Goteras, butacas rotas e inseguridad: el Estadio de Diablos Rojos espera juegos de MLB pese a las críticas

Fue recientemente inaugurado en un juego entre Diablos Rojos y San Diego Padres (Foto: Infobae México)
Fue recientemente inaugurado en un juego entre Diablos Rojos y San Diego Padres (Foto: Infobae México)

Con seis partidos –cuatro de ellos de temporada regular- la MLB celebró este año en Monterrey la llamada México Series 2019. Las Grandes Ligas causaron furor en la Sultana del Norte, pero prolongaron su ausencia en la capital mexicana, misma que no visitan desde 2016, pero a la que podrían volver debido a la reciente inauguración del nuevo estadio de Diablos Rojos.

Hace tres años, las Mayores pusieron fin a una sequía de 11 años sin jugar en la Ciudad de México cuando Houston Astros y San Diego Padres disputaron dos juegos de pretemporada en el Fray Nano, casa provisional del equipo escarlata mientras se construía su nuevo recinto. Ya con el Alfredo Harp Helú en funciones, la posible vuelta para 2020 de la MLB a la capital parece más cercana.

"Con Grandes Ligas claro que hemos entablado conversaciones, pero todas informales. Ellos quisieran que aquí hubiera juegos de temporada regular y vamos bien, pero aún tenemos seis meses para definirlo porque ellos tiene que anunciarlo antes", dijo el presidente del Consejo de Administración de Diablos Rojos, Don Alfredo Harp Helú durante la presentación del Juego de Estrellas 2019 de la LMB a disputarse en ese inmueble.

A principios de año, antes de su inauguración, el estadio recibió la visita de Dan Halem, comisionado legal de MLB, así como de Jorge Pérez, cónsul especial, y Rodrigo Fernández, gerente general de MLB México para conocer cada detalle del nuevo recinto sagrado de los Pingos y así saber si era apto para recibir juegos de las Mayores próximamente.

infobae-image

"Gente y asesores de MLB estuvieron revisando la construcción de este estadio y dieron su aval, cuando vienen gente de MLB se van maravillados. Negociar equipos y cuándo serían los juegos, lo estaremos platicando, pero aquí se reúnen las condiciones para tener juegos de Grandes Ligas", afirmó Harp Helú.

Aunque el estadio luce como uno de los más modernos para jugar a la pelota en México, diversos detalles como butacas en mal estado debido a su material poco resistente, así como zonas con goteras en algunas zonas del techo, han disparado la incertidumbre sobre su capacidad para recibir partidos de la liga más importante de beisbol a nivel mundial.

"Por supuesto que hay muchos trabajos que se están haciendo. Los que hemos tenido la fortuna de estrenar una casa sabemos que hay vicios ocultos, como se les llama en términos legales. Durante un año la ley protege para ver esos detalles y corregirlos, algo que ocurre con toda obra y más con una obra cómo esta", explicó Othón Díaz Valenzuela, gerente general del México, quien lamentó que esos detalles desvíen la atención a lo que es hoy el estadio más imponente del país.

"Es un trabajo arduo con las butacas rotas, pero estamos revisando esos detalles. Gracias a don Alfredo hoy Diablos tiene una casa y es triste que haya gente que se enfoque en cosas negativas y pase por alto lo bueno, tenemos cientos de cosas extraordinarias y es triste que nos hayan dado una casa tan extraordinaria y el punto negativo sea más que lo positivo", añadió.

infobae-image

Y es que el equipo escarlata sufrió durante varios años para encontrar una nueva casa, luego de que en el 2000 tuvieran que dejar el Parque del Seguro Social, que terminó por convertirse en una plaza comercial. Mientras alternaban el Foro Sol con conciertos y otros eventos, las opciones de CU y la refinería de Azcapotzalco se esfumaban.

Fue hasta que la administración de Miguel Ángel Mancera como jefe de gobierno, que se le facilitó un Permiso Administrativo Temporal Revocable a Alfredo Harp Helú para que pudiera utilizar uno de los terrenos de la Ciudad Deportiva y así edificar la que es hoy la casa de los pingos, misma que también ha sido criticada por estar en una zona insegura.

"Fui aficionado desde los cuatro años y me convertí en accionista; desde entonces había tratado de tener un estadio para Diablos", explicó Harp Helú. "Se logró que se asignara este lugar y el 100% de la construcción la pagó mi familia para tener el más moderno y funcional estadio. El PTR seguirá, claro que vamos a hacer todo para renovar y llegar a 10 años más y 30 más. Tenemos que ver seguridad, vamos a estar en contacto con autoridades siempre respetando a la alcaldía y jefa de gobierno. Es una casa nueva y hay una gran seguridad, sí no la hubiera no gestionaba cambiarnos aquí".

Por lo pronto, el inmueble contó con la presencia de un equipo ligamayorista en su inauguración, luego de que San Diego Padres mandara a un cuadro alternativo para apadrinar este nuevo recinto en un juego no oficial, al ser Alfredo Harp un accionista del equipo californiano.

MAS NOTICIAS