Pese a la perdida de fuerza, los expertos alertan de que es un sistema de gran tamaño, muy bien organizado, que mantiene su potencial destructor por el peligro de marejadas ciclónicas, inundaciones e intensas precipitaciones a su paso.

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en Parris Island en preparativos para evacuación (REUTERS)

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en Parris Island en preparativos para evacuación (REUTERS)

La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) apuntó hoy que el mayor peligro que representa Florence es "la tremenda cantidad de agua" que descargará a su paso por Carolina del Norte, del Sur y Virginia, en la costa este de Estados Unidos.

Trabajadores aseguran la madera para proteger ventanales antes de la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, EE.UU, 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Chris Keane)

Trabajadores aseguran la madera para proteger ventanales antes de la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, EE.UU, 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Chris Keane)

Según un probable patrón de trayectoria del NHC, el ojo de Florence se aproximará en la tarde hoy a las costas de Las Carolinas y "esta noche y el viernes se moverá cerca o sobre la costa del sur de Carolina del Norte y este de Carolina del Sur".

Se esperan pocos cambios en la intensidad del sistema antes de que su ojo toque tierra en la costa sureste estadounidense, con un debilitamiento progresivo a medida que se mueva tierra adentro.

La gente se prepara y buscan hielo antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach, Carolina del Norte, EE. UU., 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Carlo Allegri)

La gente se prepara y buscan hielo antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach, Carolina del Norte, EE. UU., 12 de septiembre de 2018 (REUTERS / Carlo Allegri)

Con la aproximación de Florence a EE.UU., cuyos vientos y lluvias comenzaron ya a sentirse hoy, el NHC emitió una aviso de huracán desde South Santee River (Carolina del Sur) hasta Duck, Albemarle y Pamlico Sounds (Carolina del Norte), y una vigilancia de huracán desde Edisto Beach (Carolina del Sur) hasta Carolina del Norte y la frontera con Virginia.

Se mantiene un aviso de marejada ciclónica en la zona, donde el NHC alerta de que "existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida" debido a un aumento del nivel del mar "moviéndose tierra adentro".

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte (REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte (REUTERS)

La peligrosa marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa "se inunden por un aumento del nivel" del mar que podría alcanzar entre 9 y 13 pies desde Cabo Fear a Cabo Lookout, incluidos Neuse, Pamlico y Pungo, con posibles "grandes y destructoras olas", resaltaron los meteorólogos.

Blaire Johnson y Mike Driver cargan sus pertenencias en un camión de alquiler antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach (REUTERS / Carlo Allegri)

Blaire Johnson y Mike Driver cargan sus pertenencias en un camión de alquiler antes de que el huracán Florence llegue a la costa en Carolina Beach (REUTERS / Carlo Allegri)

Se espera que Florence produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 50 y 76 centímetros.

Una vista del huracán Florence tomada por cámaras fuera de la Estación Espacial Internacional muestra cómo se desplaza en el Océano Atlántico en dirección oeste, noroeste hacia la costa este de los Estados Unidos (REUTERS)

Una vista del huracán Florence tomada por cámaras fuera de la Estación Espacial Internacional muestra cómo se desplaza en el Océano Atlántico en dirección oeste, noroeste hacia la costa este de los Estados Unidos (REUTERS)

Las personas ponen madera en las ventanas de un teatro antes de la llegada del huracán Florence a Greenville, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Eduardo Muñoz)

Las personas ponen madera en las ventanas de un teatro antes de la llegada del huracán Florence a Greenville, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Eduardo Muñoz)

Las casas a orillas del océano están vacías antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur, EEUU (REUTERS / Randall Hill)

Las casas a orillas del océano están vacías antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur, EEUU (REUTERS / Randall Hill)

Un muelle de pesca antes de que llegue el huracán Florence a Carolina Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Carlo Allegri)

Un muelle de pesca antes de que llegue el huracán Florence a Carolina Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS / Carlo Allegri)

Vista de una casa vacía después de que la familia fuera evacuada ante la llegada del huracán Florence en Carolina Beach, Carolina del Norte, Estados Unidos (EFE/CAITLIN PENNA)

Vista de una casa vacía después de que la familia fuera evacuada ante la llegada del huracán Florence en Carolina Beach, Carolina del Norte, Estados Unidos (EFE/CAITLIN PENNA)

Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask ante la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (EFE/CAITLIN PENNA)

Personas evacuadas buscan refugio en la escuela secundaria Emma B. Trask ante la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (EFE/CAITLIN PENNA)

Vista de las camas que han sido instaladas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte, EEUU (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Vista de las camas que han sido instaladas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte, EEUU (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Camas dispuestas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Camas dispuestas en un pabellón de la Base del Cuerpo de Marines Camp Lejaune en previsión a la llegada del huracán Florence, en Jacksonville, Carolina del Norte (EFE/Foto cedida por el Cuerpo De La Marina De EEUU)

Emmett West saca su bote de un puerto deportivo cercano para asegurarlo en su casa frente al huracán Florence en Morehead City, Carolina del Norte (AP Photo/David Goldman)

Emmett West saca su bote de un puerto deportivo cercano para asegurarlo en su casa frente al huracán Florence en Morehead City, Carolina del Norte (AP Photo/David Goldman)

Sarah Dankanich saca un envoltorio “fuera de servicio” de una bomba de gasolina mientras su esposo, Bryan Dankanich, se prepara para cargar gasolina en latas antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Sarah Dankanich saca un envoltorio “fuera de servicio” de una bomba de gasolina mientras su esposo, Bryan Dankanich, se prepara para cargar gasolina en latas antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Las personas se alinean frente a Home Depot para abastecerse de generadores y contrachapados antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Las personas se alinean frente a Home Depot para abastecerse de generadores y contrachapados antes del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte (AP Photo/Chuck Burton)

Un residente de Virginia Beach, Virginia, carga un saco de arena antes de llevarlo a su camioneta (AP Photo/Alex Brandon)

Un residente de Virginia Beach, Virginia, carga un saco de arena antes de llevarlo a su camioneta (AP Photo/Alex Brandon)

Los trabajadores sacan barcos fuera del agua en el puerto de Wanchese, Carolina del Norte (AP Photo/Gerry Broome)

Los trabajadores sacan barcos fuera del agua en el puerto de Wanchese, Carolina del Norte (AP Photo/Gerry Broome)

Victor Lawrence, del departamento de bomberos de la Isla de Palms, se prepara para conducir por la isla anunciando que el gobernador ordenó una evacuación obligatoria en la Isla de Palms, Carolina del Sur (AP Photo/Mic Smith)

Victor Lawrence, del departamento de bomberos de la Isla de Palms, se prepara para conducir por la isla anunciando que el gobernador ordenó una evacuación obligatoria en la Isla de Palms, Carolina del Sur (AP Photo/Mic Smith)

Mark Lewis, conservador, y Alisa Reynolds aseguran el cuadro “The Shoppers” de William James Glackens en el Museo de Arte Chrysler (The’ N. Pham/The Virginian-Pilot via AP)

Mark Lewis, conservador, y Alisa Reynolds aseguran el cuadro “The Shoppers” de William James Glackens en el Museo de Arte Chrysler (The’ N. Pham/The Virginian-Pilot via AP)

Los policías de Wrightsville Beach comprueban la identificación en el puente a Wrightsville Beach. Miles de personas tratan de huir del paso del huracán (Matt Born/The Star-News via AP)

Los policías de Wrightsville Beach comprueban la identificación en el puente a Wrightsville Beach. Miles de personas tratan de huir del paso del huracán (Matt Born/The Star-News via AP)

Yugonda Sample espera fuera de su automóvil en una fila de autos a lo largo de Oyster Point Road mientras la gente espera recoger sacos de arena. La ciudad de Newport News ofrecía sacos de arena gratis a los residentes en el Centro de Operaciones de Obras Públicas a medida que se aproxima el huracán Florence (Jonathon Gruenke/The Daily Press via AP)

Yugonda Sample espera fuera de su automóvil en una fila de autos a lo largo de Oyster Point Road mientras la gente espera recoger sacos de arena. La ciudad de Newport News ofrecía sacos de arena gratis a los residentes en el Centro de Operaciones de Obras Públicas a medida que se aproxima el huracán Florence (Jonathon Gruenke/The Daily Press via AP)

Los camiones se organizaron antes de un viaje a Wilmington, Carolina del Norte, para ayudar con los esfuerzos de restauración de energía tras el paso del huracán Florence (Foto AP / Skip Foreman)

Los camiones se organizaron antes de un viaje a Wilmington, Carolina del Norte, para ayudar con los esfuerzos de restauración de energía tras el paso del huracán Florence (Foto AP / Skip Foreman)

Los miembros de las fuerzas del orden trabajan con la Guardia Nacional para dirigir el tráfico hacia la autopista US 501 mientras el huracán Florence se acerca a la costa este (AP Photo/Sean Rayford)

Los miembros de las fuerzas del orden trabajan con la Guardia Nacional para dirigir el tráfico hacia la autopista US 501 mientras el huracán Florence se acerca a la costa este (AP Photo/Sean Rayford)

Una casa frente a la playa está tapiada ante la amenaza del huracán Florence en Holden Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS/Anna Driver)

Una casa frente a la playa está tapiada ante la amenaza del huracán Florence en Holden Beach, Carolina del Norte, EEUU (REUTERS/Anna Driver)

Las casas tapiadas antes de la llegada del huracán Florence, en Holden Beach, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Las casas tapiadas antes de la llegada del huracán Florence, en Holden Beach, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Personas se alinean para comprar gas propano en la ferretería Socastee, antes de la llegada del huracán Florence a Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Personas se alinean para comprar gas propano en la ferretería Socastee, antes de la llegada del huracán Florence a Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Personal de la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur y del 169 ° se prepara para apoyar los esfuerzos de rescate antes del Huracán Florence en la Base de la Guardia Nacional Conjunta McEntire, Carolina del Sur (U.S. Air National Guard/Master Sgt. Caycee Watson/Handout via REUTERS)

Personal de la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur y del 169 ° se prepara para apoyar los esfuerzos de rescate antes del Huracán Florence en la Base de la Guardia Nacional Conjunta McEntire, Carolina del Sur (U.S. Air National Guard/Master Sgt. Caycee Watson/Handout via REUTERS)

Los soldados de la Guardia Nacional de Carolina del Sur transfieren combustible diesel a granel a los camiones cisterna de combustible para su distribución antes del huracán Florence, en North Charleston, Carolina del Sur (Sargento del Ejército de EEUU Brian Calhoun / Folleto a través de REUTERS)

Los soldados de la Guardia Nacional de Carolina del Sur transfieren combustible diesel a granel a los camiones cisterna de combustible para su distribución antes del huracán Florence, en North Charleston, Carolina del Sur (Sargento del Ejército de EEUU Brian Calhoun / Folleto a través de REUTERS)

El muelle de Surfside Beach, que aún muestra parte del daño de 2016 durante el huracán Matthew, se muestra antes del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS / Randall Hill)

El muelle de Surfside Beach, que aún muestra parte del daño de 2016 durante el huracán Matthew, se muestra antes del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS / Randall Hill)

El destructor de misiles guiados USS Nitze de la Armada de Estados Unidos sale de la Estación Naval Norfolk para evitar el huracán Florence, en Norfolk, Virginia (U.S. Navy/Mass Communication Specialist 2nd Class Justin Wolpert/Handout via REUTERS)

El destructor de misiles guiados USS Nitze de la Armada de Estados Unidos sale de la Estación Naval Norfolk para evitar el huracán Florence, en Norfolk, Virginia (U.S. Navy/Mass Communication Specialist 2nd Class Justin Wolpert/Handout via REUTERS)

Trent Bullard llena contenedores de gasolina para su generador antes del huracán Florence en Pembroke, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Trent Bullard llena contenedores de gasolina para su generador antes del huracán Florence en Pembroke, Carolina del Norte (REUTERS/Anna Driver)

Cientos de autos viajan hacia el oeste por la carretera interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Cientos de autos viajan hacia el oeste por la carretera interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Los agentes de policía vigilan el tráfico en una entrada a la Interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Los agentes de policía vigilan el tráfico en una entrada a la Interestatal 26 antes de la llegada del huracán Florence cerca de Orangeburg, Carolina del Sur (REUTERS/Chris Keane)

Heather Samson, dueña de Beach Beads and Glass Studio, usa pintura en aerosol para dejar mensajes en su negocio antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Heather Samson, dueña de Beach Beads and Glass Studio, usa pintura en aerosol para dejar mensajes en su negocio antes de la llegada del huracán Florence en Surfside Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

John Muchmore ayuda a cargar maderas para proteger los condominios Afterdeck antes de la llegada del huracán Florence en Garden City Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

John Muchmore ayuda a cargar maderas para proteger los condominios Afterdeck antes de la llegada del huracán Florence en Garden City Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Ocean Boulevard vacío de turistas después de que se declararon las evacuaciones obligatorias para las áreas costeras de Carolina del Sur antes de la llegada del huracán Florence en Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

Ocean Boulevard vacío de turistas después de que se declararon las evacuaciones obligatorias para las áreas costeras de Carolina del Sur antes de la llegada del huracán Florence en Myrtle Beach, Carolina del Sur (REUTERS/Randall Hill)

El buque hospital estadounidense USNS Comfort sale de la Estación Naval Norfolk antes de la llegada huracán Florence en Norfolk, Virginia (Ricks/Handout via REUTERS)

El buque hospital estadounidense USNS Comfort sale de la Estación Naval Norfolk antes de la llegada huracán Florence en Norfolk, Virginia (Ricks/Handout via REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte, llega durante una evacuación antes del huracán Florence, en la Base de la Fuerza Aérea Barksdale, Luisiana (Fuerza Aérea de EEUU, Sydney Campbell/Handout via REUTERS)

El personal de la Fuerza Aérea estadounidense de la Base Aérea Seymour Johnson, Carolina del Norte, llega durante una evacuación antes del huracán Florence, en la Base de la Fuerza Aérea Barksdale, Luisiana (Fuerza Aérea de EEUU, Sydney Campbell/Handout via REUTERS)

Un hombre lee un graffiti que dice “Reza por Wilmington” en un negocio cerrado por la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, Estados Unidos (REUTERS/Ernest Scheyder)

Un hombre lee un graffiti que dice “Reza por Wilmington” en un negocio cerrado por la llegada del huracán Florence en Wilmington, Carolina del Norte, Estados Unidos (REUTERS/Ernest Scheyder)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: