Una familia de un niño que murió en un accidente en una escuela de California llegó a un acuerdo por USD 18 millones

El distrito escolar de Hacienda La Puente Unida, al este de Los Ángeles, decidió pagarle esta suma a los familiares del menor fallecido antes de ir a juicio con ellos

Moises Murillo murió a los 8 años tras sufrir un accidente en la escuela
Moises Murillo murió a los 8 años tras sufrir un accidente en la escuela

Moises Murillo tenía síndrome de down y varias discapacidades físicas que hacían que le fuera imposible moverse sin una silla de ruedas especializada. Para ir al colegio, la institución debía poner un maestro capacitado para que lo cuidara de manera independiente, algo que la ley de California establece como un derecho para los niños con este tipo de discapacidades.

Pero el 31 de mayo de 2017, a sus 8 años, todo cambió para Moises. Ese día asistió como todos los otros días al colegio Sunset Elementary, a unos 30 kilómetros al oeste del centro de Los Ángeles. Ese día, una maestra que no estaba al tanto del caso de Moises, decidió sacarlo de su silla de ruedas y sentarlo en un asiento. Para mal de peores, al ver que el niño no podía mantenerse erguido por si mismo, decidió atarlo con un cinturón de contención a la silla. Tras hacer esto, la maestra en cuestión siguió con sus labores del día sin volver a controlar cómo estaba Moises.

Lo pusieron en esta situación y lo dejaron allí, para volver a ocuparse de sus labores, sin darle ningún tipo de supervisión”, explicaba a la prensa local Steve Vartazarian, abogado de la familia de Moises.

Steve Vartazarian, abogado de la familia de Moises Murillo
Steve Vartazarian, abogado de la familia de Moises Murillo

En esos minutos el niño se cayó de la silla, golpeándose severamente contra el piso de cemento de la escuela. El golpe que se dio Moises fue tal que se dañó la columna vertebral, al punto que el niño dejó de respirar mientras estaba tirado en el piso. Desde el colegio llamaron a una ambulancia que lo trasladó primero al hospital Queen of the Valley, donde recibió primeros auxilios, y luego al hospital del niños del condado de Orange.

El pequeño nunca recobró la consciencia tras el golpe. Durante una semana lo mantuvieron conectado a varias máquinas que lo ayudaban a respirar hasta que los médicos determinaron que no había manera de que se recuperara de los daños sufridos. Moises murió el 4 de junio de 2017 con solo 8 años de edad.

Una maestra lo había sacado de su silla de ruedas y lo había dejado sin supervisión cuando ocurrió el accidente
Una maestra lo había sacado de su silla de ruedas y lo había dejado sin supervisión cuando ocurrió el accidente

Desde entonces, la familia de Moises ha acusado a las autoridades escolares como responsables por la muerte del niño, algo que el distrito escolar negó en varias oportunidades diciendo que ninguna persona que trabaja para la escuela había actuado mal.

La semana próxima iba a empezar el juicio de la familia contra el distrito escolar. Tras cinco años de discusión, antes de que empiece el proceos judicial, el distrito ofreció un acuerdo a los familiares.

Los pormenores del acuerdo no han trascendido, pero se sabe que el resarcimiento económico es de 18 millones de dólares. Es probable que haya otros aspectos del acuerdo que no estén saliendo a la luz.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR