Problemas con el público y una tajante decisión: Medvedev reveló cuál fue el momento en el que dejó de festejar sus títulos

El ruso se impuso a Dominic Thiem en la final del Masters de Londres y tras la victoria se limitó a caminar hacia la red para saludar a su rival sin inmutarse

Medvedev no festeja sus triunfos en el tenis

“Creo que fue la victoria más difícil en mi vida”, aseguró el ruso Daniil Medvedev tras conquistar el ATP Finals (el torneo que reúne a los ocho mejores tenistas de la temporada), el mayor título que consiguió hasta el momento en su carrera tras vencer a Dominic Thiem por 4-6, 7-6 y 6-4.

Para el que no vio dicha final en Londres, podría imaginar que, tras el último punto, el joven de 24 años alzó sus manos al cielo, lanzó un grito de alivio, o incluso pudo haberse tirado boca arriba sobre la cancha. Sin embargo, hizo todo lo contrario.

El actual número cuatro del ránking obtuvo la victoria después del saque y sólo se limitó a quitarse la bola restante del bolsillo y encogerse de hombros para posteriormente ir a saludar al austriaco.

En la conferencia de prensa posterior, fue consultado acerca de ello y explicó por qué tomó la decisión de no festejar más tras ganar.

Medvedev aseguró que no festejará más sus títulos
Medvedev aseguró que no festejará más sus títulos

“Decidí en el US Open del año pasado, cuando me pasó aquello con la grada, que ya no iba a celebrar más mis victorias. El no celebrarlo iba a ser mi seña y la verdad, ¡me gusta!”, develó Medvedev además de remarcar que, “en el tenis creo que probablemente sea el primero, en el fútbol he visto jugadores que no celebran”.

Para entender su motivo hay que situarse en el enfrentamiento por los octavos de final del US Open del 2019 en donde se midió a Feliciano López. Fue en ese partido en el que el ruso se convirtió en el villano del circuito al protagonizar diversas polémicas: de humillar a un recogepelotas a hacerle gestos obscenos al público.

Medvedev reaccionó ante el público en el US Open 2019 - AFP
Medvedev reaccionó ante el público en el US Open 2019 - AFP

A pesar de triunfar en cuatro sets por 7-6 (7/1), 4-6, 7-6 (9/7), 6-4, Medvedev se ganó los abucheos del público al hacer un gesto obsceno con su mano y maltratar al recogepelotas.

“Su energía esta noche me dio la victoria”, aseguraba de forma irónica al público que tuvo en contra durante el partido y que lo abucheó en varias ocasiones, sobre todo después de que maltratara a un recogepelotas porque se equivocó y le dio la toalla sin que se la hubiera pedido.

“Si no fuera por ustedes no ganaba, estaba cansado, sufrí ayer de calambres. Quiero que todos sepan, cuando duerman esta noche, que gané gracias a ustedes. Cuanto más lo hagan, más ganaré”, agregó en tono desafiante.

Medvedev se limitó a saludar a su rival y recibir el trofeo - REUTERS/Toby Melville
Medvedev se limitó a saludar a su rival y recibir el trofeo - REUTERS/Toby Melville

La victoria final en las Finales ATP que se han disputado por última vez en Londres ha encumbrado al ruso Daniil Medvedev, que acabó la temporada reforzando en el cuarto puesto de la última lista mundial, acechando al grupo de los tres primeros, cuyas muescas ya figuran en el mango de su raqueta como víctimas.

El serbio Novak Djokovic cierra el año como número uno del mundo por sexta vez, y el español Rafael Nadal y el austriaco Dominic Thiem le siguen después, pero a Medvedev, verdugo de los tres en esta pasada semana en Londres, le separan tan sólo 655 puntos del jugador austríaco, gracias a los 1.500 puntos ganados a orillas del Támesis.

Algo más separado figura el suizo Roger Federer, inactivo tras sus dos artroscopias de rodilla, y pendiente de regresar al circuito en el Abierto de Australia, si finalmente el torneo se disputa.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Daniil Medvedev venció a Dominic Thiem y se consagró campeón del ATP Finals

Lewis Hamilton dejó una incógnita en su futuro dentro de la Fórmula 1 después de conseguir su séptimo título

Un piloto de MotoGP salvó su vida de milagro: quedó arrodillado en plena pista y las motos pasaban a su lado a toda velocidad