“Me curaron unos hombres alienígenas”: la inaudita revelación de Talina Fernández sobre su operación de pierna

La conductora de televisión narró un extraño encuentro del cuarto tipo

Talina Fernández causó la sorpresa de sus compañeros esta mañana en la revista Sale el Sol, luego de que narró un encuentro cercano del cuarto tipo
Talina Fernández causó la sorpresa de sus compañeros esta mañana en la revista Sale el Sol, luego de que narró un encuentro cercano del cuarto tipo

La conductora de televisión Talina Fernández causó la sorpresa de sus compañeros esta mañana en el programa Sale el Sol, luego de narrar un encuentro cercano con unos hombres alienígenas, quienes supuestamente la intervinieron quirúrgicamente.

Según narró durante la sección del programa “Trapitos al Sol”, fue “curada” por seres extraterrestres a finales de la década de los setenta. Todo empezó cuando tuvo la oportunidad de conocer al ilusionista Uri Geller y, gracias a la conmoción que causó su participación en televisión, pudo concretar un encuentro con “alienígenas que sanaban”.

“En 1977, vino a México Uri Geller, un cuate que doblaba cucharas, paraba relojes. Y Lolita Ayala y yo condujimos un programa y éramos las traductoras. Habló alguien y dijo: ‘¿Cómo es posible que Uri Geller esté doblando cucharas cuando podría aprovechar su don para curar?’, a mí me curaron en el Ajusco unos hombres alienígenas’”, recordó Talina.

Aunque la conductora de televisión no prestó atención al testimonio de la sanación por alienígenas, este detalle sí llamó la atención de cientos de televidentes, quienes saturaron las líneas telefónicas de la televisora para obtener más información sobre los supuestos seres extraterrestres.

Video: Sale el Sol

“Yo estaba más preocupada por la traducción, que no le pregunté más. Y el lunes, llego a Televisa, y me dicen que los teléfonos estaban bloqueados, porque la gente quería saber más sobre en dónde te curan con las manos unos extraterrestres. Dije ‘chin, ni le pregunté, sintiéndome muy mal’”.

Después de aquel día Talina tuvo contacto con una amiga, quién, según narró la conductora en el espacio televisivo, había sufrido un contratiempo con su automóvil y, mientras esperaba que este se arreglara, conoció a un hombre que “había sido curado por alienígenas”, identificado como “Jorge”. Acto seguido, la “dama del buen decir” se contactó con el individuo.

“(Jorge) me llamó y me dijo que ‘dicen que te puedo llevar con ellos’ y le pregunté si podía llevar a mi esposo y a otra reportera” y él accedió; sin embargo, días antes de concretar la cita Talina sufrió un accidente en una de sus piernas.

“Llego el día de la cita y llega el hombre rojo y me dice ‘síganme’, yo con la rodilla amoladísima. Entonces nos vamos en una panel sin ventanas, llegamos y México está allá abajo. Pudo haber sido el Ajusco, puede haber sido no sé qué”.

Finalmente, Talina entró a una casa en donde había un grupo de hombres vestidos completamente de negro y, a pesar de su escepticismo, los individuos lograron sanar sus enormes heridas en la pierna.

 Talina entró a una casa en donde había un grupo de hombres vestidos completamente de negro y, a pesar de su escepticismo, los individuos lograron sanas sus enormes heridas en la pierna.  Foto: @talinafernandezoficial 7 Instagram
Talina entró a una casa en donde había un grupo de hombres vestidos completamente de negro y, a pesar de su escepticismo, los individuos lograron sanas sus enormes heridas en la pierna. Foto: @talinafernandezoficial 7 Instagram

“Yo dije ‘me van a sedar, me van a hipnotizar, saqué un cigarro para estar alerta. Entonces empiezo a sentir la pierna helada, me sube hasta acá y ellos con los ojos cerrados hacían ‘así' y ‘así', de repente ‘ya acabé' y empezaron a eructar. Me levanto el pantalón y la pierna absolutamente perfecta”.

Posteriormente, según narró Talina, la conductora de televisión, recibió una invitación para “aprender” de los dones de aquellos seres. Sin embargo, debido a que no pudo acomodar el horario para asistir a la hora que ellos requerían, los individuos simplemente aseguraron que no “era su turno de aprender” y se la llevaron.

“Pasado el tiempo voy con un doctor y me tomo una radiografía. El doctor me pregunta: ‘¿Cuándo te rompiste la rodilla?, ‘¿Yooo?, nunca’, ‘ah, cómo no’ y me enseña mi rodilla, la rodilla que me operaron los extraterrestres”, concluyó Talina.

SEGUIR LEYENDO: