El río de magma de Grindavik en Islandia registró un caudal récord

Las autoridades declararon el estado de emergencia cuando la lava reventó una tubería de agua clave durante la tercera fisura volcánica que azotó la península occidental de Reykjanes desde diciembre

Compartir
Compartir articulo
El río de magma de Grindavik en Islandia registra un caudal récord

Un río de magma fluyó debajo de un pueblo pesquero islandés a fines del año pasado a un ritmo nunca antes registrado, dijeron científicos el jueves, mientras la región sufría otra erupción dramática.

Las autoridades de Islandia declararon el jueves el estado de emergencia cuando la lava reventó una tubería de agua clave durante la tercera fisura volcánica que azotó la península occidental de Reykjanes desde diciembre.

El río de magma de Grindavik en Islandia registra un caudal récord

Antes de 2021, la península no había experimentado una erupción en 800 años, lo que sugiere que la actividad volcánica en la región ha vuelto a despertar de su letargo.

Después de analizar cómo el magma se disparó desde un depósito profundo bajo tierra a través de una larga y delgada “lámina vertical” kilómetros por debajo del pueblo de Grindavik en noviembre, los investigadores advierten que esta actividad no muestra signos de desaceleración.

El río de magma de Grindavik en Islandia registra un caudal récord

Esa predicción pareció ser confirmada por la última fisura que dividió la superficie de la Tierra cerca de la aldea ahora evacuada, que ocurrió pocas horas antes de que se publicara el nuevo estudio en la revista Science.

El autor principal del estudio, Freysteinn Sigmundsson, investigador del Centro Vulcanológico Nórdico de la Universidad de Islandia, dijo a la agencia AFP que era difícil decir cuánto duraría esta nueva era de erupciones.

Pero estimó que todavía quedan meses de incertidumbre por delante para la región amenazada.

Un caudaloso río fundido

Dos personas observan la erupción del un volcán, al norte de Grindavík, Islandia, el 8 de febrero de 2024 (AP Foto/Marco Di Marco)
Dos personas observan la erupción del un volcán, al norte de Grindavík, Islandia, el 8 de febrero de 2024 (AP Foto/Marco Di Marco)

Durante seis horas el 10 de noviembre, el magma creciente creó un llamado dique subterráneo que tiene 15 kilómetros de largo y cuatro kilómetros de alto, pero sólo unos pocos metros de ancho, según el estudio.

Antes de la erupción del jueves, se habían acumulado 6,5 millones de metros cúbicos de magma debajo de la región que rodea Grindavik, según la Oficina Meteorológica de Islandia.

El magma había fluido a 7.400 metros cúbicos por segundo, “una escala que no habíamos medido antes” en Islandia ni en ningún otro lugar, dijo Sigmundsson.

En comparación, el caudal medio del río Sena en París es de sólo 560 metros cúbicos por segundo. El flujo de magma era más cercano al de ríos más grandes como el Danubio o el Yukón.

El flujo de magma en noviembre también fue 100 veces mayor que el observado antes de las recientes erupciones en la península de 2021 a 2023, dijo Sigmundsson.

“La actividad se está acelerando”, afirmó.

El flujo de magma de noviembre precipitó erupciones más graves en diciembre, el mes pasado y nuevamente el jueves.

El flujo de magma de noviembre precipitó erupciones más graves en diciembre, el mes pasado y nuevamente el jueves (Iceland Civil Protection/Handout via REUTERS)
El flujo de magma de noviembre precipitó erupciones más graves en diciembre, el mes pasado y nuevamente el jueves (Iceland Civil Protection/Handout via REUTERS)

El aumento de la presión subterránea también ha provocado cientos de terremotos y ha empujado el suelo hacia arriba unos pocos milímetros cada día, creando enormes grietas en el suelo y dañando la infraestructura en Grindavik y sus alrededores.

Las grietas ocultas que han asolado la ciudad probablemente representen más peligro que la lava, dijo Sigmundsson, señalando una descubierta en medio de un campo deportivo a principios de esta semana.

Más magma por venir

El pueblo, así como la cercana central eléctrica de Svartsengi y el famoso spa geotérmico Blue Lagoon, han sido evacuados repetidamente debido a las amenazas de erupción.

La viabilidad a largo plazo de partes de la región asentadas en un terreno tan volátil se ha convertido en un tema de debate.

Sigmundsson subrayó que tales decisiones dependían de las autoridades, pero afirmó que se trata definitivamente de “un período de incertidumbre para la ciudad de Grindavik”.

“Necesitamos estar preparados para que salga mucho más magma a la superficie”, afirmó.

Los investigadores utilizaron mediciones sísmicas y datos satelitales para modelar qué impulsaba el flujo de magma.

Islandia se encuentra en la Cordillera del Atlántico Medio, una grieta en el fondo del océano que separa las placas tectónicas de Eurasia y América del Norte.

A medida que estas placas se fueron separando lentamente a lo largo de los últimos ocho siglos, se acumuló una “tensión tectónica” que fue una fuerza impulsora clave para que el magma surgiera a través de la grieta geológica subterránea, dijo Sigmundsson.

Los investigadores esperan que su análisis pueda ayudar a comprender las causas de las erupciones en otras zonas del mundo.

(Con información de AFP)