La portada de Vanity Fair y James Franco en la entrega de los premios Globos de Oro el 7 de enero pasado con su pin “Time’s Up”
La portada de Vanity Fair y James Franco en la entrega de los premios Globos de Oro el 7 de enero pasado con su pin “Time’s Up”

Además de la controversia que explotó en las redes sociales respecto a las tres piernas de Reese Witherspoon y las tres manos de Oprah Winfrey en su portada anual producto de un exceso de Photoshop, Vanity Fair reconoció además que tomó una drástica decisión con el actor James Franco, acusado de abusos sexuales en las últimas semanas y quien también fue editado digitalmente por la revista.

Franco, quien había participado de la portada histórica como una de las 13 "extraordinarias estrellas" del año, fue barrido por ordenador luego de que se conocieran las denuncias por abuso sexual contra otras actrices y menores de edad.

Pese a que el actor se defendió de las gravísimas acusaciones, Vanity Fair igualmente resolvió que no debía ser parte de la producción pese a que la fotógrafa Annie Leibovitz ya había tomado su imagen. Por lo tanto, el título también debió cambiar a último momento, tal como consignó The Washington Post: "12 extraordinarias estrellas…".

La portada de Vanity Fair tal como quedó, con las 12 estrellas y sin James Franco
La portada de Vanity Fair tal como quedó, con las 12 estrellas y sin James Franco

"Tomamos la decisión de no incluir a James Franco en la portada de Hollywood una vez que supimos de las alegaciones por mala conducta contra él", explicó un vocero de la revista a Hollywood Reporter. En total fueron cinco las mujeres que acusaron al artista de haberse propasado sexualmente con ellas.

Franco posó -como el resto de las estrellas más el editor de la publicación, Graydon Carter– para Leibovitz en un set montado especialmente para la producción. Junto a él estaban otros dos protagonistas que sí quedaron en la portada pero cuyos nombres no trascendieron. Fue sencillo entonces eliminarlo digitalmente sin tener que volver a tomar la foto, comentó la fuente.

El actor cayó en desgracia luego -de que de manera cínica para muchos- mostrara un pin con la inscripción Time's up (Se acabó el tiempo) un movimiento contra los abusos sexuales. Lo exhibió durante la entrega de los Globos de Oro, el pasado 7 de enero, cuando recibió el premio a "mejor actor en musical o comedia".

 
James Franco en otra gala reciente en Los Angeles (AFP)
James Franco en otra gala reciente en Los Angeles (AFP)

Fue en ese instante cuando la furia de algunas de sus supuestas víctimas emergió. La primera fue Violet Paley, actriz, quien recordó cuando Franco abusó de ella en un auto. "Lindo pin de Time's Up de James Franco. ¿Recuerdas la vez en un automóvil que metiste mi cabeza en tu pene expuesto y esa otra vez que le dijiste a mi amiga que fuera a tu hotel cuando tenía 17 años? ¿Después de que ya te pillaron haciéndoselo a otra chica de 17 años?". El tuit de Paley se viralizó de inmediato y recibió miles de respuestas, réplicas y likes.

Pero no fue la única que utilizó las redes sociales para dejar en evidencia el doble estándar de Franco. Sarah Tither-Kabplan también hizo lo mismo en su cuenta de Twitter: "Hey, James Franco, lindo pin en los Globos de Oro. ¿Recuerdas hace unas semanas cuando me dijiste que la desnudez completa que tenía que hacer en dos de tus películas por 100 dólares por día no era una explotación porque yo firmé un contrato para hacerlo? ¡Se acabó el tiempo en eso!".

Por estas y por una amplia nota publicada por el diario Los Angeles Times en la cual se relataban otros casos de supuestos abusos por parte de Franco, fueron suficientes para los responsables de Vanity Fair para barrer de su portada al actor. Esta vez, el Photoshop fue bien utilizado: no quedaron rastros de la presencia del artista en su última edición.

LEA MÁS:

MÁS TEMAS: