Jenna Bush, hija y nieta de presidentes: cómo la joven que se burlaba de los periodistas se convirtió en éxito editorial

La copresentadora de “Today” lanzó “Everything Beautiful in Its Time”, una evocación de su familia, la política y la Casa Blanca y también una memoria sobre los momentos difíciles de la vida, tras perder a sus tres abuelos en pocos meses

El programa "Today", donde Bush Hager es copresentadora junto a la periodista Hoda Kotb (Mediapunch/ Shutterstock)
El programa "Today", donde Bush Hager es copresentadora junto a la periodista Hoda Kotb (Mediapunch/ Shutterstock)

Aunque nació en una dinastía política —es nieta del ex presidente de los Estados Unidos George H.W. Bush, hija de otro ex mandatario, George W. Bush, y sobrina del ex gobernador de la Florida Jeb Bush— nunca tuvo interés por esa forma del poder; al contrario, siempre conservó la distancia irreverente de aquella foto de 2004 que la mostró sacándole la lengua a los periodistas, mientras salía de la Casa Blanca. Jenna Bush Hager, que creció más estimulada por el amor a los libros,rasgo heredado de su madre, Laura Bush, la ex primera dama, quien había sido bibliotecaria, comenzó a trabajar como periodista y creó el club del libro Read With Jenna (Lee con Jenna), cuyas recomendaciones en el programa Today tienen una influencia solo comparable con las recomendaciones de Oprah Winfrey.

Y ahora acaba de anunciar un libro que no promoverá en Read With Jenna: uno de su autoría, Everything Beautiful in Its Time, una memoria sobre sus abuelos, tres de los cuales murieron en apenas un año. Empezó a escribir un diario sobre el papel de sus abuelos en su vida luego de la muerte de la ex primera dama Barbara Bush; de pronto, con la escala masiva de duelo que trajo la pandemia de COVID-19, sintió que en esas páginas había algo más que un consuelo personal, y lo convirtió en ensayo.

Es la primera vez que Bush Hager firma un libro como autora única: escribió dos, para niños, junto con su madre; una memoria, Sisters First, con su hermana melliza, Barbara, y un recuento de su trabajo con UNICEF en América Latina, Ana’s Story, con la ilustradora Mia Baxter. Su editora en HarperCollins, Cassie Jones, describió Everything Beautiful in Its Time como “una celebración de los momentos complicados, liosos y con frecuencia hilarantes de la vida”.

Jenna Bush en 2004, cuando su padre buscaba la reelección: les sacó la lengua a los periodistas que hacían guardia frente a la Casa Blanca
Jenna Bush en 2004, cuando su padre buscaba la reelección: les sacó la lengua a los periodistas que hacían guardia frente a la Casa Blanca

Además de los recuerdo de sus abuelos, Bush Hager escribe sobre la maternidad —tiene dos hijas, Poppy y Mila, y un hijo, Hal—, las elecciones de 2016 y la Casa Blanca: el libro incluye la carta que ella y su hermana les escribieron a Sasha y Malia Obama, las hijas de Barack Obama, sucesor de su padre en la presidencia, en la que les advertían que no siempre les resultaría fácil “ser un miembro de este club a que estar por entrar”.

Hager y su hermana nacieron mientras su abuelo era vicepresidente de Ronald Reagan, tenían siete años cuando Bush padre se convirtió en primer mandatario, y eran estudiantes universitarias cuando su padre llegó a la Casa Blanca. La política fue siempre parte del paisaje familiar. Un paisaje no 100% republicano: “Sus dos pares de abuelos, aunque se admiraban entre sí, estaban en puntos opuestos del espectro”, señaló The New York Times, que la entrevistó por teléfono con tres breves interrupciones: el ex presidente Bush hijo trataba de comunicarse por FaceTime con ella.

Sus abuelos maternos, Harold y Jenna Welch, “eran liberales, demócratas; incluso en una foto de la boda de mis padres se ve un cartel que dice ‘Welches a la izquierda’”, recordó la ironía. “Eran muy distintos entre sí, pero creo que lo que les importaba, lo que realmente les importaba, era su familia”.

Un retrato de la dinastía Bush tomado en 1992; Jenna está a la izquierda, en la fila del medio, junto a su madre Laura Bush (Reuters)
Un retrato de la dinastía Bush tomado en 1992; Jenna está a la izquierda, en la fila del medio, junto a su madre Laura Bush (Reuters)

Según Good Housekeeping, Bush Hager no tenía idea de la dimensión que su club del libro tomaría cuando lo lanzó, en marzo de 2019, en el programa de NBC Today. Pero pronto se convirtió en un éxito y en una de sus tareas favoritas en el show. “Mis primeros recuerdos son de cuando estaba en la cama antes de dormir y mis padres nos leían historias a Barbara y a mí”, dijo a la publicación. “Hasta el día de hoy, el sonido de un libro en audio todavía me facilita el sueño porque lo asocio con ellos leyéndome”.

Cuando creció comenzó a hurgar en los títulos que sus padres tenían en las meses de luz junto a sus camas, y del ejemplo de Laura, que leía cada vez que tenía tiempo libre, tomó el amor por los libros: Mujercitas, James y el durazno gigante, las series Escalofríos y El club de las baby-sitters. “Ahora se siente responsable de destacar también autores menos conocidos”, siguió Good Housekeeping. “Pero más allá de que los libros sean best-sellers o no, Jenna ha establecido un conjunto de criterios para evaluar qué recomienda”: una gran trama y una bella escritura son los más importantes.

Y muchas veces esos criterios alcanzan para que incluso autores poco conocidos se popularicen: el Times señaló que 14 de 19 de sus selecciones llegaron a la lista de best sellers del diario. "Le ha dado su bendición a títulos publicados por las editoriales más grandes, pero también por las independientes o sin fines de lucro, como Milkweed Editions, que publicó Late Migrations, su selección de diciembre de 2019. A principios de este mes reveló su elección de septiembre: Transcendent Kingdom, de Yaa Gyasi.

El ex presidente George W. Bush y su esposa Laura acompañaron, junto con su otra hija, Barbara, el casamiento de Jenna con Henry Hager en 2008 (Shutterstock)
El ex presidente George W. Bush y su esposa Laura acompañaron, junto con su otra hija, Barbara, el casamiento de Jenna con Henry Hager en 2008 (Shutterstock)

Tras la muerte de la ex primera dama Barbara Bush, el 17 de abril de 2018, Jenna escuchaba las crónicas de la televisión con cierto estupor: “Cuando una está tan sensible —cuando acaba de recibir una llamada para avisarle que su abuela ha muerto— y alguien dice algo como ‘Oh, bueno, todos sabíamos que moriría antes de que su esposo’, hay una gran desconexión. Eso era lo último que nosotros pensábamos”, dijo como ejemplo. En ese momento comenzó a escribir una carta para su abuela, y sintió que allí había un consuelo, acaso porque sus abuelos siempre habían escrito mucho: cartas, diarios, mensajes para los nietos.

Algunos prácticos, como los que Barbara Bush, Ganny, pegaba en las puertas de la casa de verano familiar, que le enseñaron mucho del respeto en la convivencia: “No traigan arena en los zapatos. Cuelguen las toallas. Avísennos si comerán fuera. Hagan su cama”. Otros más formativos, como los del presidente Bush padre: “No te caigas cuando algo vaya mal en tu vida. No culpes a otros por tus reveses. Cuando las cosas marchen bien, siempre dale crédito a los otros”. Y otros más formadores de emociones, como los de los abuelos maternos: “No hay que sentirse intimidado por la gente que tiene una educación mejor o más dinero, porque la amabilidad es más valiosa que cualquier fortuna. Sonríe a cada bebé que veas. Más allá de lo que hagas, siéntete orgulloso de trabajar duro para cuidar de tu familia”.

Muchos de esos mensajes se citan en Everything Beautiful in Its Time, título que sale de un pasaje de la Biblia, Eclesiastés 3:11: “Todo lo hizo hermoso en su tiempo”.

Jenna Bush Hager publicó antes dos libros para niños en coautoría con su madre, Laura Bush (Kpa/ Zuma/ Shutterstock)
Jenna Bush Hager publicó antes dos libros para niños en coautoría con su madre, Laura Bush (Kpa/ Zuma/ Shutterstock)

La web de Today, donde Bush Hager es copresentadora del programa Today with Hoda & Jenna, junto a la periodista Hoda Kotb, publicó algunos de los extractos del libro, lanzado el 8 de septiembre, como la carta que Jenna, de 38 años, escribió el día de su cumpleaños 37 a su abuela paterna, quien fue la gran fuerza de la familia y llegó a influir sobre 17 nietos y 8 bisnietos: “Querida Granny, hoy es mi cumpleaños. Ya lo sabes, por supuesto. Siempre fuiste muy buena para recordar cada fiesta, cada ocasión especial. Ahora que te has ido, en estos días siento tu ausencia con más fuerza. Allí donde una vez hubo una carta tuya, ahora hay un vacío”.

Tras la muerte de Barbara Bush, a los 92 años, el ex presidente George H.W. Bush murió también, siete meses más tarde, a los 94. Y Jenna Welch, que vivió hasta los 99, murió en mayo de 2019. La sucesión de esas pérdidas —su abuelo materno, Harold Welch, había muerto en 1995 de Alzheimer— la sumergió en una temporada de reflexión sobre el amor y las ausencias, de las que salió este libro.

Se decidió a publicarlo, dijo a USA Today, ante el extraño paisaje que presenta el mundo hoy: muchas familias sufren pérdidas como esas y ni siquiera se pueden reunir para despedir a sus familiares, y en demasiadas ocasiones, ni siquiera verlos antes de que mueran, debido a la pandemia del coronavirus. “Me rompe el corazón, porque no es posible celebrar la memoria de esa gente como uno querría. Cuántos han tenido que enterrar a sus seres queridos sin fanfarria o celebración de ningún tipo, sin la gran cantidad de personas que probablemente quisieron celebrar sus vidas”.

infobae-image

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

George W. Bush publica su segundo libro como pintor: un homenaje a la inmigración en Estados Unidos

El momento más emotivo del funeral de George W. H. Bush: “Fue el mejor padre que un hijo pudiera tener”

La conmovedora carta que las hijas de George W. Bush les escribieron a Sasha y Malia Obama

MAS NOTICIAS