes que quedarte ahí, porque si la gente cambia su perspectiva, la publicidad cambia, es incluir a la gente con discapacidad en cualquier producción como cualquier otra persona", señala Lubzik.

De acuerdo con datos oficiales del INEGI, en México la prevalencia de la discapacidad es del 6% de la población total. Esto significa que unos 7.1 millones de habitantes del país tienen alguna discapacidad,  aunque el 47.4% de ellos son adultos mayores de 60 años. Según estimaciones del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, se puede considerar que el nacimiento desde 1988 a 2017 fue de 121.400 personas con Síndrome de Down en territorio mexicano.

"Cambiando Modelos tiene como prioridades, por un lado, sensibilizar a la sociedad acerca de la discapacidad y las personas con discapacidad, el objetivo final es que la gente deje de ver la discapacidad para que vea a las personas. Tenemos una base de datos como de 600 personas con y sin discapacidad y dependiendo los proyectos que vayan saliendo, depende del casting y los mandas. Todos son bienvenidos, necesitamos mandar un mensaje de inclusión y todos ayudan a hacer eso", asegura Lubzik.

Fashion Week, una ventana de exposición

Recientemente, Cambiando Modelos formó parte del Mercedes Benz Fashion Week, se dio gracias a que Silke conoció a la escritora y conferencista  Adriana Macías, quien nació sin brazos y se ha convertido en un referente de la inclusión en México a las personas con discapacidad.

"Nos caímos muy bien, nos vibramos y ella a su vez el año pasado conoció a Cristina Pineda de Pineda Covalín y la invitó a participar como diseñadora en una marca que tiene Cristina que se llama Xico, entró Adriana a diseñar ahí y ella me marcó porque su desfile tenía que ser inclusivo, de ahí salió la oportunidad y estuvo maravilloso", remembra la fundadora de Cambiando Modelos, quien atesora uno de sus más gratos recuerdos al frente de esta sociedad civil en dicha pasarela.

"Para mí el que una mamá después de que ve a su hija desfilar en un evento inclusivo, me abrace con un sentimiento real, increíble, y que me diga 'para mí ver desfilar a mi hija es lo mejor que me ha pasado' y en lágrimas, es el mejor premio y recompensa que puedas tener. Esto no tiene precio, la sensación que te da el hacer algo por alguien más no hay manera de cuantificarlo ni materializarlo, para mí es la satisfacción más grande, es la energía que se necesita para seguir y seguir".

 

Roma, de los primeros grandes eventos

Pero antes, durante el rodaje de la multipremiada película Roma de Alfonso Cuarón, Silke recibió una llamada, pues para dicho filme se necesitaba un actor con síndrome de down para interpretar uno de los personajes. Fue así que uno de sus talentos fue elegido para formar parte del elenco.

"En el caso de Roma andaban buscando un niño con síndrome de down, nos llegó la información y de ahí se fue dando y fue justo al principio. Roma apenas salió pero se grabó hace dos años, fue justo cuando estábamos empezando con Cambiando Modelos y fue el primer proyecto que salió así de nosotros", recuerda.

Pese a los esfuerzos de Lubzik y Cambiando Modelos, el camino aún es largo en un país en donde el 20,2% de la población de 18 años en adelante declaró haber sido discriminada en el último año y donde el 58% de la población mayor de edad opina que en el país se respetan poco o nada los derechos de las personas con discapacidad, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional contra la Discriminación.

"Hemos avanzado en los últimos 10 o 20 años pero falta mucho por hacer, en México todavía tenemos muchos estigmas no solo de discapacidad, sino como racismo, machismo; nos cuesta todavía mucho la aceptación a las diferencias en general, entonces creo que falta mucho por aprender, entender que todos somos diferentes y que eso es positivo. Todos tenemos algo positivo que aportar a la sociedad y desde nuestra trinchera podemos abrazar las diferencias e incluir a todos. No es incluir por dar chance, sino porque realmente nos van a aportar algo que nadie más puede, pero ahí vamos, nosotros buscamos que se viralice, que nuestro mensaje llegue a muchas personas", explica.

De acuerdo con la misma Encuesta Nacional contra la Discriminación, 25% de los hombres cuestionados contestó que las personas con discapacidad son de poca ayuda en el trabajo, mientras 24% de las mujeres concordó con ello. En tanto, 25.1% de personas discapacitadas reconocieron sentirse discriminadas en el último año en el país.

"Esto no tiene límite, para mí, cambiar paradigmas en México, en el mundo, a través de medios digitales puedes llegar a nivel global, yo quisiera que cada anuncio fuera inclusivo, que salga cualquier persona como una más y entonces al final que eso haga que cada vez más escuelas hagan inclusión, más oportunidades laborales para las personas con discapacidad, con más políticas públicas y se respeten los derechos de personas con discapacidad. Al final del día mi objetivo como el de todos los padres es que tu hijo sea feliz, independiente e integrado a la sociedad, mi objetivo final es ese, pero no hay límites, siempre se pueden hacer más cosas", finaliza.